EuskalNews – La actualidad sin censura

La actualidad sin censura

OPINION POLITICA

Cómo el Gobierno encubre su incompetencia mediante la narrativa de las vacunas

CÓMO EL GOBIERNO ENCUBRE SU INCOMPETENCIA MEDIANTE LA NARRATIVA DE LAS VACUNAS

Todos conocemos la triste realidad del desempeño de los gobiernos de España y otros países de su ámbito contra el Covid-19. Sencillamente las instituciones públicas de este país han sido incapaces de dar adecuada respuesta a la mayor crisis sanitaria sufrida por Europa desde la epidemia de gripe de 1918. El resultado ha sido una recesión económica de proporciones comparables a la del 2008, junto con una caída espectacular en los índices de confianza pública, que en países como Francia han llegado a rozar el 35%. En España no se han hecho sondeos, por razones fáciles de entender. Ante este panorama urgía poner en marcha algún tipo de iniciativa publicitaria para transmitir a la opinión pública la idea de que gobiernos e instituciones no están totalmente paralizados. Se trata de recuperar parte de la confianza perdida, para mantener los consensos sobre los que se basa la estabilidad del sistema -y con ella privilegios, coches oficiales y sueldos de nuestros representantes-. Aunque no puedas solucionar los problemas reales de fondo, es preciso dar al público la impresión de qué sí puedes hacerlo. Y en este encuadre es donde adquiere sentido la narrativa de las vacunas contra el Covid-19.

En tiempo record se ha puesto en marcha un operativo sanitario que en otras circunstancias habría tardado años en desarrollarse. Este operativo está basado en una gama de frágiles productos elaborados por un reducido grupo de empresas farmacéuticas que no han tenido tiempo material para estudiar aspectos tan importantes como la compatibilidad, los efectos secundarios o incluso algo tan crucial como la capacidad de sus vacunas para crear inmunidad durante más de una temporada estacional. Pero todos estos defectos ni siquiera llaman la atención en los medios. Lo que realmente importa no es la eficacia del producto, sino su capacidad para crear en la ciudadanía una oleada de entusiasmo que restablezca la fe perdida en los gobiernos.

De ahí la masiva difusión, a través de informativos oficiales, de imágenes de ancianitas inoculadas por heróicos sanitarios -a veces en escenas que se repiten varias veces en busca de la mejor pose-. Y de ahí los palés con el logotipo del gobierno en primer plano y cubriendo toda la caja. Todo clichés. Todo memes. Todo propaganda, postureo y épica oficialista. El montaje es tan burdo que recuerda a las milicias de algunos países africanos trasvasando el trigo llegado desde Europa y EEUU a sacos con la bandera de la URSS durante los años de la Guerra Fría.

Con esto no se quiere decir que la vacuna del Covid-19 sea una farsa. Es más, podría ser que al final el producto de unos laboratorios tan bien financiados resulte eficaz. Solo el tiempo lo dirá. De momento, lo que cuenta no es su capacidad para mantener a la gente a salvo del patógeno, sino su efecto inmediato sobre la psicología de las masas. Frente a un esfuerzo de ingeniería social tan zafio, el vestido-mascarilla de Cristina Pedroche adquiere la dignidad de los que por pura necesidad hacen el ridículo del modo más grosero, pero sin pretensiones de engañar a nadie.

Suscríbete
Notificar sobre
guest
1 Comentario
Más antiguos
Más recientes Más votados
Comentarios embebidos
Ver todos los comentarios
Antimentiras
Antimentiras
1 año

Pues yo creo que la vacunación va a crear miles de zombies por las ciudades

error: Content is protected !!
4
0
¿Qué opináis? ¡La sección de comentarios está para algo!x
()
x