MUNDO

Otra víctima más de esta locura covidiana: Muere un perro al comerse una mascarilla tirada en el suelo

Otra víctima más de esta locura covidiana. Tristemente nadie le recordará. Nosotros en unas semana tampoco lo haremos, para qué nos vamos a engañar. Pero bueno, noa debemos a la información (a todas las escalas) y hoy es el turno del pobre Oscar, un cachorro de perro de raza Cocker Spaniel de 16 meses, fallecido después de tragarse una mascarilla tirada en el suelo en Chester, Reino Unido, según adelanta El Caso.

La dueña del perro, Emma Paul, madre de tres hijos, ha explicado al medio local Cheshire Live, cómo el pasado lunes 19 de abril la tragedia cayó a su casa. El fin de semana habían hecho paseos y jugado con pelotas de tenis en el jardín mientras los niños jugaban al criquet. Pero «el domingo por la tarde volvió del paseo un poco apagado y no comió, cosa muy inusual en él» explicaba la mujer.

Resulta que al día siguiente encontraron a Oscar estirado, sin moverse. Se asustaron y llamaron a los veterinarios que le hicieron pruebas de sangre y similares, pensando que podía sufrir una intoxicación de cualquier clase, y se puso en observación.

«Nuestro veterinario recomendó que lo lleváramos al hospital especializado de Chester Gates más tarde aquella tarde para atención nocturna. Se llevaron a cabo nuevas investigaciones y se le hizo una transfusión de sangre y una radiografía».

El martes por la tarde descubrieron que el cachorro tenía sepsis, una grave infección que solo se podía intentar solucionar con una intervención quirúrgica. Pero al abrir el perro, se dieron cuenta de que tenía un daño irreparable y que no podría sobrevivir porque un cable metálico le había atravesado el intestino.

Óscar perro mascarilla / Cedida
Oscar, un cachorro de 16 meses murió en Chester después de tragarse una mascarilla que encontró en el suelo / Cedidaabout:blank

«Los veterinarios confirmaron que el alambre provenía de una mascarilla quirúrgica que Oscar se había comido en algún momento durante el fin de semana mientras paseaba por la calle». Emma declaró a los mismos medios que ella y su familia estaban en choque pero también «muy molestos» por su «muerte innecesaria».

Denunciaba que «lo paseábamos por Duke’s Drive cada día y bajábamos hacia el río Dee los fines de semana y siempre hay mucha basura, mi marido recoge regularmente basura cuando hace su caminata de la mañana… Claramente no fue nada intencionado, pero es tan triste que haya sido una mascarilla lo que haya provocado que eso pase».

Emma y su familia pondrán carteles en Duke’s Drive y en los alrededores este fin de semana como petición para que aquellos que disfrutan del bosque y pasean tiren basura de manera responsable y concienciar sobre el impacto de objetos como las mascarillas.

Después del trágico incidente, Emma también ha pedido a la gente que piense dos veces sobre sus acciones y que otros propietarios de perros estén alerta: «No me gustaría que nadie tuviera que pasar por lo que hemos pasado esta semana. Ha sido una experiencia muy traumática y dramática».

2 COMENTARIOS

  1. Yo vivo en una zona rural y cada vez que paseo a mí perro me llevo para casa unas 2 o 4 mascarillas. Las he visto en las orillas del río, así que seguramente las veremos en la playa. Muy previsible cuando se hizo la obligatoriedad sabiendo el poco civismo de la gente.

DEJA UNA RESPUESTA

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Content is protected !!