EuskalNews – La actualidad sin censura

La actualidad sin censura

MUNDO

Meten en la cárcel a una abogada china por destapar las mentiras del coronavirus mientras occidente calla: ¿Harán lo mismo aquí?

Atentado contra la libertad de expresión en China mientras occidente calla y mira hacia otro lado. Un tribunal de Shanghái ha condenado este lunes a cuatro años de prisión a Zhang Zhan, una abogada de 37 años a la que se ha encontrado culpable de haber “generado problemas y peleas” con sus reportajes sobre el brote de coronavirus surgido a finales de 2019 en la ciudad china de Wuhan. En otras palabras, que va a prisión por destapar varias de las mentiras sobre el virus chino que nos han vendido los mandatarios a través de su brazo armado, es decir, los medios de comunicación tradicionales.

Zhang Zhan, en huelga de hambre desde junio, un mes después de su detención, ha sido condenada por el Tribunal Popular de la Nueva Área de Pudong, en Shanghái, según ha informado la agencia Hong Kong Free Press citando a su abogado, aunque no ha dado más detalles de lo sucedido. Al margen de la suspensión de su libertad, a saber cómo estarán tratando a la pobre mujer en un país donde los DDHH brillan por su ausencia.

Resulta que Zhang Zhan se encontraba entre los numerosos ciudadanos chinos que ejercieron de periodistas improvisados durante el estallido de la pandemia en Wuhan, fue detenida por “difundir mentiras” (según el Gobierno Chino, claro), y lanzar críticas contra la gestión del Gobierno de Pekín, a través de sus redes sociales. La defensa de Zhang ya adelantó antes de que se celebrara el juicio que la intención de ella era “rechazar la comida hasta el final” en caso de obtener una “sentencia severa”. Así ha sido.

Desde que comenzó esta locura llamada pandemia (nosotros lo dejamos en crisis sanitaria, como mucho) a finales de 2019 en Wuhan, China ha detenido a varios activistas que trataban de informar de lo que estaba ocurriendo en la ‘zona cero’ y aunque algunos han sido puestos en libertad, de otros se desconoce su paradero, según denunció la semana pasada la polémica (en este caso en concreto aciertan) ONG Human Rights Watch (HRW).

Uno de los detenidos de los que se desconoce su paradero es Fang Bin, un empresario de Wuhan que fue detenido por publicar vídeos de los hospitales de la ciudad en febrero. HRW ha señalado que desde primeros de diciembre de este año se han intensificado las detenciones de periodistas, después de que China hubiera expulsado a doce corresponsales extranjeros anteriormente.

Entre los casos mencionados, se encuentra el del activista Ou Biaofeng, detenido en la provincia de Hunán, en base al artículo 23 del código penal chino: “buscar peleas y a causar conflicto”, delito por el que podría tener una pena de hasta 5 años de cárcel. Ou había dado voz a detractores del Gobierno chino.

Otro de los casos citados es el del periodista de Bloomberg Haze Fan que fue detenido el pasado 7 de diciembre por “poner en peligro la seguridad nacional”, mientras que el 16 le ocurrió lo mismo a Du Bin, un periodista que había trabajado como fotógrafo colaborador con ‘The New York Times’ y que según sus amigos trabajaba en un libro crítico con el Gobierno.

¿Harán lo mismo en Occidente? Solo podemos esperar… ¡O luchar por nuestros derechos y libertades antes de que sea demasiado tarde!

Redacción de euskalnews.com

Suscríbete
Notificar sobre
guest
0 Comentarios
Comentarios embebidos
Ver todos los comentarios
error: Content is protected !!
2
0
¿Qué opináis? ¡La sección de comentarios está para algo!x
()
x