MUNDO

La policía austriaca desmantela un plan terrorista de Estado Islámico para atacar mercados navideños en varios países europeos

Según informa la periodista Rosalía Sánchez en el diario ABC y que recogemos en euskalnews.com, la policía de Austria ha desmantelado un plan terrorista elaborado por tres miembros o simpatizantes de Estado Islámico que pretendían atacar en fechas navideñas varios mercados populares , no solo en Viena y Salzburgo, sino también en otros tres países europeos. El líder del grupo es un checheno de 24 años que ya tiene antecedentes penales por pertenecer a una organización terrorista y que actualmente está en prisión. El plan comenzaba con una fuga organizada desde fuera por otros dos chechenos de 25 y 31 años y seguía con una serie de atentados que arrancaban en Austria y seguían en Alemania, Francia y Luxemburgo.

Según la agencia austriaca APA, los tres hombres disponían ya de un detallado plan para penetrar en el sistema de seguridad de la prisión de Hirtenberg. Posteriormente, querían llevar a cabo un ataque explosivo en el mercado navideño en la Stephansplatz de Viena, para el que contaban ya con el material explosiv o. Todo debía suceder en el período comprendido entre Navidad y Año Nuevo. Posteriormente, tenían programados otros ataques en Salzburgo y en el extranjero.

Las fuerzas de seguridad austriacas, sin embargo, recibieron una información anónima de los planes del sospechoso principal y establecieron una operación de seguimiento que se extendió poco después a los dos sospechosos restantes, hasta que contaron con las evidencias necesarias para su detención, que ha tenido lugar la semana pasada. El líder del grupo ha sido ya transferido a una prisión de alta seguridad. Estaba en prisión por un intento de viajar a Siria y unirse a la milicia terrorista ISIS y a eso se sumarán ahora los cargos de intento de atentado terrorista.

Tres años de la tragedia de Berlín

El poder judicial austriaco ha clasificado el caso para no comprometer a las fuentes informantes. No hay decisión por el momento de amentar las medidas de seguridad en los mercados navideños austriacos ni alemanes, ya de por sí elevadas. Este año se cumplen tres desde el atentado contra el mercado navideño de la Breitscheidplatz de Berlín, hoy protegido por bolardos de hormigón, con las calles adyacentes cerradas y con parejas de policía patrullando del a mañana a la noche.

Todos los visitantes tienen presente que el 19 de diciembre de 2016, en este mismo mercadillo, el islamista Anis Amri embistió con un camión de 40 toneladas. Doce personas perdieron la vida y unas 70 resultaron heridas. La apertura de otros mercados de Navidad de Berlín ha estado en el aire hasta el último momento precisamente por el peligro de nuevos ataques. A principios de mes, los servicios de información internacionales han lanzado una alerta ante la posibilidad, de que grupos yihadistas traten de atentar en distintas ciudades europeas en estas fechas. Se trataba de una alarma basada en análisis y datos objetivos que indican que Daesh lleva tiempo planificando una gran acción criminal y que encuentra en los mercados navideños el doble objetivo de atacar los valores de la religión cristiana y los intereses de occidente. Las mismas fuentes concretan que Daesh ha marcado como centro de su diana los países que habían formado parte de la Coalición Internacional que participó en la guerra de Siria e Irak. Serían ataques autogestionados por células independientes y “lobos solitarios”, a los que la organización imparte unas consignas generales en función de las que operan.

Tras recibir los datos que indican la posibilidad «alta» de que se intenten atentados contra los mercados navideños, las Fuerzas de Seguridad de los distintos países europeos han puesto en marcha una serie de medidas que incluyen desde refuerzos de los servicios de información, para el monitoreo de los «retornados» de Siria e Irak, al blindaje de los mercados navideños, para evitar que los vehículos puedan acceder a los recintos. Estas medidas preventivas han permitido abortar otros planes terroristas.

Ayer, el Tribunal Superior Regional de Hamburgo sentenció a cinco años y nueve meses de prisión, una pena superior a la que pedía el equipo de fiscales, a Songül G., mujer de 41 años y acusada de introducir terroristas en Alemania cuyos planes eran también los de atentar contra mercados navideños. «Quería ayudar a traer el terror a Alemania», dijo la juez Wende-Spors en la lectura de la sentencia, «este tribunal no alberga ninguna duda de que estaba a punto de acoger y guiar a un simpatizante de Estado Islámico para facilitar que pudiese cometer aquí un atentado». «No es usted tan ingenua como ha tratado de decirnos aquí» se dirigió a la condenada, que a lo largo del juicio alegó que había actuado por «ingenuidad» y «propaganda pérfida». Más bien, actuó «con un espíritu altamente conspirador y desde su convicción islamista radical».

Songül G., de Bremen, se convirtió al Islam en 1999. Tiene tres hijos de dos, ocho y 16 años de tres padres diferentes. En 2015 se radicalizó a través de grupos de chat islamistas en los que abogaba por el «califato» de Estado Islámico y deseaba sistemáticamente «la muerte de los incrédulos». En su ordenador han sido hallados vídeos instructivos que muestran cómo los niños tienen que cortar las cabezas o disparar en la cara de los infieles».

DEJA UNA RESPUESTA

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Content is protected !!