EUSKADI VÍDEOS

Brutalidad policial en Donostia: Agreden violentamente y detienen de manera injustificada a un joven

Familiares y amigos de un joven donostiarra denuncian el último caso de brutalidad policial ocurrido en Euskadi. Según denuncian mostrando como pruebas imágenes gráficas que corroboran su versión, el pasado jueves por la mañana, la víctima fue agredida por la Guardia Municial en el distrito de Amara de la capital gipuzkoarra. Agresión de la que ningún medio se ha hecho eco, salvo el digital ARGIA que sí ha informado sobre el suceso, pero con datos erróneos y además siendo parte de la historia que relatan bastante alejada de la realidad. Vamos con la historia y sus detalles.

Según denuncian fuentes de la familia consultadas por euskalnews.com, la víctima, de tan sólo 18 años, se encontraba en la calle Easo junto con varios amigos (todos ellos menores de edad salvo él) con los que se acababa de encontrar. Al parecer, uno de ellos iba con los casos puestos mientras montaba en bicicleta, supuesta razón por la que fue requerido por unos agentes de movilidad que se encontraban en la zona. Repetimos: Por llevar, supuestamente, auriculares mientras montaba en bicicleta. Algo que los denunciantes niegan, ya que ya no estaba andando con la bicicleta. Pero eso es lo de menos.

Los agentes de la Guardia Urbana pidieron al supuesto infractor de tráfico (que no la víctima de la agresión), menor de edad, que se identificara. El menor, por razones que desconocemos, no lo hizo y acabó siendo cacheado. Sin embargo, la cosa no se quedó ahí y el problema se trasladó a la víctima, quien nada tenía que ver con el suceso a pesar de ser amigo del supuesto infractor de la norma vial. Según denuncian las mismas fuentes, en ese momento a la víctima de esta denuncia le pidieron (sin venir a cuento, ya que no tenía nada que ver) que se identificara. Les dijo que no tenía DNI, aunque accedió a mostrarles la cédula de transporte como identificación. Sin embargo, los agentes de tráfico llamaron a la Guardia Municipal… y se lió.

Los agentes de la Guardia Urbana, todos ellos bastante jóvenes, le dijeron que le iban a llevar a comisaría (todavía no entendemos por qué razón) y el joven les respondió que llamaría a su madre para que le diera el número de su DNI, por lo que queda claro que en ningún momento se negó a identificar (a pesar de que no había razones para ello). En ese momento, con la madre al teléfono, comenzaron los momentos tan desagradables como incomprensibles que han acabado con esta denuncia.

Tal y cómo se puede apreciar parcialmente en los vídeos (no fue posible grabar todo el transcurso de la agresión), la víctima fue arrojada violentamente al suelo e independientemente de que es evidente que la detención fue injustificada, el hecho más grave es que el joven, ya en el suelo, fue reducido con una violencia claramente desproporcionada (al margen de que no había hecho nada). Todo ello mientras su madre, agitada y nerviosa por el potencial daño que podía sufrir su hijo, se vió obligada a escuchar durante más de 5 minutos el transcurso de la agresión a su hijo. De hecho, en uno de los vídeos se ve el teléfono móvil del joven en el suelo.

Así mismo, según las mismas fuentes, los agentes le empujaron contra el coche patrulla diciendo que le llevarían al calabozo. Los amigos del joven y algunas personas que se encontraban en las inmediaciones grabaron lo sucedido y lo difundieron en las redes sociales, sumándose así a la denuncia contra el último caso de brutalidad policial ocurrido en Euskadi. Posteriormente, los agentes de la Guardia Urbana introdujeron al joven, claramente inocente, en el coche patrulla. Según denuncia el joven, en ese momento, en el interior del coche patrulla camino a comisaría, uno de los agentes le propinó un puñetazo en el labio.

La familia del joven denuncia que se encuentra con la cara amoratada y el labio roto. Denuncian que la víctima también fue golpeada y amenazada en el interior del coche patrulla, tal y cómo acabamos de informar. Por las redes sociales están corriendo varias imágenes que muestran cómo le han dejado el rostro a la víctima. Sin embargo, por respeto a la misma hemos decidido no publicarlas ya que el joven no desea ser el protagonista de nada en absoluto, ni quiere que se le reconozca por la calle.

Redacción de euskalnews.com

1 COMENTARIO

DEJA UNA RESPUESTA

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Content is protected !!