MUNDO

Las vacunas de ARN (Moderna y Pfizer) pueden causar enfermedades neurodegenerativas a largo plazo y hacer «mucho más daño que beneficio»

En una investigación publicada en Microbiology & Infectious Diseases, el inmunólogo J. Bart Classen advierte que la tecnología de ARNm utilizada en las vacunas COVID de Pfizer y Moderna podría crear «nuevos mecanismos potenciales» de eventos adversos que pueden tardar años en salir a la luz.

En 1999, el Dr. Peter Patriarca, destacado funcionario de la Administración de Drogas y Alimentos de los EE. UU. (FDA), afirmó que los avances modernos en la tecnología de las vacunas estaban «superando rápidamente la capacidad de los investigadores para predecir posibles eventos adversos relacionados con las vacunas». Patriarca reflexionó que esto podría conducir a «una situación de resultados de vacunas impredecibles e imprevisibles».

En un nuevo artículo de investigación publicado en Microbiology & Infectious Diseases, el veterano inmunólogo J. Bart Classen expresa preocupaciones similares y escribe que las vacunas COVID basadas en ARN tienen el potencial de causar más enfermedades que la epidemia de COVID-19.

“Las vacunas actuales contra el SARSCoV-2 basadas en ARN fueron aprobadas en los EE. UU. mediante una orden de emergencia sin pruebas de seguridad extensivas a largo plazo”, declara el informe. «En este documento, se evaluó la vacuna de Pfizer contra el COVID-19 para determinar el potencial de inducir enfermedades basadas en priones en los receptores de la vacuna». 

Las enfermedades basadas en priones son, según los CDC, una forma de enfermedades neurodegenerativas, lo que significa que es probable que la vacuna Pfizer cause daños a largo plazo y efectos negativos en la salud del cerebro.

Esto es especialmente preocupante ya que la vacuna de Pfizer es una ‘vacuna’ de ARNm, una inyección totalmente experimental no probada que crea nuevas proteínas y puede integrarse en el genoma humano. En otras palabras, las afecciones degenerativas del cerebro pueden aparecer en cualquier momento de su vida después de recibir la vacuna.

«La secuencia de ARN de la vacuna, así como la interacción de la proteína de pico, se analizaron para determinar el potencial de convertir proteínas de unión a ARN intracelular, proteína de unión a ADN de TAR (TDP-43) y fusionada en sarcoma (FUS) en sus conformaciones patológicas de priones», explica el informe. TDP-43 es una proteína conocida por causar demencia, ELA e incluso Alzheimer, según Alzpedia. De manera similar, se sabe que la proteína FUS causa ELA y temblores esenciales hereditarios, según la base de datos del genoma humano.

El experimento realizado para el informe fue determinar si estas dos proteínas dañinas se incrustan en nuestro ADN, como se espera que lo haga una vacuna de ARNm. El informe determinó que “el ARN de la vacuna tiene secuencias específicas que pueden inducir a TDP-43 y a FUS a plegarse en sus confirmaciones patológicas de priones”, lo que significa que ambas proteínas tienen el potencial de integrarse en nuestro ADN y causar enfermedades neurológicas dañinas.

El resumen del informe concluye que «El hallazgo adjunto, así como los riesgos potenciales adicionales, llevan al autor a creer que la aprobación regulatoria de las vacunas basadas en ARN para el SARS-CoV-2 fue prematura y que la vacuna puede causar mucho más daño que beneficio». El informe en sí termina con esta advertencia: «La vacuna podría ser un arma biológica e incluso más peligrosa que la infección original».

Según informa National File, le preguntó a los CDC por qué la vacuna de Pfizer todavía se distribuye a pesar de estas acusaciones, pero hasta ahora no ha recibido respuesta.

Asegurarse de que los pacientes comprendan claramente los riesgos, incluidos los riesgos conocidos y los posibles riesgos desconocidos, es un componente importante del proceso de consentimiento informado. Esto es mucho más importante cuando la intervención es experimental y carece de datos de seguridad a largo plazo. La FDA autorizó las dos vacunas para un uso generalizado de emergencia basándose en solo dos meses de datos de ensayos clínicos .

Desafortunadamente, no es inusual que la comunicación de los riesgos por parte de los investigadores sea superficial. En octubre, investigadores de la Universidad de Nueva York y Tulane informaron que la información comunicada a los participantes en los ensayos clínicos de las vacunas contra el coronavirus sobre un problema preocupante conocido como cebado patógeno estaba «lo suficientemente oculto» como para hacer «improbable» una «comprensión adecuada del paciente» sobre los verdaderos riesgos a los que se expone.

2 COMENTARIOS

DEJA UNA RESPUESTA

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Content is protected !!