EUSKADI

Buscan a tres magrebíes por la agresión sexual denunciada por una mujer en Albia, Bilbao

Una mujer ha denunciado que el pasado fin de semana fue víctima de una agresión sexual en la zona de las escaleras de Albia, ubicadas en el barrio bilbaino de Abando. La agresión sexual denunciada por la mujer se produjo sobre las seis de la madrugada del pasado domingo, cuando la víctima se encontraba con unas amigas «de fiesta» en la zona de Uribitarte, lugar donde se encuentra una conocida discoteca muy conocida y que está a un paso de varios locales de copas muy frecuentados por la juventud bilbaina.

En un momento dado y por la zona de la calle Alameda Mazarredo, la víctima se encontró que estaba sola. Según denuncia la víctima, en ese instante se le aproximaron tres individuos de origen magrebí, aunque fue solo uno de ellos quien se abalanzó sobre ella. Este individuo le cogió por detrás y le obligó a mantener relaciones sexuales contra su voluntad. Aunque los otros dos individuos no participaran en la agresión sexual, para la redacción de euskalnews.com su complicidad les hace igual de culpables que el varón que cometió el delito de carácter sexual.

Finalmente, la víctima consiguió zafarse de su agresor y salió a toda prisa hacia la boca del metro. Posteriormente, ya en Getxo, acudió a la comisaría de la Ertzaintza que hay en dicha localidad bizkaitarra para interponer la denuncia, donde la mujer denunció los hechos e informó a los agentes de que tanto el agresor como sus cómplices eran «moros», palabra con la que se conoce a las personas procedentes del Magreb (Marruecos, Argelia y Túnez).

La Ertzaintza abrió una investigación para localizar al presunto autor de los hechos y suponemos que también para detener a los otros dos individuos que cuando menos son cómplices de lo ocurrido. Sin embargo, esto último es una simple suposición, ya que el hermetismo con el que últimamente funciona el Departamento Vasco de Seguridad es algo que hay que resaltar. Esta falta de información es un claro atentado contra la seguridad de los ciudadanos y la transparencia institucional que debe velar por el bienestar de los mismos. Cabe a destacar que la edil de seguridad del Ayuntamiento de Bilbao, la jeltzale Amaia Arregi, ya dijo que estaba en contra de que informásemos sobre este tipo de delitos porque según su opinión entorpecen a la investigación. Hasta Erkoreka e Ibarra se vieron obligados a decirle que sí hay que informar sobre estos delitos, evidentemente por la presión social que generó nuestra noticia y la de algún que otro medio de comunicación tradicional que a veces no se esconde.

Por ello, todavía desconocemos si el autor de los hecho ha sido detenido o si aún continúan buscándole.

DEJA UNA RESPUESTA

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Content is protected !!