ECONOMÍA EUSKADI

Nuevo mazazo a la economía de Sopela tras el cierre de su mítica taponería: 37 trabajadores a la calle

Nuevo mazazo a la economía de Sopela: United Caps, la antigua Embalatap de la localidad bizkaitarra, dedicada a la fabricación de tapones, va a cerrar esta factoría y prevé trasladar a sus trabajadores a Girona, con lo que se perderían los 37 puestos de trabajo en Bizkaia, según el sindicato abertzale ELA.

En 2018, United Caps compró Embalatap, una firma fundada en 1973 especializada en tapones y cierres para aceites comestibles y vinagre para el mercado estatal. En ese momento, hace dos años, tenía una facturación de 5,6 millones de euros y fabricaba más de 500 millones de tapas y cierres anualmente. Han sido muchos los trabajadores que han sudado en esta mítica taponería, entre ellos muchos jóvenes sopeloztarras a los que en verano (y en invierno también) no les faltaba empleo si así lo necesitaban.

Se trata de un trabajo duro (por las experiencias que conocemos, diríamos que muy pero que muy duro), pero mejor remunerado que en una franquicia de comida rápida donde parece que están condenados a acabar la mayoría de los jóvenes. Para protestar por el cierre y traslado, la plantilla de United Caps en Sopela iniciará el 24 de noviembre una huelga indefinida ante el proceso de movilidad geográfica de toda la plantilla a su centro de Llagostera, en Girona, lo que conlleva el cierre de la planta bizkaitarra.

El sindicato abertzale considera que «se está actuando de mala fe en el proceso» para deslocalizar fuera de Euskadi la producción y ha asegurado que «no existen causas, ni mucho menos objetivas, para el cierre del centro de trabajo de Sopela y la destrucción de empleo de 37 puestos de trabajo». El sindicato ha señalado que la multinacional United Caps, con sede en Luxemburgo, «alude a causas económicas y técnicas» para justificar la decisión, «cuando tiene beneficios en los últimos años y sube en ventas».

Fábrics de United Caps en Sopela.

Según ELA, cuando la multinacional adquirió Embalatap en 2018 «ya tenía preparada una hoja de ruta para deslocalizar la producción y cerrar el centro de Sopela después de quedarse con sus clientes y estructura». Además de la huelga, la plantilla ha iniciado los trámites para poder mantener reuniones «a la mayor brevedad» con las instituciones, a las que demanda que «actúen ante esta decisión y defiendan el empleo y el futuro del centro de trabajo de Sopela».

Redacción de euskalnews.com

DEJA UNA RESPUESTA

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Content is protected !!