OPINIÓN POLÍTICA

Oleada de ataques en las sedes de Podemos: La situación es grave

Masivos ataques contra sedes de Podemos por todo el país

Aunque su junta directiva viva suavemente, como se dice en la nativa Cuba del partido, no corren los mismos buenos tiempos para sus subalternos. Esos círculos democráticos del partido más regenerador de la historia de España: la escoba de la corrupción y todo aquello, ¿os acordáis? Pues ahora los síntomas de descomposición llegan de dentro y de afuera.

Esta misma semana, la redacción de este periódico ha podido saber, por medio de una fuente interna del partido, que se está produciendo una oleada de ataques contra las sedes de Podemos por todo el país. Y nos hemos enterado de primera mano por un gerente de Podemos, en un territorio concreto, cuya identidad queremos mantener en el anonimato, pero cuya opinión y visión de las cosas queremos reflejar aquí.

«Están atacando mogollón de sedes… En Madrid es una locura…«.

El motivo de nuestro contacto con Podemos fue precisamente comentar los daños que se produjeron en una sede del partido por el lanzamiento de excrementos. Se trataba de la sede de Podemos en Gran Canaria y es uno de los casos que más ha trascendido, pero nuestra sorpresa ha sido mayúscula al comprobar que no es ni mucho menos un caso aislado. Porque se están produciendo MUCHOS actos vandálicos generalizados contra dicho partido en sus sedes. Dicho en la jerga del partido, dosis de jarabe democrático. Un remedio que administraban muy bien a los demás y para el que ahora parecen no tener antídoto, especialmente cuando se están produciendo tantos episodios de ataques populares contra las sedes de Podemos.

Conatos de rebelión contra el Coletas y sensación de derrota en la calle

Ahora bien, nuestra sorpresa fue mucho mayor al escuchar a dicho responsable de Podemos referirse al líder supremo del partido como el Coletas. Un epíteto popular por el que ha sido conocido no precisamente por sus simpatizantes, pero mucho menos por sus subalternos en la estructura del partido. Y no fue un comentario aislado, no, sino que se refirió a Pablo Iglesias insistentemente como el Coletas y hasta lo acusó, directamente, de que Podemos haya perdido totalmente la calle.

«Lo del chalé ha sido una cagada muy grande. Si estás predicando una cosa luego no te puedes comprar una casa de 600.000… Tiene que haber un cambio ahí».

Y hay más, por supuesto. Porque con esta gente de la casta siempre hay más sorpresas y desde luego siempre hay una paja mental impresionante. Y es que resulta que este gerente de Podemos concreto, cuando se quejaba de estos actos vandálicos, y vamos a transcribir sus palabras textuales, lo hacía con una amargura que hacía evitable recordar un pasado no tan lejano. Y justamente en este mismo territorio vasco-navarro donde se sitúa el paisano:

«En los últimos 3 meses hemos tenido que limpiar los cristales de la sede 4 veces. Es por todos estos energúmenos que… Y si no, mira al Coletas, que no se puede ni ir de vacaciones. Y el otro día fueron a desalojar a unos okupas aquí y debieron ir 5 personas que fueron a machacar a los okupas. Esto antes no pasaba. Desde que está VOX, esto se ha calentado«.

«Aquí en (una provincia determinada) vamos a vivir de ETA 200 años, pero hace ya muchos años que no se mata a nadie. Y no se puede justificar eso (las muertes por atentados etarras) pero aquí vamos a vivir de eso toda la vida…«.

Como corresponsal, no pude no lanzarle una pullita y recordarle con ironía que otros lo han pasado mucho peor, en estas mismas provincias vasco-navarras y hace no tanto, pero no por escraches precisamente. No. No por esos ridículos performances que al final casi todos los miembros de la casta están probando por momentos. Porque en Euskadi y Navarra ha corrido y MUCHO la sangre. Pero ahora en Podemos se llevan las manos a la cabeza, como decimos, por un poco de caca y cuatro pintadas. Y porque están echando de algún sitio a los idílicos okupas, por supuesto, esas personas tan consideradas y nada jetas.

Se quejan de que la prensa va contra Podemos

A nivel personal, debo decir que me indigna un poco esta falta de sensibilidad, por parte de unas personas que se están dedicando a la política en las mismas aceras donde tantos vascos y navarros anónimos fueron hostigados, amenazados, apalizados, torturados, secuestrados o asesinados. ¿Y tú te quejes porque te han echado un poco de caca en tu fachada? La verdad es que clama al cielo.

Con esta gente nunca dejas de sorprenderte. Y es que, para más inri, en esta tónica de victimismo y de no revisar lo que puedan estar haciendo mal, llegan a culpar a la prensa en bloque de estar a favor lo que ellos llaman la ultraderecha. Pero vamos a ver. ¡Si a vosotros sólo os apoyan los grandes holdings mediáticos del país, al que se suma ahora como no la inútil televisión y radio públicas, siempre al servicio de Moncloa! De hecho, durante esta conversación kafkiana, aunque sincera, se lo tuve que decir al paisano:

«Oye y tú, ¿no crees que ese silencio informativo sobre los ataques a las sedes de Podemos precisamente os beneficia a vosotros? Más que nada porque si esto trasciende se puede producir un efecto réplica por todo el país y acabar con todos los círculos quemados».

«Tienen mucha caca para tiraros»

La verdad es que ya no les vale (y menos con la que está cayendo) ese rollo victimista y un poco agresivo, que muestran siempre los de este ámbito progre, incluso cuando están gobernando. Es un manual que han heredado del PSOE y que les hace comportarse, desde los tiempos de Felipe González, como si tuvieran siempre en la oposición y no ya gobernando, por cierto, por no se sabe qué milagro que sucedió en la cuenta de los votos en las dos elecciones de 2019. Y es que cuesta creer que de verdad ganasen las elecciones cuando NO SON POPULARES, cada vez les apoya menos gente y este tema de las sedes parece venir a confirmarlo una vez más

Hubo un momento un poco irónico cuando me dijo que «tienen muchos medios» y yo les contesté, no muy en broma: «y mucha caca para tiraros«.

La verdad es que nuestra fuente, por lo menos, es un tío coherente, dentro de que está en un partido político. Porque todos sabemos que los partidos son como sectas donde la realidad no suele afectar a sus discursos. Pero ante todo nuestra fuente es un hombre quemado y que está hasta los mismísimos. Eso seguro.

Nuestra fuente en Podemos: un hombre quemado

Tenemos que insistir en que no se trata de un simpatizante cualquiera ni de un voluntario, que está en la sede por momentos, sin cobrar y más quemado que la pipa de un indio. Nada por el estilo. Se trata como decimos de un gerente, con unas responsabilidades concretas en uno de los famosos círculos, o como quieran llamarlo: esas sedes de Podemos que hay dispersas por España y que se están viendo atacadas cada día. Se trata de un señor que trabaja en una de estas sedes y desde ese periódico queremos agradecerle su sinceridad. Porque aquí no nos casamos con la casta, queremos un cambio real en la política y que se acabe de una vez esta verdadera pandemia de políticos profesionales, que tanto dinero y disgustos nos trae a los currantes.

El descontento de este señor y esa ristra de actos vandálicos contra las sedes de Podemos, que estaban bien cuando se lo hacían a otros, es sólo un síntoma más de que las bases del partido no comparten el desparpajo y confianza de la cúpula. De hecho, las últimas declaraciones de la junta directiva de Podemos, en este aspecto, parecen coincidir con esta misma línea quejosa y victimista. Como esas supuestas pintadas contra el líder morado en Asturias, en la carretera, llamándole rata, que tanto se han dramatizado, pero se oculta que provienen de la mismísima izquierda radical:

«No fue la ultraderecha Pablo Iglesias; te llamamos ‘rata’ los de la izquierda asturiana. Somos obreros y vivimos como obreros y luchamos por salir de esta mierda de crisis, pero tú, rata, desprestigiarás lo poco que nos queda«.

Fuente: https://www.periodistadigital.com/politica/opinion/cartas-al-director/20200822/ultraderecha-pablo-iglesias-llamamos-rata-izquierda-asturiana-noticia-689404355240/amp

«Los comunistas asturianos no soportamos a traidores ni a esquiroles. No vuelvas nunca más, rata, tu puesto está en una ubanización burguesa, cobrando una fortuna por hacerle el juego al capital«.

Fuente: https://www.periodistadigital.com/politica/opinion/cartas-al-director/20200822/ultraderecha-pablo-iglesias-llamamos-rata-izquierda-asturiana-noticia-689404355240/amp

Añoranza de un pasado mejor en Podemos

Pero lo que es indiscutible es que si Podemos fue alguna vez popular y tuvo una base militante amplia y fiel ahora todo eso no son más que recuerdos del pasado. Muy al contrario, da toda la impresión de que en la calle nadie los quiere y nadie los defiende. Y en estas bases se echa de menos los tiempos gloriosos en los cuales iban a salvar al país y al pueblo de la malvada oligarquía política.

Esa casta de la cual forman ahora parte y, de hecho, en las propias sedes no ocultan su desagrado por la imagen que del partido está dando esa cúpula directiva. Con sus coches oficiales, sus ejércitos de guardaespaldas, su CNI y hasta con un batallón de la Guardia Civil defendiendo sus burgueses privilegios. De hecho, cuando comentábamos esta conversación con nuestra fuente en Podemos, en la redacción de este periódico, nuestra reflexión no podía ser otra:

Pero esta persona, ¿no se ha dado cuenta de dónde se metió desde el principio? O, ¿qué pasa, que se creyó el tema de los círculos y tal?

Moraleja: cuando llueve, nos mojamos todos, aunque a veces parezca que el vecino de enfrente no está bajo la misma tormenta que nosotros. Como se suele decir, un enemigo es alguien cuya historia no conoces, pero en este caso debería ser obligado conocer ya TODOS dónde estamos. El futuro de TODOS está en juego.

Escrito por Eugenio Carrión, colaborador de euskalnews.com

DEJA UNA RESPUESTA

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Content is protected !!