OPINIÓN POLÍTICA

«Génova 13, cuando los niños hacen política para niños» – La opinión de David Pasarin-Gegunde

Escrito por David Pasarin-Gegunde (Twitter: @davidpasarin), colaborador habitual de euskalnews.com

Vivimos inmensos en uno de los tiempos más pueriles y absurdos que ha vivido la Humanidad. Tenemos acceso a cualquier conocimiento en la palma de nuestra mano y, sin embargo, existimos inmersos en la frivolidad, la sinrazón, y en la mayoría de los casos, la estupidez.

La modernidad ha encumbrado a las más altas magistraturas de la democracia parlamentaria a personas – Sánchez, Casado, Ribera- cuya principal valía ha sido dar bien a cámara, tener un físico agradecido y un discurso “renovador”. Todo lo demás, el mensaje, los valores, los principios se dejan en manos de asesores y maestros en pirotecnia política tan jóvenes, o más, como las marionetas que asesoran.

Que el Sr. Casado piense que trasladando la sede de Génova 13 se dejará de hablar de los problemas pasados de corrupción en su partido no solo demuestra su infantil bobaliconería, demuestra también que presupone esa cualidad a los millones de votantes y simpatizantes populares. Anunciar esta medida dos días después del enésimo varapalo electoral en Cataluña, con Vox desfilando triunfante y el PSOE resucitando, supone una ausencia de ideas y falta de argumentos digna de un niño de ocho años.

No se engañe Sr. Casado, su partido va a seguir perdiendo votos porque ustedes no hablan de los grandes problemas que quieren escuchar sus votantes; no hablan de inmigración, no hablan de inseguridad, no combaten la ideología de la izquierda ni denuncian sus subvencionados chiringuitos. Están ustedes más preocupados por parecer moderados –de acuerdo con los criterios de la Sexta o El País- que por tener un discurso propio que vaya contra los postulados de esos medios. Cuando tus enemigos te aplauden algo estás haciendo mal.

Me cuesta imaginar al simpatizante histórico del Partido Popular, ese votante recio, serio, currela, de derechas –como Dios manda (solían añadir)-tragándose esta tontería del cambio de sede. Una simpleza de este calibre solo la puede haber propuesto un niñato recién licenciado en comunicación política por alguna universidad online. Pero el votante “popular” de toda la vida, el taxista, el tabernero, el jubilado, el guardia civil, el abogado o el parado estarán pensando… por lo menos Rajoy, cuando no había nada que decir, no decía nada.

DEJA UNA RESPUESTA

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Content is protected !!