EUSKADI

Detenidos siete inmigrantes (de Senegal, Marruecos, Argelia y Bangladesh) por hacer empadronamientos falsos para cobrar la RGI y otras ayudas

Agentes de la Policía Nacional han detenido a siete personas, de diversas nacionalidades y de entre 30-61 años, a lo largo de varios días del mes de octubre. A una de ellas, un individuo de origen senegalés de 31 años, se le acusa de un delito contra los derechos de los ciudadanos extranjeros, según la información publicada por la periodista Eva Molano en el diario EL CORREO. Todos han quedado en libertad hasta que se celebre el juicio.

Tal como han informado fuentes de la Policía Nacional a la periodista anteriormente mencionada, cuerpo que tiene la competencia en vigilancia de fronteras y en extranjería, este individuo tramitaba contratos fraudulentos de hospedaje y pupilaje para personas inmigrantes falsificando los datos de los propietarios de varios pisos en Bilbao. Se trata de un documento necesario para empadronarse y también para acceder a cualquier tipo de subsidio.

Cabe a destacar que el empadronamiento es un requisito imprescindible para demostrar el arraigo necesario que, después de tres años, permite regularizar su situación en el territorio nacional. El individuo de nacionalidad senegalesa era el encargado de facilitar estos documentos que falsificaba con la firma de los propietarios que tenían algún piso en alquiler y que después suscribían los inmigrantes para empadronarse, les cobraba 150 euros por el trámite y también otros 50 euros más al mes por estar empadronados en los pisos gracias a él.

Ante la evidencia de la información que comprobaba las infracciones que se estaban cometiendo, el Grupo 1 de Inmigración y Falsedad Documental (UCRIF) de la Brigada de Extranjería y Fronteras de Bilbao, detuvo, en dos operativos que tuvieron lugar los días 16 de octubre y 21 y 22 del mismo mes, a los inmigrantes de diversas nacionalidades que habían presentado estos contratos falsificados.

Los detenidos son de diversas nacionalidades (Senegal, Marruecos, Argelia y Bangladesh) y se les acusa de un delito de falsedad documental. Mientras, el individuo que tramitaba las falsificaciones y les cobraba por ello fue detenido el día 23. Portaba, precisamente, un documento falsificado en el momento de su detención.

DEJA UNA RESPUESTA

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Content is protected !!