MUNDO

Vómitos, náuseas, mareos… así reaccionan a la vacuna en una residencia de Soria

Una trabajadora de una residencia de Soria ha denunciado las reacciones posteriores que ha tenido a la vacuna de Pfizer administrada de manera pionera en esta ciudad, según ha informado los digitales Dsalud.com y mpr21.info (noticia reproducida en euskalnews.com): «Sensación de frío y temblores desde el primer día, y a partir del cuarto, una sensación horrorosa. No sé qué me espera con la segunda dosis«.

Reacciones a la vacuna

Las vacunas contra el coronavirus de Pfizer-BioNTech y Moderna están basadas en la misma tecnología de ARN mensajero que se introduce en las células humanas para que el propio cuerpo produzca proteínas virales de anticuerpos, pero cada una tiene una cobertura lipídica de protección independiente.

Ya en las primeras 24 horas después de comenzar en Gran Bretaña la inoculación masiva de la vacuna de Pfizer/BioNTech, la Agencia Reguladora de Medicamentos y Productos Sanitarios británica emitió una alerta para que las personas con historial de alergias severas no se vacunaran. La razón fue que dos trabajadores del propio Sistema Nacional de Salud sufrieron tras recibirla un shock anafiláctico, reacción alérgica potencialmente mortal.

La nota advertía que no debía ponérsela «a ninguna persona con historial de reacción alérgica significativa a una vacuna, medicamento o alimento ni a quienes se les haya recomendado llevar un autoinyector de adrenalina”.

Además advirtieron que por su potencial peligrosidad: “La vacunación solo debe realizarse en instalaciones que dispongan de medidas de reanimación”. Hubo otro caso en Alaska (EEUU), donde una enfermera sufrió un shock anafiláctico tras recibir la vacuna de Pfizer/BioNTech. Según el equipo médico que la atendió se produjo a los 10 minutos de ponérsela y nunca antes había sufrido reacciones alérgicas a un medicamento.

El primer caso conocido en España

En el caso de Soria, la trabajadora de la Residencia, que ha sido contactada por MPR21, fue vacunada el 2 de enero de 2021. Según ha explicado, tuvo desde el primer día de la vacuna «una permanente sensación de frío, aunque me abrigara», aparte de notar un cansancio fuera de lo normal.

A partir del 4 día de la vacuna, los efectos empezaron a ser peores. «Comencé a tener temblores muy fuertes, la cabeza empezó a darme vueltas y perdía el equilibrio«. Todo esto ocurrió durante su permiso de vacaciones tras la vacuna, cuando volvió a Zaragoza por una consulta médica.

«Allí estuve un día en un hostal, donde tuvieron que venir los médicos a la habitación, tras estar más de 4 horas vomitando. Cualquiera que me conozca sabe que no vomito nunca, por el asco que me da. Pues ni así; ellos insistían en que a lo mejor había comido algo en mal estado, algo que era imposible, porque fui a comer a un restaurante vegetariano ese día y no hubo ningún alimento que pudiera tener esos efectos«.

No obstante, tras el suero inyectado, «la cosa comenzó a bajar y empecé a sentirme un poco mejor, pero nunca me había pasado algo así; tengo temor por la segunda dosis. Han sido unos días horrorosos«.

Al final, los propios profesionales que la exploraron advirtieron que se trataba probablemente de una reacción alérgica «a algo» e incluso pusieron un interrogante sobre la vacuna COVID en su juicio clínico, pero ningún «rastreador» ha  advertido este dato como elemento de peligro.

Efectos secundarios anormales

El profesor Eric Caumes, Jefe del Departamento de Enfermedades Infecciosas y Tropicales en el Groupe Hospitalier Pitié-Salpêtrière de Paris (Francia) provocó recientemente una enorme controversia al afirmar durante una entrevista en la televisión francesa que nunca había visto tantos efectos indeseables producidos de forma inmediata como los provocados por la vacuna de Pfizer y BioNTech que también allí está previsto comenzar a inocularse en enero.

La fiebre por ejemplo -diría- puede aparecer transitoriamente tras una inyección. Es habitual. Pero es que aquí el 15,8% de las personas de 18 a 55 años tuvieron fiebre de 38 grados o más en los siete días posteriores a la segunda inyección. Además el 45% tuvo que tomar medicamentos para la fiebre o el dolo, otro 55% tuvo dolores de cabeza y un 62% sintió cansancio. No. De verdad; eso es demasiado”.

Lo cierto es que ninguno de los profesionales intervinientes tras las reacciones mostradas por la trabajadora de esta residencia ha querido establecer ninguna relación, ni siquiera explorar, la posibilidad de que la vacuna pueda tener efectos adversos que merezcan la pena tener en cuenta.

Fuentes: Dsalud.com/Elaboración propia

DEJA UNA RESPUESTA

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Content is protected !!