ECONOMÍA POLÍTICA

El 8,2% de las PYMEs que hicieron un ERTE están despidiendo a sus trabajadores y todavía 300.000 personas siguen pendientes de cobrar el ERTE

Un total de 300.000 personas estarían todavía pendientes de cobrar las ayudas de los ERTE por parte del Gobierno, mientras que 500.000 trabajadores tienen errores pendientes de subsanación. Es el balance de 2020, el año que el Gobierno lanzó un paquete de medidas para paliar la crisis económica de la Covid-19, y en la que los Expedientes de Regulación Temporal de Empleo eran el plato estrella. Nueve meses después del primer estado de alarma, esta figura laboral comienza a resentirse.

A los 300.000 trabajadores que aún no han cobrado su prestación a cargo del SEPE, una cifra publicada en el último barómetro de los Gestores Administrativos de diciembre, se suma otra circunstancia: cada vez son más las pequeñas y medianas empresas que han tenido que devolver las ayudas para poder realizar despidos ante la imposibilidad de hacer frente a la crisis. 

El estudio, llevado a cabo entre el 21 y 28 de diciembre, apunta a que de las 300.000 personas que siguen sin cobrar, 205.000 (el 68%) están todavía en ERTE y 105.000 ya se han reincorporado al trabajo. Además, medio millón de trabajadores tienen errores en las cantidades percibidas, ya sea por defecto o por exceso, que todavía no han sido subsanados. 

El 8,2% de las PYMEs en ERTE han despedido

Una de las condiciones para que las empresas recibieran las ayudas era la prohibición de despedir a plantilla durante los meses posteriores a la recepción de estas ayudas. Sin embargo, la delicada situación empresarial ha llevado a que el 8,2% de las PYMEs que hicieron un ERTE conforme al primer real decreto de marzo hayan tenido que despedir ya a trabajadores una vez transcurridos seis meses desde la incorporación de sus trabajadores. Una situación que se ha producido en torno a 45.000 empresas, según el Colegio de Gestores Administrativos. Además, un 1,3% de las PYMEs que presentaron un ERTE han tenido que devolver las ayudas para poder recortar plantilla.

El barómetro también recoge que un 2,5% de las PYMEs han sido inspeccionadas por la Inspección de Trabajo, y de ellas el 8,2% han sido ya sancionadas. Por otra parte, el 6,7% de las pymes han sido o están siendo inspeccionadas por la Agencia Tributaria y de ellas el 13,7% han sido ya sancionadas.

En opinión del presidente de los Gestores Administrativos, Fernando Santiago, «el Barómetro empieza a dejarnos ver que los ERTE están perdiendo eficacia y las pymes ya no pueden más, por lo que están empezando a devolver ayudas y a despedir». Además, señala que los gobernantes deben «dar herramientas a las pymes y a los autónomos para sobrevivir». 

DEJA UNA RESPUESTA

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Content is protected !!