OPINIÓN

No tengas prisa por ponerte la vacuna – La opinión de Patxi Lázaro

NO TENGAS PRISA POR PONERTE LA VACUNA

Ayer TVE emitió las históricas imágenes de las primeras dos ciudadanas españolas en ponerse la vacuna de Pfizer recién llegada de allende la charca. En breve llegarán los palés con el logotipo del Gobierno y comenzará la distribución en masa. Muchos ansían por ponerse a la cola, no tanto por compromiso político con el ejecutivo de Sánchez como por la falsa idea de que una inyección puede suponer el fin de todos sus problemas, la libertad para juntarse en corros de más de 6 o ir a la disco sin temor a contagiarse. Como ciudadano o ciudadana de la calle, no te aconsejo que salgas a abrirte un hueco a codazos en las colas de la vacuna. Puesto que las restricciones y los confinamientos van a continuar durante algún tiempo, tómatelo con calma. Lo mismo te da vacunarte ahora que al final de la campaña, dentro de algunos meses. Lo más sensato es esperar acontecimientos. De este modo sabrás cómo les va a todos los que se vacunan antes que tú. Si al final el resultado va a ser el mismo, qué más da. Nadie se arepiente de haber sido prudente.

En mi opinión, estas vacunas desarrolladas por Pfizer, Astra Zeneca y otras grandes compañías del sector farmacéutico tienen dos inconvenientes. Uno de ellos, ya ampliamente comentado en medios, es el hecho de haber llegado tan pronto al usuario final. Se precisan años para probar en pacientes humanos un medicamento tan sofisticado. Como poco entre 5 y 10. Fue así con otros fármacos del pasado y así sigue siendo en la actualidad. Para un proceso de investigación y evaluación de compatibilidades, síntomas secundarios y otros aspectos importantes lo que cuenta no es el dinero, sino el tiempo. Y este no se puede amontonar y asignar a conveniencia de gobiernos y grandes empresas.

El otro inconveniente es que las grandes empresas tienen a su servicio una legión de bioquímicos e ingenieros genéticos de primerísimo nivel, los mejores en su campo. Pero apenas cuentan con expertos en el campo específico de los coronavirus. Todos los que saben algo de este tipo de patógenos en todo el mundo se pueden contar con los dedos de una mano. Ello añade un segundo nivel de incertidumbre. Si de entrada no sabemos exactamente cómo reaccionarán los organismos humanos a largo plazo, tampoco estamos seguros de cómo responderá el propio virus.

No debería preocuparte que el suministro de vacunas sea insuficiente. Los cuellos de botella se corregirán y al final habrá para todos. Una vez alcanzada la inmunidad de rebaño, es posible que ni siquiera necesites vacunarte. Puesto que el tiempo juega a tu favor, puedes tomártelo con calma y esperar acontecimientos.

DEJA UNA RESPUESTA

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Content is protected !!