MUNDO

Las mascarillas sólo son para los esclavos y los obreros, según el New York Times

Un domingo por la noche, en Le Bilboquet, un restaurante de los Hamptons, los comensales más adinerados mordisqueaban latas de caviar Osetra de 475 dólares. Un hombre guapo mostraba su reloj Audemars Piguet de oro a su brillante acompañante. Un grupo de 10 personas con camisas de polo y vestidos a rayas bailó al ritmo de una remezcla tropical de “What’s Love Got to Do With It” de Tina Turner. Todos iban sin mascarilla, mientras los camareros y otros trabajadores llevaban la boca y la nariz tapadas.

Una escena similar se produjo en la tienda Gucci de East Hampton, donde los compradores se quitaron las mascarillas al leer el cartel de la puerta que indicaba que los clientes vacunados podían entrar sin cubrirse la cara. En el interior fueron atendidos por trabajadores de la tienda con mascarillas quirúrgicas azules y blancas, según la política de la empresa.

En las semanas transcurridas desde que los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades revisaron sus directrices sobre las mascarillas para permitir que las personas totalmente vacunadas se quitaran las mascarillas en la mayoría de los lugares cerrados, ha surgido una marcada división, sobre todo en los enclaves más ricos, donde los clientes son escasos.

Los que siguen llevando mascarillas suelen ser trabajadores -dependientes de tiendas, camareros, conserjes, manicuristas, guardias de seguridad, recepcionistas, peluqueros y conductores-, mientras que los que no se cubren la cara suelen ser los clientes adinerados a los que se les brinda una cena. Las empresas no se atreven a hablar de su política de mascarillas, pero hay razones de peso para exigir a los trabajadores que las lleven puestas.

Poco menos de la mitad de los habitantes de Estados Unidos están totalmente vacunados […] Los camareros, los dependientes, los cajeros de los supermercados y otros trabajadores de cara al público interactúan todo el día con los clientes, lo que puede poner en riesgo su salud (y la de sus clientes). Esto no sólo crea posibles problemas de responsabilidad para las empresas, sino que también podría obstaculizar un negocio en un momento de escasez de trabajadores.

Incluso en los establecimientos que dan a los trabajadores vacunados la opción de quitarse la mascarilla, muchos se la quedan puesta. “Quién sabe quién se ha vacunado y quién no”, dijo Michelle Booker, una empleada del Bronx que trabaja en una tienda de Verizon en el centro de Manhattan. Llevaba su mascarilla un martes reciente, aunque la empresa permite que los empleados vacunados vayan sin mascarilla. “No me creo ni la mitad de la gente que entra”, dijo. “Todavía estoy aterrorizada”.

Desde el punto de vista de las relaciones públicas, ver a los rabajadores con mascarillas envía un mensaje sobre cómo la dirección considera la salud de sus clientes y del personal […] Puede que la división de clases resultante no sea siempre intencionada, pero aún así puede resultar chocante ver cómo las mascarillas han surgido como otro símbolo de desigualdad de la pandemia.

En una tienda de Apple en el centro de la ciudad un viernes reciente, se podía ver a los clientes sin mascarilla comprando iPhones de 1.500 dólares a vendedores enmascarados que quizá no ganen tanto en una semana. En un Sweetgreen cercano, trabajadores de la alimentación con mascarillas negras y delantales a juego, y que eran en su mayoría personas de color, preparaban ensaladas de bayas y burrata de 14 dólares para una clientela mayoritariamente blanca.

“Se envía un mensaje -que ha sido interiorizado por ambas partes- de que el cuerpo del portador de la mascarilla es ‘más arriesgado’ que el cuerpo del consumidor”, dijo el doctor Vearncombe. “Demuestra que ciertos grupos tienen, e incluso merecen, más libertades civiles que otros”.

Algunos trabajadores sostienen que el doble rasero -una norma para los clientes y otra para la plantilla- no sólo es discriminatorio, sino que desafía la lógica. “Los clientes tienen que estar vacunados para ir sin mascarilla, pero nosotros no podemos pedirles una prueba”, dijo José de la Rosa, de 26 años, que trabaja detrás del mostrador de la tienda Juice Generation en Times Square. “Y tenemos trabajadores que están totalmente vacunados, pueden demostrarlo y aun así tienen que llevarlas. Es extraño”.

[…] Por ahora la división de las mascarillas se mantiene en muchos lugares. Una tarde reciente en Hudson Yards, Mark Pasetsky, de 49 años, estratega de relaciones públicas, estaba comprando camisas en la tienda Theory. Los dependientes que le ayudaban llevaban mascarillas. Él no.

“Es raro, ¿verdad?”, dijo. “Por un lado, no se puede culpar del todo a los empresarios. ¿Cómo se puede instituir cómodamente una política que proteja a todo el mundo? No se puede responder porque no hay respuesta. Pero la psicología que hay detrás del otro enfoque es muy curiosa. ¿Por qué hacen que los trabajadores lleven mascarillas y los clientes no? Todo el mundo está confundido”.

— https://www.nytimes.com/2021/07/03/style/are-masks-a-new-signifier-of-social-class.html

2 COMENTARIOS

  1. ¡Cuidado!
    Estos h de p no quieren quitar bozales a los currelas sino ponérselos a los clientes. Que no son después de todo los amos de presidio. Esos están en la islacde Epstein -u otro lugar similar- sin bozales riéndose de todos.

DEJA UNA RESPUESTA

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Content is protected !!