OPINIÓN POLÍTICA Uncategorized

Carta a un tragacionista

Escrito por Nieves, persona libre y crítica (enviado a través de Urnieta Osasuntsua)

Os escribo desde Gipuzkoa, como persona libre y comprometida con la búsqueda de información, que lucha por sus derechos y los de sus hijos, por los de sus vecinos…. al igual que todas esas personas que activamente luchan por lo mismo como se hizo evidente en Gasteiz, en Donosti, en Baiona, en el Plazaz Plaza

Si hay algo que defendemos es el respeto a la libre decisión, individual, informada y estudiada. Por eso respetamos… Pero está visto que quienes pensamos (da igual si diferente o no), quienes nos cuestionamos las cosas, somos el blanco directo de muchas personas que, sin contrastar nada, ni siquiera hablar o informarse, sólo vierten odio e incitan al mismo.

Por eso, tras leer el siguiente artículo de opinión que aparece en un diario de León (https://www.leonoticias.com/opinion/carta-negacionista-antivacuna-20210811114304-nt_amp.html)… se ha generado un sentimiento de no saber por qué tanto odio, si total, si ya estáis «vacunados» ¿qué peligro podemos suponer quienes hayamos dicho que NO? Así que queríamos responder a esa misiva llena de odio y cobardía con nuestra propia carta.

Carta a un tragacionista

Querido tragacionista (para mí si que es querido, porque el desconocimiento y la adoctrinación no son culpa de los tragacionistas, es por poner una etiqueta al igual que has hecho tú, con el único fin de que se me entienda)

Yo no voy a inventarme a un amigo imaginario para verter todo mi odio contra ti. Yo hablaré en primera persona.

Me pregunto si realmente sabes lo que es un «negacionista» (tiene su propia definición, no cuesta nada buscarla).

Me pregunto si te has parado a hablar con personas que NO queremos vacunarnos o simplemente te dejas llevar por los mass media (y soy educada llamándolos así) en un trabajo de adoctrinamiento tan visible que es vergonzoso. En un país donde el periodismo se ha jactado siempre de su pluralidad, resulta que ahora lees exactamente los mismos artículos, punto por punto, en todos los diarios, televisiones, radio…

Me pregunto si el pensamiento crítico es tan peligroso que se tiene que insultar, amenazar, vilipendiar… a aquellos que nos hemos informado e investigado más allá de lo que «dice la tele».

No me hables de actos de responsabilidad ni me pongas como ejemplo (dudoso además) de que una persona del tercer mundo mataría por tener nuestra sanidad, cuando a esos ciudadanos de quinta se les lleva décadas utilizando como cobayas por parte de las farmacéuticas.

El ejercicio de responsabilidad es hacer que la sanidad universal sea para cada ciudadano de este mundo y no sólo para que los que vivimos en países «ricos» empobrecidos (que aquí lo de ricos es algo que no se ve). Por cierto, la atención primaria presencial es algo que es no sólo necesario, es ya obligatorio.

Me pregunto si sabes que las vacunas no están aprobadas.
Me pregunto si sabes de la gran cantidad de muertes y efectos adversos provenientes de las vacunas se han denunciado.

Quienes hemos ejercido nuestro derecho a decir NO a una vacuna, lo hacemos bajo muchos preceptos pero el esencial es que NO ES UNA VACUNA NI CUMPLE CON LO QUE UNA VACUNA TIENE QUE HACER (ni inmuniza, ni protege…) todo lo contrario, si ha habido diferentes olas es porque se ha inyectado algo a mucha gente de forma masiva y creando una ENFERMEDAD POR OLAS que, curiosamente, van con la EDAD DE INOCULACION.

Tengo muchas vacunas puestas, seguro que más que mucha gente, por haber trabajado en algunos entornos de riesgo.
No estoy hablando de si se pegan cosas al cuerpo, si con el Bluetooth aparecen macs, que si el grafeno, el 5G….
Veo que nadie se para a pensar en lo peligroso que se está volviendo ésto.

Estamos cediendo de forma gratuita y voluntaria todos nuestros derechos más esenciales, nuestra libertad individual y comenzando una guerra de hermanos contra hermanos, donde por parte de quienes tenemos pensarmiento crítico respetamos a quienes decidan vacunarse sin ninguna prescripción médica que lo avale, sin ningún prospecto, sin ningún CONSENTIMIENTO INFORMADO sobre lo que contiene, cómo actúa y, algo importante, qué va a pasar con quienes sufran efectos adversos (me da igual si son leves o graves, incluso mortales), quién se va a hacer cargo de ellos…. Porque hay quien ya ha recibido la respuesta, de palabra eso sí, de que «tú has ido a vacunarte voluntariamente» (lo mismo que tatuarse un código QR en el brazo… ¿Qué va a ser lo próximo?)

Estamos hablando de que ésto parece más bien una cortina de humo para coartar libertades y para tapar la grave crisis global económica que va a sacudir a la sanitaria. Nos enfrentan a unos con otros pero muy pocos hablan del gran colapso económico y social (algo que, por otro lado, lleva muchos años cojeando)

Hablamos de que no es la primera vez que se intenta algo así (no tenemos memoria histórica, pero en 2009 se pretendió crear una pandemia y fue detenida antes de llegar tan lejos como ahora y no precisamente por la OMS, pero ya estaba todo dispuesto y se gastaron millones de euros en millones de viales que se fueron por el retrete, literalmente)

Hablamos de un sistema corrupto desde sus cimientos (esto no va de ideologías, al fin y al cabo, son marionetas en oferta al mejor postor)

Hablamos de cosas serias, del foro de Davos o del Club de Roma, cosas de las que muchos se ríen o se creen que es un tema conspiranoico y resulta que si indagas un poco, descubres que somos unos peleles en su campo de juego, que ni siquiera lo esconden.

Amenazar de muerte a un porcentaje de la población sólo indica una cosa, estamos llegando a mucha gente, a que se lo planteen al menos y no vayan a pincharse sin haber investigado un poco más allá de la tele, el verdadero cáncer de esta sociedad.

Pagamos impuestos (seguro que más que muchas de esas plumas que buscan el aplauso facilón en columnas de opinión donde descargan afirmaciones sin contrastar, sin ser periodista, más bien un junta letras al servicio del sol que más calienta) y, créeme, no buscamos el descrédito de nadie. Sólo el mismo respeto que damos a quienes tienen una opinión diferente, porque realmente el que no quiere otra información, no la busca.

Y lo hacemos desde el respeto, sin coaccionar a nadie, sólo dando voz a la información que se censura una y otra vez, quizá por miedo de que la gente empiece a plantearse las cosas por su cuenta y se rompa la baraja.

Y siempre con los brazos y la mente bien abierta.

Firmado
Nieves
Persona libre y crítica

5 COMENTARIOS

  1. Precioso, Nieves. Lástima que los tragacionistas no leen aunque ¡quién sabe! Envíalo a «Noticias de León» y comprobaremos lo amantes que son de la pluralidad.

  2. Me ha encantado leer tu carta, suscribo punto por punto todo lo que relatas, siempre he pedido respeto, yo decido, yo me equivoco o acierto, està claro que toda esta situación para nada era sanitaria, ahora SI lo va a ser, lo único que buscan es crear un odio entre nosotros, yo no le deseo ningún mal a nadie como me lo han deseado a mí, solo pido respeto y tienes mucha razón, el que quiere saber, busca, nos hemos tragado tantas cosas ya que seguiràn dando vueltas de tuerca y apretando cada dia un poco mas.

  3. Me parece muy bien esta carta, y que se podría alargar mucho mas con argumentos suficientes para acallar al mas covilisto del mundo, pero creo que ya hay un gran porcentaje de exclavos obedientes y con el coco abducido, que NO quieren escuchar otra opinión, porque les da miedo saber la verdad . Con ese tipo de androides bípedos es perder el tiempo….

DEJA UNA RESPUESTA

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Content is protected !!