MUNDO

Un estudio revela que las inflamaciones del corazón (miocarditis) tras la vacuna COVID son más altas de lo esperado

Un nuevo estudio revisado informa que los casos de inflamaciones del corazón [miocarditis] presentados entre los hombres del ejército de EE. UU. tras recibir la vacuna ARNm contra el virus chino, son “más altos de lo esperado”. El estudio se refirió a 23 varones con  un promedio de edad de 25 años que presentaron un “inicio agudo de dolor torácico marcado”, en los cuatro días siguientes a la vacunación entre el 1.° de enero y el 30 de abril, según informe de la revista JAMA Cardiology del 29 de junio. 

Además, los afectados estaban «físicamente aptos según los estándares militares, y carecían de antecedentes conocidos de enfermedad cardíaca, factores de riesgo cardíaco significativos o exposición a agentes cardiotóxicos», agrega el informe del que se hacen eco BLes y euskalnews.com. La proporción de las víctimas de esta dolencia triplica las predicciones: “es sustancialmente más alta del número esperado”, según los investigadores que calculaban ocho o menos casos de miocarditis entre los 436.000 militares varones que recibieron dos dosis de la vacuna.

Por otro lado, los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) registraron más de 1.200 casos de inflamación del corazón en adolescentes y adultos jóvenes, en su mayoría varones. Es de tener en cuenta que el medicamento que todas las farmacéuticas están llamando ‘vacuna’ aún no es aprobado como tal, sino que cuenta con una polémica autorización de emergencia.

La polémica es generada por el hecho de que ese tipo de autorizaciones solo se concede ante la presencia de enfermedades para la cuales no se cuenta con ninguna otra alternativa de curación, y que están causando un elevado número de muertes. No obstante, varios especialistas sostienen que los problemas de salud ocasionados por el virus chino, se eliminan sin otros efectos secundarios utilizando la hidroxicloroquina y otros medicamentos existentes. 

Asimismo, el índice de muertes es tan relativamente bajo que se equipara al ocasionado por la gripe estacional común. Esta circunstancia hizo que el gobierno de Singapur decidiera eliminar todas las restricciones impuestas por la pandemia, y enfocara sus efectos como lo hace con la gripe habitual.

Si bien los datos suministrados a través del sistema de VAERS parecen poco numerosos, es preciso tener en cuenta que los reportados suelen ser tan solo el 1% de los que realmente se presentan, de acuerdo con una investigación presentada por la Agencia de Investigación y Calidad Sanitaria (AHRQ, por la sigla en inglés) del Departamento de Salud y Servicios Humanos de EE. UU.

Izda.: Imagen de resonancia magnética del corazón, 2 de septiembre del 2020. (Toma de pantalla: YouTube/GE Healthcare). Dcha.: Enfermera con una jeringa. (Twitter/@ians_india, 24 de junio de 2021).

“Del mismo modo, se notifican menos del 1% de los efectos adversos de las vacunas.  Las bajas tasas de notificación impiden o ralentizan la identificación de medicamentos y vacunas “problemáticos” que ponen en peligro la salud pública” divulgó la AHRQ.

Y agregó: “Se necesitan nuevos métodos de vigilancia de los efectos adversos de los medicamentos y las vacunas”. Por su parte el representante republicano por Kentucky, Thomas Massie, Máster en Ciencias del MIT, enfatiza en quiénes son las víctimas de la miocarditis presentada después de recibir las supuestas vacunas contra el virus chino.  

“Los niños y los adultos jóvenes son los menos propensos a sufrir COVID-19 y los más propensos a experimentar miocarditis como resultado de la vacuna”, escribió en un tuit. Y agregó: “Nadie debería verse obligado a tomar esta vacuna. Es especialmente incorrecto imponer esta vacuna a quienes se han recuperado del virus”.

2 COMENTARIOS

DEJA UNA RESPUESTA

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Content is protected !!