MUNDO

Ya son centenares el número de personas que han muerto en UK poco después de recibir la vacuna: ¿Seguimos mirando hacia otro lado?

Tal como han adelantado nuestros compañeros del muy recomendable medio digital alternativo mpr21 (noticia reproducida en euskalnews.com) citando fuentes oficiales del Gobierno británico, al menos 263 personas han muerto en Gran Bretaña poco después de recibir una de las dos vacunas contra el coronavirus, según un informe del gobierno británico. El informe también consigna que se han notificado 8 abortos espontáneos, 5 tras el uso de la vacuna de Pfizer y 3 tras la de Oxford.

El informe detalla los efectos secundarios, incluida la muerte, notificados por el personal médico o las personas que recibieron al menos una vacuna contra el coronavirus entre principios de diciembre de 2020 y el 31 de enero de 2021. Las dos vacunas que se utilizan actualmente en Gran Bretaña son la de Pfizer y la de AstraZeneca.

La MHRA, competente en materia de medicamentos, ha recibido 143 informes sobre reacciones adversas a la vacuna de Pfizer en las que la persona inoculada murió poco después de la vacunación, 90 informes para la vacuna de AstraZeneca y 3 en los que no se especificó la marca de la vacuna. La mayoría de estas notificaciones se produjeron en personas de edad avanzada o con enfermedades subyacentes.

Como en el fútbol, la MHRA ha creado una “tarjeta amarilla” para recoger informes sobre cualquier efecto secundario sospechoso. Se realizaron 20.319 informes de tarjeta amarilla, con un total de 59.614 sospechas de reacciones adversas, en relación con la vacuna de Pfizer. 11.748 se hicieron en relación con la vacuna de AstraZeneca, que no se puso en marcha hasta el 4 de enero de 2021. En 72 informes de tarjeta amarilla no se especificó qué vacuna se utilizó.

El informe afirma que la abrumadora mayoría de los efectos secundarios se producen poco después de la vacunación y se refieren a reacciones en el mismo lugar de la inyección y a síntomas generalizados como enfermedades “parecidas a la gripe”.

Se han notificado 130 reacciones adversas espontáneas de anafilaxia para la vacuna de Pfizer y 30 para la de Oxford. La parálisis de Bell, que implica la parálisis facial o el debilitamiento de los músculos faciales, se ha notificado 99 veces para la vacuna de Pfizer y 15 veces para la de Oxford.

Hubo entre 3 y 4 informes de tarjeta amarilla por cada 1.000 dosis. Hasta el 31 de enero, dice, se habían administrado unos 6,6 millones de primeras dosis de la vacuna de Pfizer y unos 3 millones de primeras dosis de la vacuna de Oxford. Además, se habían utilizado medio millón de segundas dosis, en su mayoría de la vacuna de Pfizer.

1 COMENTARIO

  1. Si la vacuna se aplica a toda la población sus consecuencias serán devastadoras comparadas con la enfermedad que se pretende prevenir. Dado que esta ha atacado a una baja proporción de la población a pesar de utilizar pruebas diagnósticas que no son tales. Incluyendo los fallecidos. Sin contar los efectos a mediano y largo plazo.

DEJA UNA RESPUESTA

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Content is protected !!