OPINIÓN

«Paralelismos» – Iulen Lizaso Aldalur

  • Escrito por Iulen Lizaso Aldalur, padre y abuelo, de Hernani
  • Si queréis que publiquemos vuestros artículos de opinión, tanto en euskera como en castellano, podéis enviarlos a info@euskalnews.com

“Paralelismos”

Leyendo un artículo: “Química y empresas de alimentos” veo paralelismos entre las observaciones del autor y las mías, con la química y empresas de medicamentos, cuando recuerda que si en una fábrica de chocolates hará mas de medio siglo, el químico ganaba más que el director... el camino estaba trazado. “Hace años, empresas chocolateras acordaron convertir en chocolate lo que se consideraba un sucedáneo. Herederos de la vieja alquimia, hoy los científicos también garantizan mayor esplendor económico a las empresas”.

Inyectar a toda la población mundial un medicamento contra el Covid-19, que al no contener el virus específico, es un sucedáneo de vacuna, no dudo que se debe a que en el fondo se da un conflicto de intereses en que prevalece primar el poder económico de empresas, por encima de la salud de la ciudadanía.

Me reafirma: la diferencia entre la versión reiteradamente anunciada por los medios y la situación sanitaria real; el silenciamiento expreso de científicos premio Nobel y otros cualificados por sus descubrimientos de utilidad médica; el pluralismo informativo en solo esa parte de expertos y negativa persistente al debate científico por la parte médica oficial y expertos institucionalizados.

Es cada vez mas evidente de que no se trata de un problema sanitario, y sí de una quiebra sistémica terminal y moral derivada de la ambición desmedida de esas pocas familias que ostentan el poder mundial, con la utilización una vez más, de sistemas de ingenieria psicosociolinguistica que hiere emocionalmente a la población, con un miedo psicosomatizador….que deriva en enfermedad.

Promulgar estados de alarma sanitaria por el incremento de “casos” Covid, testados por una herramienta no util para diagnosticar (reconocido por la OMS), más dada a modular a la carta la estadistica que a detectar enfermos reales….y aún y todo, persistir en ello, está causando una herida psicosocial de dificil sanación.

Alguien rendirá cuentas sobre esta huella de dolor a la comunidad humana en razón a: ¿porqué no se escuchó a la otra parte? ¿porqué han sido capaces de llegar a tanto y más, tan solo en razón a una declaración de pandemia….y no por un exceso de casos de enfermos reales y muertes relativos a otros años?

Pero entrando un poco en lo cercano de lo mundano de la vida política, cuando Maddalen Iriarte reclama al lehendakari habilitar espacios de diálogo y encuentro que permitan coordinar esfuerzos a partir de las aportaciones de las partes, y se queja de recibir el silencio como respuesta…..se da el paralelismo con lo que ocurre en y se reclama desde el mundo ciéntifico-médico silenciado, tanto a una izquierda abertzale siempre abierta, plural y dispuesta a dialogar cualquier temática social, como al propio lehendakari que reiteradamente a través de sus consejeras de sanidad, a pesar de reconocer la cualificación profesional y experiencia de la otra parte, siempre rechazan el debate científico.

En año y medio de Covid-19 y muy por encima de todas estas “menudencias”, nos plantean para principio de curso el mayor acoso y agresión que jamás haya sufrido la humanidad infante en sus 6 millones de años de existencia, y aunque aparenta ser la mirada de un loco alarmista…presiento lo que digo. También es la mayor oportunidad que ha tenido la humanidad de empoderarse desde la horizontalidad, porque globalmente nunca en la historia ha sufrido por una misma causa común, como es hoy en todos los rincones del planeta, que es el sobrevivir en primer término, y como sobrevivir como apuesta segunda.

No es cuestión de desplegar aquí la explicación del cómo, el porqué y el para qué quieren injertar en los niños una memoria genética añadida a la que originalmente traen desde antes de nacer de nuestros padres. Borrarles esa información transparente y silvestre de inocencia estelar que nos traen, a quienes ya perdimos ese eslabón de sabiduria cósmica, impedería reeducarnos a través de los pequeños misioneros y continuar inundando nuestra mente de conocimientos translúcidos que embotan el discernimiento, nos sumen en la duda y bipolaridad que aletargan nuestra evolución, hasta llegar al olvido total de nuestra verdadera realidad de ser y la razón de nuestra existencia.

Escuchar a los niños, inspirar a los niños, no contaminarles con nuestras fuentes de información y “educación”, sería la única manera de preservar su ilusión y salud emocional, hoy tan amenazada en lo físico, mental, espiritual y Existencial. Por favor no toquen a nuestros niños, pues son nuestra única fuente de futuro para nuestra Salud y Verdad…..y la del Planeta.

La Verdad es como los pechos de una madre: manantial de salud y vida. Nunca como hoy estuvo más ultrajada, pero llegado el momento de discernir y separar el grano de la paja, es tan culpable (de esa intención) quienes lo han programado, como quienes lo encubren también con sus silencios, y de este segundo grupo, los tenemos en casa y ….en demasía.

En la misma envergadura de ultraje tenemos a la justicia, la cenicienta institucional de este país….que diferente a la de ese tribunal canadiense de la provincia de Alberta en que sentenció a favor de un ciudadano que fué multado con 1.200 dólares por no respetar las normas Covid, y al requerir en su defensa a la consejera de salud para que “le mostrara fotografías del virus SARSCov2 aislado”, la respuesta fue que no existe ese dato, por lo que para el tribunal no hay tal virus, y la consecuencia (administrativa) fué que la multa de la autoridad sanitaria no estaba basada en datos científico-médicos, y el tribunal la declaró ilegal.

¿Y las consecuencias políticas? Presiento que tanto la justicia como la verdad, aún infantes, en breve serán invitados en nuestras mesas, y aunque aparente ser la mirada de un viejo optimista, confío en el despertar individual pues de ello dependerá que los próximos meses vivamos un mayor infierno o la gloria.

Salud y mucho ánimo.

DEJA UNA RESPUESTA

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Content is protected !!