MUNDO

El Ministerio de Interior alemán presionó a sus «expertos» para que justificasen las restricciones que querían imponer

Bombazo que nos llega desde Alemania. Resulta que el ministro del Interior, Horst Seehofer, presionó a los supuestos expertos que decidian las medidas sanitarias para que proporcionaran resultados de manera interesada en un polémico «documento secreto» del ministerio, según informa el medio germano WELT AM SONNTAG. Según informa el mencionado medio, el Ministerio Federal del Interior contrató a científicos de varios institutos de investigación y universidades con fines políticos durante la primera ola de la pandemia en marzo de 2020.

El Ministerio encargó a los investigadores del Instituto Robert Koch y otras instituciones la creación de un modelo de cálculo sobre la base del cual el Ministerio del Interior, Horst Seehofer (CSU), quería justificar medidas de corona duras. En otras palabras, que les encargaron meter miedo para justificar las restricciones que iban a imponer.

En total, más de 200 páginas de correspondencia interna entre el nivel de gestión del Ministerio del Interior y los investigadores prueban lo que denunciado. En un intercambio de correos electrónicos, el secretario de Estado del Ministerio del Interior, Markus Kerber, solicitó a los investigadores contactados que desarrollen un modelo a partir del cual se puedan planificar “medidas preventivas y represivas”.

El ministro federal del Interior, Seehofer, instó a tomar medidas duras durante el primer pico de la pandemia y dejó que su casa fuera creativa para justificarlas
El ministro federal del Interior, Horst Seehofer

Según la correspondencia, los científicos trabajaron en estrecha coordinación con el ministerio para desarrollar el contenido de un artículo que había sido declarado secreto, el cual fue distribuido a través de varios medios durante los días siguientes, metiendo el miedo a la población y justificando así sus medidas restrictivas.

Lo peor de todo es que se calculó el «peor escenario» posible, según el cual más de un millón de personas en Alemania podrían morir a causa del coronavirus si la vida social continuara como era antes de la pandemia, y se repitió este mantra hasta la saciedad hasta que los ciudadanos aplaudiesen como focas cada vez que anunciaban la siguiente restricción que iban a poner. ¿Os suena de algo?

Redacción de euskalnews.com

DEJA UNA RESPUESTA

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Content is protected !!