EUSKADI POLÍTICA

Urkullu le pasa el marrón a la Ertzaintza y a las Policías Locales: controles en playas, zonas de recreo…

La vigilancia se extiende a playas y zonas de recreo para evitar reuniones sociales y lo que el Gobierno Vasco califica como un «uso indebido» de las mismas

El Gobierno Vasco que dirige Iñigo Urkullu obligará a la Ertzaintza y las Policías Locales a reforzar nuevamente durante el fin de semana los controles y la vigilancia para impedir desplazamientos, así como a tomar medidas disuasorias en playas y zonas de esparcimiento para evitar reuniones sociales y un «uso indebido de esos espacios». Sí, lo que estáis leyendo. El nivel de ‘borregismo’ social ha llegado a tal nivel que en Euskadi los políticos van tan ‘sobraos’ que se permiten el lujo de indicarnos lo que tenemos que hacer en la playa. Y los vascos, a tragar.

Los controles y la vigilancia pretenden garantizar el cumplimiento de las restricciones de movimiento impuestas por un Urkullu que ha decidido saltarse a la torera las libertades que los vascos ibamos a recuperar al entrar en la Fase 1. Por ejemplo, para el Gobierno Vasco las salidas vacacionales o de ocio están prohibidas y el confinamiento se debe realizar en la residencia habitual, a pesar de que en la Fase 1 de la desescalada el BOE permite desplazarse libremente por la provincia del municipio de residencia y residir en la segunda residencia, siempre que esta se encuentre dentro de la misma provincia.

Para ello las patrullas de la Ertzaintza y de las Policías Locales realizarán comprobaciones para asegurar que se cumplen esas prohibiciones impuestas por un Urkullu que va ‘sobradísimo’. Tanto que se atreve a imponer estas restricciones en base a unos supuestos criterios sanitarios establecidos por expertos en la materia (todavía no sabemos quienes son) mientras convoca unas elecciones para julio. Así es el de Alonsotegi. Las comprobaciones se harán tanto en carretera como en estaciones de transporte colectivo. A las personas que viajan se les puede solicitar una explicación justificativa, clara y comprobable, de los motivos del desplazamiento. En otras palabras, que Urkullu le pasa el marrón a los agentes de la Ertzaintza y Policías Locales.

Y cómo no, también hay un capítulo de multas. Resulta que el Gobierno Vasco dice que «el incumplimiento de las medidas de confinamiento se puede sancionar, según la Ley de Seguridad Ciudadana, con multas de hasta 600 euros para infracciones leves, y a partir de esa cantidad en los casos graves». Lo que no te dicen es que estas restricciones las han decidido ellos y que no se corresponden con las restricciones impuestas por las medidas de confinamiento de la Fase 1 de la desescalada. Pero claro, la gente hace caso a la parroquia local… y nuevamente, a tragar.

Obligatoriedad de uso de la mascarilla

Por otro lado, la Ertzaintza recuerda que desde el hoy, 21 de mayo, en la vía pública, en espacios al aire libre y en cualquier espacio cerrado de uso público o que se encuentre abierto al público, el uso de la mascarilla es obligatorio siempre que no sea posible mantener una distancia de seguridad interpersonal de dos metros. ¿Y quién decide cuándo no se puede mantener la distancia de seguridad? ¿Y quién paga las mascarillas? ¿Si me pillan sin una me llevo un ‘multonazo’ que me deja tieso? ¿Tengo que gastarme unos 100 euros mensuales en mascarillas que me tengo que cambiar cada 4 horas? Nuevamente, el Gobierno Vasco hace lo que le da la gana y le pasa el marrón a la Policía.

Control en playas y zonas de esparcimiento

El Gobierno Vasco ha querido recordar que «las playas y otras zonas de esparcimiento al aire libre deben ser usadas solamente para pasear con personas del mismo domicilio de convivencia o hacer deporte de forma individual». Asimismo, «en esos espacios no está permitido tumbarse ni organizar reuniones sociales. Se han observado incumplimientos en algunos arenales y por ello la Ertzaintza y las Policías Locales van a tomar medidas disuasorias para evitar esos comportamientos, que van desde la advertencia hasta la denuncia», afirman con tal descaro desde fuentes de Lakua.

Somos unos borregos…

1 COMENTARIO

  1. Y si estuviera pasarin haría lo mismo para aferrarse al sillon.
    Los ertzaintzas no deben cumplir órdenes ilegales inconstitucionales y contrarios a los derechos humanos.

    Ni los ciudadanos tienen obligación de cumplirlas

    Sentados todos a meditar para hacer lo correcto porque puede que en poco tiempo ya sea demasiado tarde antes de que todo estalle

DEJA UNA RESPUESTA

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Content is protected !!