EUSKADI POLÍTICA VÍDEOS

El Correo, el Deia y la Ertzaintza mintieron mientras en este medio contamos la verdad: Lo explicamos detalladamente y con pruebas

El pasado martes, 2 de febrero, este medio informó (al igual que otros como El Correo o Deia) sobre un suceso ocurrido el día anterior en Bilbao. Resulta que efectivos la Ertzaintza, en colaboración con la Policía Municipal de la villa, detuvieron durante la tarde del lunes a dos personas en el transcurso de una concentración (según la versión de la Ertzaintza, no comunicada) en Bilbao. Los ciudadanos protestaban contra las incomprensibles restricciones dignas de épocas de guerra y los agentes trataron de que desistiesen, finalizando con dos detenciones. Sin saber más datos, hasta aquí todo parece normal o cuando menos, poco destacable. Aunque pueda parecer totalitario que se detenga a un ciudadano por protestar de manera pacífica (lo es), pueden pasar muchas cosas que conlleven una detención legal aunque moralmente pueda parecer injusta. De hecho, si un ciudadano se niega reiteradamente a identificarse ante la orden de un agente puede ser detenido y trasladado a dependencias policiales. Eso es así y ese no es el problema que trataremos en esta noticia.

El problema, el cual es un problemón muy grave que vamos a explicar detalladamente, no es otro que se permita al Servicio de Prensa de la Ertzaintza mentir descarada e interesadamente sin potencial consecuencia alguna. Tranquilidad, que lo vamos a explicar todo detalladamente. Como hemos mencionado, no fuimos los únicos en informar a cerca de este suceso. El resto de medios, por muchos recursos que tengan, se limitaron a publicar íntegramente la nota de prensa del Servicio de Prensa de la Ertzaintza sin contrastar nada y sin contactar con la otra parte, es decir, los dos detenidos y los manifestantes allí presentes. Sin embargo, este medio si que lo hizo y no solo eso, sino que posteriormente (ayer por la noche, concretamente) nos enviaron un vídeo (perfectamente grabado, con una nitidez no habitual en este tipo de vídeos grabados en la calle con un móvil) en el que se demuestra que la Ertzaintza ha mentido descaradamente con respecto a este suceso. Vamos a ello. Como siempre, con pruebas.

Según informó el Servicio de Prensa de la Ertzaintza (el anterior enlace os llevará a su nota de prensa completa) e información que reprodujeron (un ‘copy-paste’ de toda la vida) los medios tradicionales, el primer detenido fue arrestado por «desobediencia y resistencia a los agentes». En otras palabras, por negarse a identificar. Sin embargo, tras haber visto el vídeo, podemos confirmar que no se negó a identificar de manera reiterada. De hecho, en el vídeo se puede comprobar como el arrestado le espeta al ertzaina que ya se había «identificado hace 20 minutos» con los agentes de la Policía Municipal que llegaron antes que los ertzainas al lugar de los hechos. Y todo ello sin violencia y con un lenguaje cuando menos educado para la crispación que se estaba generando en ese momento entre los ciudadanos y los agentes. No importó. Tal como se puede apreciar en el vídeo al que este medio ha tenido acceso, el ciudadano fue detenido de manera repentina y brusca. Una vez en el suelo, a juicio de este medio y al margen de la inmoralidad de la actuación, el hecho es que se aprecia una fuerza muy superior a la necesaria para reducir (entre varios agentes jóvenes y corpulentos) a un señor de 57 años que por edad casi que podría ser el abuelo de alguno de vosotros, nuestros queridos lectores.

Imagen obtenida vía Twitter.

En cuanto al segundo arrestado (de 42 años), según la versión de la Ertzaintza, fue detenido por agredir a un ertzaina. Sin embargo, según otras versiones de los allí presentes y tal como informamos aquí en un principio, no hubo agresión alguna. Tras ver el vídeo que por razones obvias no vamos a compartir (se ve el rostro de los allí presentes ya que no llevan mascarilla y a los agentes se les puede identificar claramente, por lo que nos podrían denunciar), tenemos la obligación de afirmar de manera rotunda que no solo no hubo ni empujón ni agresión alguna (según la versión de la Ertzaintza, el detenido «propinó un fuerte empujón al agente que estaba procediendo al arresto de la primera persona») por su parte, sino que fue él quien recibió violencia por parte de los agentes. Pero una violencia totalmente desproporcionada, mayor de la que emplean contra los delincuentes que se dedican a saquear a los ciudadanos en algunas zonas de la capital bizkaitarra. Eso, por descontado. Pero es que encima, de hecho, no solo es que no hubiera un empujón: en el vídeo se puede apreciar claramente que al segundo detenido le pilló la primera detención en medio y lo único que hizo es gritar «eh» (se puede ver claramente en el vídeo: ni empujón, ni agresión, ni nada del estilo) e inmediatamente es arrestado junto con el primer ciudadano detenido.

Es así, por mucho que diga el Servicio de Prensa de la Ertzaintza. Si quieren que se querellen contra nosotros, que cogeremos y haremos viral el vídeo en el que se puede apreciar claramente como han mentido de manera descarada e interesada, poniendo en riesgo la credibilidad del conjunto del cuerpo policial de cara a futuro. A partir de ahora, nosotros como medio digital vasco en el que las noticias sobre sucesos ocurridos en Euskadi tienen un gran peso, ¿cómo vamos a creer lo que nos dice el Servicio de Prensa de la Ertzaintza? No vamos a poder hacerlo y tendremos que buscar fuentes alternativas que cuenten con una mayor credibilidad que el Servicio de Prensa de la Ertzaintza.

En este medio, a diferencia del Gobierno Vasco, siempre hemos apoyado a la Ertzaintza y a las diferentes Policías Locales ante ataques que hemos considerado injustos, ya viniesen de Lakua, de la oposición o de ciudadanos independientes. Es más, dicho vulgarmente, nos hemos partido la cara para defender a estos cuerpos. Incluso cuando ello nos ha ocasionado perjuicios como la pérdida de lectores o que se nos tache de… de lo peor. A partir de ahora seguiremos apoyando a algunos agentes que desde hace tiempo que colaboran con nosotros y con los que no solo seguimos teniendo una buena relación, sino que encima están absolutamente en contra de las incomprensibles restricciones que les obligan a imponer desde el Gobierno Vasco. Pero, ¿apoyaremos a un cuerpo que cuenta con un Servicio de Prensa que miente interesadamente? Como dicen los gallegos: ¡Nunca máis!

Redacción de euskalnews.com

1 COMENTARIO

DEJA UNA RESPUESTA

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Content is protected !!