MUNDO

Una triste realidad: La policía ya no necesita patrullar las calles porque los policías de balcón les informan por teléfono

Vamos a hablar sobre una triste realidad. En todo el mundo la ola de histeria ha generado un fascismo perfecto, que cuenta con la aquiescencia de una mayoría de la población como jamás ningún gobierno había soñado tener, según informa el medio digital mpr21 (noticia reproducida en euskalnews.com) citando como fuente a varios medios (enlaces al final de la noticia).

Jamás nadie, ni siquiera el III Reich, había impuesto una privación de derechos tan descarada mientras recibía el aplauso de sus súbditos, convertidos en delatores celosos de sus vecinos.

La policía británica, por ejemplo, ya no necesita patrullar las calles porque los vecinos se encargan de informar de cada movimiento que se produce en el barrio. Han sacado a los policías de la calle para que atiendan las llamadas de teléfono.

Reciben 400 denuncias semanales procedentes de particulares porque sus vecinos no respetan las restricciones sanitarias, se reúnen en viviendas, no respetan el toque de queda, se quitan la mascarillas o se van de viaje.

Están fabricando sociedades en las que todo el delito, todo es ilegal, incluso las fiestas, y la policía tiene carta blanca para derribar las puertas de la viviendas, entrar en las mismas y llevarse a los “delincuentes” al calabozo.

Para realizar las actividades más habituales de la vida en sociedad, como una cena de amigos, hay que pasarse a la clandestinidad y guardar silencio para que los soplones no se enteren.

En Gran Bretaña, hasta el 12 de abril, no está permitido pernoctar en lugares distintos del domicilio principal, pero una reciente ola de calor hizo que una multitud de británicos aprovecharan los rayos de sol para irse a la playa o al campo, lo que ha provocado un alud de denuncias a la policía por parte de los confidentes.

Los soplones son tan entusiastas que, según James Vaughan, jefe de la policía de Dorset, actúan como un brazo auxiliar de la policía. Vaughan reconoce que quienes viajan a sus segundas residencias no cometen ninguna ilegalidad, pero eso no impide que la policía investigue a los “sospechosos” y los introduzca en uno de sus ficheros.

“Seguimos recibiendo unas 400 denuncias a la semana por parte del público, así que responderemos a las denuncias”, dijo Vaughan. “No necesitaremos patrullar los puntos conflictivos [alrededor de los centros de vacaciones] porque la gente es muy rápida en coger sus teléfonos y avisarnos”, añade (1).

El jefe de los maderos anima a los vecinos a denunciar: “Así es como trabaja la policía en Dorset. Dependemos del público para que nos proporcione información y datos”.

La intoxicación periodística completa la tarea policial hasta tal punto que una nueva encuesta indica que una clara mayoría de personas quiere que el pasaporte de vacunas se haga obligatorio para poder entrar en un bar, subir al transporte público o cortarse el pelo (2).

En el futuro, indica otra encuesta, las personas echarán de menos “algunas” o “muchas” de las restricciones que se han impuestos con la pandemia (3).

(1) https://www.telegraph.co.uk/news/2021/03/31/planning-easter-holiday-beach-locals-will-report-warns-police/
(2) https://summit.news/2021/03/31/poll-clear-majority-of-brits-support-vaccine-passports-to-go-to-the-pub/
(3) https://summit.news/2021/03/03/majority-of-brits-say-they-will-miss-some-or-many-aspects-of-lockdown/

6 COMENTARIOS

  1. no es solo la gente, son tambien nuestros parientes de sangre. Todo el mundo tiene un padre, madr, hermano, hermana, esposa, hijo, hija, primo, tio, tia que es el mas adepto covidiota bien porque sea profesor o profesora, concejal adepto al covidianismo, policia, enfermera, medico… Incapaces de asimilar su esclavitud y cobardia, como la de todos nosotros claso, ese es el primer paso, sin poder decir eso a las claras no hay nada que hacer. La mierda hay que limpiarla primero en casa. Ya lo dijo Jesus: no vengo a traer la paz sino a poner madre contra hija, hijo contra padre etc…»

    Hay que empezar a hablar sin titubeos en casa y callar la puta boca a cualquier covidiota sea quien sea SIN CORTARSE NI UN PELO

  2. Tienen miedo, y el miedo anula el raciocinio. Si tuvieran espíritu crítico podrían vencer el miedo, pero es más cómodo creer que esforzarse por averiguar la realidad.

    • todos tenemos miedo, lo que es aun peor es negarlo y actuar como si lo que estuvieramos haciendo es lo mejor, sobre todo cuando uno ya ha visto lo que hay, y lo que no se debe permitir es que la voz cantante lo lleven precisamente esos, los que quieren imponer el silencio a los que señalan los hechos. Sea la madre, el padre, hermano, mujer o lo que sea, NO CALLARSE. LA MIERDA SE EMPIEZA A BARRER EN CASA

  3. El ciudadano español-de todas las autonomías del Estado, aunque no todas en la misma medida- está acostumbrado a ser rastrero y servil, tras haber sufrido siglos de abusos por parte de señores feudales, órdenes militares, inquisición, caudillo y partidos políticos actuales. Es pelota del poder por aprendizaje y naturaleza adquirida. Por eso le encanta la delación y el seguimiento estúpido de las normas, sobre todo las arbitrarias, siempre que haya amenaza de castigo. Vigilando a los incumplidores y chivándose, disfruta triplemente: se protege a sí mismo, denuncia a los «irresponsables» y evita la ira futura de las autoridades que traerá un seguro y «merecido» castigo. Además está el miedo promocionado por los medios 24/7 durante 1 año….y lo que cuelgue.

  4. Chivatos: hijos de puta que hay que erradicar usando todos los recursos -incluso los más violentos- posibles. No se puede permitir una sociedad de lameculos presa del pánico inducido por un plan de devastación poblacional e imposición de la peor de las tiranías jamás conocida. ¡Duro con ellos!

DEJA UNA RESPUESTA

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Content is protected !!