EUSKADI

Se atrinchera en su piso de Sopela, amenaza con explotarlo con gas y lanza un cuchillo a los agentes: reducido con un táser

Un hombre ha sembrado el pánico en un bloque de viviendas de la localidad bizkaitarra de Sopela. Se ha atrincherado en su piso, ha amenazado con tirarlo abajo explotando una bombona de gas y ha lanzado un cuchillo a los agentes de la Ertzaintza que intentaban que desistiese en su actitud. Para reducir al individuo los agentes se han visto obligados a utilizar un táser.

Según la información publicada por los periodistas Ainhoa de las Heras y Josu García en el medio EL CORREO, en la madrugada de ayer domingo, una mujer alertó a la Ertzaintza de que su hijo se encontraba encerrado en la cocina de su vivienda con un cuchillo y una actitud muy agresiva. Una patrulla de la comisaría de Getxo se trasladó a la zona y pudieron comprobar la gravedad de la situación, por lo que pidieron la intervención de una unidad de los «Bizkor».

Cuando llegaron los efectivos de «Bizkor», el individuo les recibió lanzando un cuchillo por la ventana. Por este motivo, decidieron equiparse con cascos y escudos. Subieron al inmueble, desalojaron a los familiares que se encontraban en el e intentaron que el individuo entrara en razón. No tuvieron éxito, ya que seguía atrincherado en la cocina y amenazaba con tirar abajo el edificio haciendo volar una bombona de gas butano.

Ante el evidente peligro, los agentes del PRI se apresuraron a derribar la puerta. Se encontraron con el individuo subido en una mesa y amenazando con lanzar a los agentes una bombona de butano, algo que finalmente no hizo. El individuo se encontraba muy alterado y con signos de haber consumido algún tipo de estupefaciente.

El individuo cogió un cuchillo que había sobre la mesa e intentó agredir a uno de los agentes. En ese instante, uno de los agentes le disparó con su pistola táser. No tuvo el efecto totalmente deseado, ya que el disparo se produjo desde demasiado cerca y no logró paralizar al objetivo. Por ello, los agentes se vieron obligados a reducir al hombre inmovilizando sus brazos y piernas. Ahí finalizó la intervención de los «Bizkor», quienes grabaron la actuación completa con las cámaras que tienen incrustadas en su traje.

DEJA UNA RESPUESTA

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Content is protected !!