EUSKADI

La Universidad del País Vasco quita los urinarios de los baños para no ofender a los transexuales

A principios de año fuimos informados de que las facultades vascas estaban comenzando a quitar los urinarios de los baños masculinos y haciéndolos mixtos con el objetivo de evitar cualquier tipo de discriminación hacia la «comunidad transexual». Al principio nos lo tomamos un poco a broma, pero tras escuchar las quejas de un estudiante de la Facultad de Ciencias Económicas de la UPV/EHU en Sarriko, la redacción de euskalnews.com se ve obligada a intervenir. Pero comencemos por donde debe comenzar todo en esta vida: por el principio.

Durante tanto las últimas elecciones presidenciales de Estados Unidos como las «midterms» de noviembre del año pasado, este tema fue introducido en la campaña por el ala más «liberal» (a la anglosajona) del Partido Demócrata después de que se aprobase en North Carolina la «Bathroom Bill», es decir, una ley que obliga a las personas transexuales a utilizar los baños de los edificios gubernamentales en función del sexo de su nacimiento. En otras palabras, que los transexuales no podrán entrar al baño que les de la gana, sino que lo harán en el lugar indicado para el sexo que Dios les ha dado. Así de simple. Pues esto para el Partido Demócrata y su brazo armado, es decir, los principales medios de comunicación, representaba una clara discriminación hacia lo que ellos llaman la «Trans Community» y realizaron una campaña muy potente al respecto, sacando toda la artillería de los «lobbies» de turno y convocando numerosas manifestaciones en diversos campus universitarios. Con bastante éxito, por cierto.

Pues cómo no, todo lo que «pega fuerte» dentro del universo paralelo en el que vive el «pijo-progresismo» americano no tarda en llegar a Europa. Cosas del globalismo. Y la Euskadi de Santo Tomás de Urkullu, el «Lehendakari del Mundo», siempre trata de ser de las primeras en apuntarse a este tipo de locuras. Y si pueden ser pioneros, mejor que mejor. Tanto es así que se inventaron la existencia de individuos transexuales que se sienten discriminados por la Universidad del País Vasco debido a que esta institución no tiene «lavabos en un código binario hombre-mujer», lo cual supuestamente supone un «quebradero de cabeza para las personas que no se identifican en ninguno de los dos géneros». Y para evitar este tipo de situaciones, la Dirección de Igualdad de la Universidad del País Vasco (UPV/EHU) decidió que había que poner un baño mixto en todos los centros y espacios comunes, respondiendo a la aprobación del «tercer marcador de sexo», denominado «no binario». Sí, los miembros de esta redacción tampoco entendemos nada de nada.

Por lo tanto, ahora los más de 30 edificios que posee la UPV/EHU tienen un baño donde no hay marcadores de sexo, los cuales se identifican como «Komun Mixtoa», es decir, baño mixto. La vicerrectora de innovación, compromiso social y acción cultural, Idoia Fernández, explicó hace unos meses en la cadena SER Euskadi que «la filosofía es que la universidad sea un espacio donde la gente se sienta cómoda y ‘la gente’ es toda la gente». Además, la vicerrectora añadió: «Queremos facilitar a estas personas ir al servicio y que el resto veamos con total naturalidad, tanto lo que respecta a baños, como en vestuarios y otro tipo de espacios del estilo».

Esta es la imagen que tiene ahora «el baño más utilizado» de toda la Facultad de Ciencias Económicas de Sarriko, tal como nos comenta un estudiante del centro educativo, el cual se encuentra en la planta de abajo, junto a numerosas aulas y a la puerta de que da acceso a una zona llena de estudiantes a todas horas. Anteriormente estaba repleta de urinarios, ya que era un baño para hombres. Sin embargo, ahora lo han hecho «Komun Mixtoa» y han quitado todos los urinarios, dejando un enorme espacio vacío que sirve… ¡para nada! Por lo menos se les podía haber ocurrido cerrar el espacio y hacer un trastero que seguro que le viene estupendamente al personal de limpieza del centro. O adecuar ese espacio como un lugar libre de discriminación para las personas transexuales, es decir, un «safe-space» en toda regla. Entiéndase la ironía.

Pero ahora ya poniéndonos un poco más serios, si es que se puede dentro de la poca seriedad que tiene este tema, vamos a comentar otra de las consecuencias que tiene esta locura sobre la vida de los estudiantes, tal como varios de ellos nos comentan. El primero es evidente y ya lo hemos comentado: han quitado todos los urinarios y se ha quedado un espacio bastante grande totalmente inservible. Pero bueno, digamos que eso no importa. Como ya hemos mencionado anteriormente, este baño es con diferencia «el más utilizado de toda la uni», según nos dice un joven estudiante del centro, ya que «está junto a la pérgola». La denominada «pérgola», la cual en realidad nada tiene que ver con una «pérgola», es una zona que está en la parte trasera del edificio, donde a todas horas hay estudiantes y trabajadores del centro tomando un café, fumando un cigarro entre clases, comiendo el «bocadillo», charlando en grupo… En definitiva, que es «la zona donde estamos todos», como nos comenta el mismo chico.

«Ahora tenemos que mear en el retrete si o sí, porque no vamos a subir hasta el piso de arriba a mear cuando estamos en la planta baja» nos comenta el mismo estudiante. Otro se queja de que hayan decidido hacer mixto ese baño y no el de las mujeres: «tenían que haber hecho el mixto el de las chicas, ya que no tiene urinarios». Un tercero nos dice, entre risas, que «es lo que tiene el feminismo». La verdad es que encontramos más sentido común en este grupo de chicos que cursan el último curso de ADE que en los dirigentes de las principales instituciones de Euskadi. Tiene tela…

DEJA UNA RESPUESTA

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Content is protected !!