MUNDO

Internan en un psiquiátrico a un profesor y experto farmacéutico contrario a las vacunas del coronavirus

A principios del 10 de diciembre, Jean-Bernard Fourtillan, un profesor universitario jubilado francés conocido por su fuerte oposición a las vacunas COVID-19 como las que se distribuyen actualmente en el Reino Unido, fue sacado de su hogar temporal en el sur de Francia por un equipo de “Gendarmes” – agentes de la ley franceses bajo mando militar – y confinado a la fuerza en régimen de aislamiento en el hospital psiquiátrico de Uzès, según informa la periodista Jeanne Smith en el digital Life Site News.

Le quitaron los teléfonos móviles y, en el momento de escribir este artículo, no se le había permitido comunicarse con el mundo exterior. El uso sistemático de hospitales psiquiátricos para silenciar o castigar a los oponentes políticos se generalizó bajo el comunismo, habiendo comenzado poco después de la revolución bolchevique en Rusia en 1917.

El método se desarrolló bajo Stalin y luego se expandió como oposición al “paraíso socialista” llegó a ser considerado un signo de enfermedad mental. Según el código penal de la URSS de 1966, la represión de los disidentes se dirigió abiertamente a quienes “difundían propaganda falsa difamando al Estado soviético y su sistema social”.

Fourtillan, crítico desde hace mucho tiempo de las vacunas que utilizan adyuvantes peligrosos como el aluminio (las 11 vacunas obligatorias para los recién nacidos contienen 17 veces la dosis máxima de aluminio definida como tóxica por la Organización Mundial de la Salud), ha hablado durante la crisis del COVID-19.

Ofrece explicaciones y advertencias “alternativas” con respecto a la aparición del virus SARS-COV-2 y las vacunas ARN que funcionan inyectando fragmentos de mensaje viral ARN con nanolípidos con el objetivo de hacer que las células humanas comiencen a fabricar partículas virales y así desencadenar una reacción inmunológica.

En particular, Fourtillan ha acusado al Institut Pasteur francés, una fundación privada sin fines de lucro que se especializa en biología, microorganismos, enfermedades contagiosas y vacunación, de haber “fabricado” el virus SARS-COV-2 durante varias décadas y haber sido un parte de su “escape” del laboratorio Wuhan P4, sin el conocimiento de las autoridades chinas del laboratorio, que se construyó tras un acuerdo entre Francia y China firmado en 2004.

Las relaciones entre Francia y China con respecto al proyecto se enfriaron a lo largo de los años, ya que China puso sus propios intereses en primer lugar, pero en 2017, el entonces ministro del Interior de Francia, Bernard Cazeneuve, se unió a la ceremonia de apertura oficial del laboratorio P4 del Instituto de Virología de Wuhan, junto con Yves.

Lévy, copresidente del comité directivo. Lévy es el esposo de Agnès Buzyn, quien era ministra de salud de Francia cuando estalló la crisis del COVID-19. También fue responsable de firmar el decreto que prohibió las ventas sin receta de hidroxicloroquina en Francia en enero de 2020.

¿Es cierta la acusación de Jean-Bernard Fourtillan?
Si bien el Institut Pasteur ha anunciado verbalmente que demandará a Fourtillan por la acusación, no se ha iniciado ninguna acción judicial en ese frente y, de hecho, el propio Fourtillan ha presentado desde entonces una denuncia contra un portavoz del Instituto por “difamación y mentiras perjudiciales a los pueblos del mundo”.

El propio Fourtillan ha dicho que espera que los procedimientos legales le permitan presentar las pruebas que ha acumulado: de hecho, está ansioso por debatir los temas en juego. Ahora que se encuentra en un hospital psiquiátrico, la posibilidad de que esto suceda, en aras de descubrir la verdad, es cada vez más remota.

Entre los documentos públicos que Fourtillan ha analizado y hecho públicos se encuentran las patentes del SARS-COV-1, que contiene partes del virus de la malaria, que datan de 2003. Las patentes fueron utilizadas por varios laboratorios para desarrollar vacunas.

En el dos mil once, el Institut Pasteur presentó una nueva solicitud de patente para el “SARS-COV-2”, que era idéntica a la anterior, según Fourtillan, quien dice que esto se hizo porque la explotación comercial de la primera patente comenzó en 2003 y expiran 20 años después, en 2023. Según Fourtillan, se agregaron cuatro secuencias del virus VIH – responsable del SIDA – al virus, con el fin de crear más vacunas.

Este punto también lo planteó en Francia el pasado abril el profesor Luc Montagnier, quien ganó el Premio Nobel de Medicina 2008 por haber descubierto el VIH en 1983 junto con otra científica francesa, Françoise Barré-Sinoussi. En abril pasado, Montagnier declaró que el virus SARS-COV-2 era el resultado de una manipulación humana. Fue ridiculizado por los principales medios de comunicación, pero en agosto, un microbiólogo italiano llegó a la misma conclusión: el profesor Joseph Tritto publicó un libro en el que calificaba al virus de Wuhan de “quimera”.

Montagnier, que había trabajado con un matemático, describió sus hallazgos mediante una analogía. Imagine el coronavirus como un “rompecabezas” con 30.000 piezas, y luego considere varios otros rompecabezas de 9.000 piezas que representan el VIH-1, el VIH-2 y el VIS (otro retrovirus cercano al virus del SIDA pero dirigido a los monos). Si tres piezas procedentes de cada uno de estos rompecabezas más pequeños se encontraran una al lado de la otra en el rompecabezas de 30.000 piezas, la probabilidad de que esto sucediera naturalmente sería nula. Esto es análogo a la presencia de partes de la secuencia del VIH en SARS-COV-2, según Montagnier.

Según Fourtillan, el virus actual que causa COVID-19 es este virus artificial. Fourtillan, así como otros investigadores de la crisis actual, considera esta evidencia indiscutible de que la pandemia de COVID-19 fue planeada. Él cree que el 13 de octubre de 2015, se presentó una solicitud de patente para una prueba COVID-19; esto fue seguido por la comercialización en todo el mundo en 2017 por la friolera de 10 mil millones de dólares.

Estas afirmaciones se disputan sobre la base de que la referencia a la patente de 2015 es solo una parte de la patente de mayo de 2020, también presentada por un tal Richard A. Rothschild, pero se citó como relacionada con el diagnóstico remoto de COVID-19, mejorando el original. patente por así decirlo para el caso particular de COVID-19.

Quien tiene razon Una evaluación y un debate público y sincero eliminarían cualquier confusión o error, voluntario o no, pero ahora se trata a Fourtillan como si fuera peligroso y loco.

Fourtillan ganó una amplia publicidad cuando una película reciente de Pierre Barnérias, que da voz a los críticos de la narrativa oficial, se volvió viral en Francia. En Hold-Up, Fourtillan habló de su preocupación de que la crisis del COVID-19 fue fabricada y se está utilizando para imponer una vacuna peligrosa a la población mundial.

El propio Fourtillan está familiarizado con los procedimientos de patentes, como muestra su currículum, habiendo presentado personalmente unas 400 patentes en el campo médico. El medio de Internet francés France Soir lo describió de la siguiente manera: “Jean-Bernard FOURTILLAN, Ph.D., ingeniero químico, farmacéutico, farmacéutico hospitalario, profesor de química terapéutica y farmacocinética en la Facultad de Medicina y Farmacología de la Universidad de Poitiers, experto Farmacólogo Toxicólogo, especializado en Farmacocinética”.

El internamiento forzoso de Fourtillan no hizo mención a la controversia COVID-19, que hasta la fecha no ha dado lugar a ningún proceso judicial, sino que está oficialmente vinculado a una demanda que se ha abierto en su contra por práctica ilegal de la medicina por su trabajo en un parche hormonal contra enfermedades neurodegenerativas como la enfermedad de Parkinson, Alzheimer y otras que afectan la motricidad, el equilibrio y la memoria, así como trastornos del sueño.

Su teoría es que la contaminación, los adyuvantes como el aluminio en las vacunas y la interferencia electromagnética destruyen la materia oscura en el cerebro debido a la falta de hormonas y, según afirma, ha probado con éxito la administración de un parche hormonal de valentonina y 6- Méthoxy-Harmalan (hormonas del sueño y la vigilia), para compensar el daño, a 402 adultos, incluido él mismo, que aceptaron el procedimiento bajo su exclusiva responsabilidad y a quienes se les advirtió que el parche no era un fármaco, sino una “muestra técnica, no para uso humano “. El procedimiento cuesta solo una fracción del precio de los medicamentos recientemente desarrollados para estas afecciones.

Fourtillan había tenido una buena relación con la jueza encargada de la investigación preliminar del caso, Brigitte Jolivet de Poitiers. Durante sus primeros interrogatorios a fines de 2019, ella pareció estar convencida por sus argumentos y el caso avanzaba con normalidad.

El mes pasado, Fourtillan, que se hospedaba en el sur de Francia con su esposa, recibió la visita de cuatro gendarmes provenientes de Marsella, quienes entraron en su cabaña alquilada y le pidieron sus computadoras. Aunque no tenían orden de registro, Fourtillan los entregó diciendo que no tenía nada que ocultar y que, por el contrario, estaba ansioso por que se evaluaran sus documentos y métodos.

Vio a los gendarmes irse y entregar sus computadoras a un hombre de civil en un automóvil cercano.

Días después, sus cuentas bancarias y tarjetas de crédito fueron bloqueadas repentinamente por una autoridad cuya identidad no le fue revelada. Sus pensiones también fueron bloqueadas.

Fourtillan había sido citado a una audiencia en la demanda por su “tratamiento” de valentonin el 4 de diciembre en París. No fue, invocando el hecho de que ahora no tenía forma de pagar un boleto de tren a la capital francesa.
Esta información fue proporcionada a LifeSite por una persona que trabaja con Fourtillan en el sitio web http://verite-covid19.com/ y que lo conoce bien, lo suficientemente bien como para afirmar que “ciertamente no está loco”, después de haber pasado tiempo con él. recientemente.

Seis días después, el jueves por la mañana, los gendarmes llegaron una vez más a la casa de Fourtillan y le pidieron que los acompañara para responder preguntas sobre su negativa a participar en la audiencia del 4 de diciembre en París.

Fourtillan asintió de buena gana.
Sin embargo, desde el momento en que salió de su casa con los agentes del orden, no pudo comunicarse con su familia. Uno de sus abogados, Marc Fribourg, que desde entonces ha declarado que Fourtillan es un “teórico de la conspiración”, reveló que lo llevaron al hospital psiquiátrico Uzès de Le Mas Careiron, donde se encuentra recluido desde entonces. Su otro abogado, que previamente elogió a Fourtillan por la eficacia de sus parches hormonales, no fue accesible hoy.

Redacción de euskalnews.com

2 COMENTARIOS

  1. Porque llevan confusión a la humanidad, en estos tiempos donde ya un porcentaje alto globalmente se está vacunando, que los lleva a ustedes los que escriben la noticia de esta trampa sicológica en pos de amedrentar a la población, Dios asista la humanidad y no permita más confusión, con respeto hago saber mi opinión a esta noticia.

  2. Madre mía!!!!.Que sarta de estupideces!!!. Creéis que estáis haciendo algún favor a vuestra postura con publicar sin ton ni son las chorradas que dice este científico en este tema concreto?.El nivel de jilipollez es el mismo que el de los yankees cuando hablan del virus y lorelacionan con China.Creen estos yankees que están haciendo un favor a los vacunitis.Este medio, algún miembro del equipo,tiene algún .problema con las vacunas a nivel general?.Por cierto estáis tan alejados que solo habláis de las bazofia de la Pfizer y moderna,haciendo el juego Alós CDC, y Reuters.Hay vacunas contra el SARS mejor que éstas y una crítica constructiva sería bien venida.
    Os parecéis a Newtral

DEJA UNA RESPUESTA

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Content is protected !!