MUNDO

Los MENAs, los magrebíes y los subsaharianos son un calvario para los vecinos de Lavapiés, Madrid

Los vecinos les culpan de los robos y de trapichear con drogas, como a los africanos. El control lo llevan adultos que se aprovechan de su «impunidad».

Según publica el diario ABC (ponemos su noticia literalmente) y recogemos en euskalnews.com:

«Esos chavales, los magrebíes, son los que están robando ahora en Lavapiés. Móviles, carteras, todo lo que pillan…». Eso dice un comerciante desde la privilegiada posición que le permite entrar y salir de su comercio y ver todo lo que se cuece alrededor. Alude a los denominados menores extranjeros no acompañados (menas). «De menores algunos tienen bien poco», explica.

Su opinión es la generalizada en este bullicioso y multicultural barrio, el más conflictivo en seguridad del distrito de Centro.

Un nutrido grupo de chicos está en la esquina de la calle de Tribulete con la del Mesón de Paredes, en la puerta del bar La Universidad, su punto de reunión, aunque también frecuentan la zona del Casino de la Reina. «Actúan siempre igual. Te hacen un regate y, de camino, te quitan lo que pueden», explica.

También se pelean entre ellos y sacan las navajas a relucir. «Han metido mano a unos cuantos de los mayores por tirones de cadenas y llevan unos días algo más tranquilos. A ver cuánto dura, porque esto va por rachas», asevera. De hecho, el pasado miércoles hubo un intento frustrado de robo en Mesón de Paredes.

«Nos han dado un verano terrible. Son violentos y agresivos. Los móviles que sustraen los dejan en los buzones exteriores de los portales destinados a depositar la correspondencia y luego se los venden a los bangladesíes que los despiezan».

Por las noches es cuando más roban y se suelen concentrar en la plaza de Lavapiés.

De día también paran en la puerta del salón de juegos, uno de los puntos conflictivos de la zona que reúne a lo mejor de cada casa, entre la que está algún ratero rumano. Muchos menas trapichean con pastillas y otras sustancias estupefacientes, dirigidos por magrebíes adultos para que, en caso de ser sorprendidos por la Policía, la pena sea mucho menor, recalca: «Se aprovechan de su impunidad porque si son detenidos están enseguida en la calle si tienen menos de 18 años».

Uno de los problemas que hay que con estos chavales es que cuando son mayores de edad ya no están tutelados por la Comunidad de Madrid . «Sin oficio ni beneficio, están todo el día en el calle sin nada que hacer. Sobreviven rapiñando un bolso de aquí y un móvil de allá. Tendrían que darles alternativas, como formación», recalca el presidente de la Asociación de Vecinos de La Corrala.

Para la portavoz de la Plataforma del Barrio de Lavapiés, el protocolo de actuación con los menas no sirve para nada porque las normas no son claras. Y muy claro debe ser el mensaje que hay que enviar a los que delinquen. Tienen que ser conscientes de que sus acciones tienen consecuencias y si no se atienen a ellas, deberían ser devueltos a sus países.

La representante vecinal recalca que no lo dice como un ataque, sino para actuar y prevenir porque situaciones como esta no se pueden consentir. Y recuerda una dramática que vio dentro de la estación de metro, dos críos que no tendrían más de 12 años esnifando disolvente de una bolsa. No todos los problemas los causan los menas, que, aunque ahora parezcan estar en el punto de mira, llevan año y pico pululando por ahí. «Hay que ir al fondo del asunto y no estigmatizarles».

Así, el negocio de la droga sigue en manos de los subsaharianos a los que no les falta clientela, a pesar de que la plaza está patas arriba por las obras. «Cada vez que me vienen a decir que les cambie un billete de 10 euros, les digo que no. Ya sé para lo que es, para su dosis», explica un hostelero detrás de la barra de su bar, en alusión a los compradores, los toxicómanos«Paran por la zona de Tirso de Molina y aledaños», indica.

Los consumidores son españoles, marroquíes, subsaharianos y también algunos menas, explican desde la Plataforma del Barrio. Como los narcopisos se han reducido considerablemente por la acción de la Policía Nacional y por los residentes, que ya saben cómo atajar esa práctica, todo ello se traduce en que se vea a más gente consumir en la calle y en que algunas mafias alquilen pisos en vez de usurparlos para su ilícito negocio, recalca su portavoz.

DEJA UNA RESPUESTA

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Content is protected !!