POLÍTICA

Liga Foralista propone acabar con los pisos gratis y pagas para ex-MENAs, cerrar sus centros y deportarles

El Gobierno Vasco, Lanbide y las tres diputaciones forales pactaron a finales del año pasado un plan que tiene como objetivo el apoyo a la inserción sociolaboral de los menores extranjeros no acompañados (MENAs) que dejen de serlo cuando cumplan la mayoría de edad, así como facilitarles una vivienda y una ayuda económica que les permita vivir estupendamente a costa del bolsillo de los contribuyentes vascos. El pacto alcanzado por las diputaciones forales y el Gobierno Vasco de Urkullu, el «Lehendakari del Mundo» tuvo un amplio apoyo entre los partidos que tienen representación tanto en el Parlamento Vasco como en las tres diputaciones forales. Por lo tanto, tras negociar detalles, quedó asegurada la aprobación de este plan para finales del año pasado.

El pacto se basa en un supuesto compromiso de buen comportamiento e integración que tendrían que firmar los MENAs, algo que para la sociedad de a pie puede resultar «de risa» e insultante viendo la actitud que tienen muchos de estos menores y ex menores, casi todos ellos procedentes del Magreb (de Argelia y Marruecos; de Túnez no hay casi ninguno). Los cinco «deberes» que tendrán que comprometerse a cumplir rubricándolo con su firma son los siguientes: compromiso de formación, proyecto de inserción sociolaboral, gestión responsable de recursos económicos y materiales, aceptar un seguimiento periódico y un comportamiento social adecuado. Sí, es en serio. No os estamos tomando el pelo. Los 5 compromisos son esos.

Las ayudas son de entre 300 y 500 euros, según anunció en su momento la consejería de Empleo y Políticas Sociales que dirige actualmente la «jeltzale» Beatriz Artolazabal, la misma que ha admitido que no acertó «con la fórmula» de la reforma de la RGI. En otras palabras, la misma mujer que intentó reformar la RGI y lo único que ha conseguido es «cagarla» aún más. También se estudió la manera en la que estas ayudas puedan convivir con la Renta de Garantía de Ingresos (RGI), la «joya de la corona» en cuanto a ayudas sociales se refiere.

En otras palabras, que esta ayuda y la RGI son compatibles, ya que sino ningún ex-MENA va a querer cobrarla. La RGI es más «jugosa». La edad límite establecida para cobrar esta ayuda es de 21 años, aunque es evidente que una vez que cumplan esta edad ni el Gobierno Vasco ni ninguna de las tres diputaciones forales tendrá lo que hay que tener para retirar la ayuda a unas personas que van a vivir exclusivamente de ella. Tampoco es culpa de los ex-MENAs: si se les ofrece esta ayuda es normal que la acepten. Lo raro sería no aceptarla. Lo que nos parece llamativo es que viendo las jugosas ayudas que se les da desde las instituciones vascas, un grupo de ex–MENAs decidiera concentrarse ayer por la mañana en Donostia para reclamar más derechos. Tampoco es culpa suya. Si les das, te piden más. Es ley de vida.

Pero los nuevos subsidios no acaban ahí: el Gobierno Vasco de Santo Tomás de Urkullu plantea que los ex-MENAs pasen a pisos nodriza vinculados a la residencia de MENAs de la que salen y posteriormente a viviendas compartidas, sugiriendo recurrir a Alokabide, o directamente ofreciendo otra ayuda económica más para que puedan alquilar una vivienda. Otra gran idea de los «illuminati» del Gobierno Vasco es que los MENAs sean acogidos por familias del país o de su misma cultura. A los miembros de la redacción de euskalnews.com nos encanta esta idea, ya que así todos esos partidarios de los ‘Ongi Etorri’ de turno tienen la posibilidad de cumplir su sueño: acoger a estos queridos ‘angelitos’ en sus casas. Sería una muy buena experiencia de convivencia, sobre todo si tienen hijos adolescentes. Suponemos que la lista de espera va a ser tan larga como las colas que hay estos días en Eroski por la crisis del coronavirus. Entiéndase la ironía.

La formación de reciente creación Liga Foralista-Foruzaleak ha dejado claro que van a «acabar con estas pagas de 500 euros y pisos gratis para los MENAs que cumplan 18 años en Euskadi», tal como ha comentado Jordan Smith, el candidato por Araba de la formación para las elecciones del próximo 5 de abril. Así mismo, Jordan Smith añade que «también vamos a finiquitar el efecto-llamada cerrando todos los centros de MENAs que hay en Euskadi y devolviendo a los menores a sus respectivos países de origen para que estén junto a sus familias».

DEJA UNA RESPUESTA

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Content is protected !!