MUNDO

Crece el apoyo a la campaña para prohibir la vacuna obligatoria y el pasaporte sanitario en Texas

Luego de que resultara insuficiente la Orden Ejecutiva GA 35 del gobernador de Texas, Greg Abbott, para impedir que se obligue a los habitantes del estado a aplicarse la polémica vacuna contra el virus chino y a obtener el pasaporte sanitario, se realiza una gran campaña que busca que se prohíban definitivamente. 

En este sentido, el Comité del Senado de Texas sobre Asuntos Estatales tomó testimonio de los médicos de Texas sobre el proyecto de ley SB 1669: Detener la vacunación forzada y los pasaportes de vacunas en Texas, la semana pasada, informó el medio canadiense Global Research el 9 de mayo. 

Cientos de personas más se pronunciaron en favor de la ley que busca que se respete la voluntad de los ciudadanos que no desean tomar la vacuna experimental, que se aplica actualmente en el país, ni ninguna otra aunque esté aprobada.  

“El proyecto de ley 1669 del Senado ha sido presentado por el senador Bob Hall. Es una buena legislación para evitar que los tejanos sean objeto de pasaportes de vacunas COVID y otras formas de discriminación basadas en el estado de vacunación”, explica la página de la Asociación de Médicos y Cirujanos Americanos. 

E invita: “Por favor, envíe a los miembros del Comité del Senado de Texas sobre Asuntos Estatales, y a sus propios legisladores de Texas una nota pidiéndoles que apoyen este proyecto de ley crucial. Impida que los burócratas, los empleadores, y las grandes empresas tecnológicas pisoteen sus derechos”. 

La Orden ejecutiva del gobernador Abbott solo protege a los empleados del gobierno, o a los que sean pagados con presupuestos gubernamentales,  pero no impide que las empresas privadas presionen a sus empleados con despedirlos si no obedecen su imposición de vacunarse.

El Gobernador de Texas, Greg Abbott, emitió una Orden Ejecutiva que prohíbe a las agencias estatales pedir ‘pasaporte de vacunas, el 6 de abril del 2021. (Toma de pantalla YouTube/Gov Greg Abbott).

De hecho, el Hospital Metodista de Houston amenazó a sus 26.000 empleados con el despido si no se vacunan antes del 7 de junio.

Asimismo, la empresa privada de viviendas para personas mayores, con fines de lucro, Atria Senior Living, que tiene 16 instalaciones en Texas, exige a todos los empleados que reciban las 2 vacunas antes del 1.° de mayo de 2021, o serán reemplazados en sus cargos. 

También la ciudad de Farmer’s Branch, Texas, pide  la vacunación contra el virus chino para entrar a las instalaciones gestionadas por la ciudad, llamadas The Branch Connection. 

Igual exigencia se presenta para viajar en los cruceros Royal Caribbean desde Texas, o para ingresar a la  Universidad de St. Edwards en Austin, según Global Research.

Son muchos los argumentos de quienes no sienten confianza en las vacunas experimentales, entre ellas que la protección que deberían conferir no existe, y que quienes son vacunados no solo pueden contraer el virus en cualquier momento, sino que también pueden contagiar a otros.

Más grave aún, las personas que han muerto por aplicarse la vacuna se cuentan por miles en todo el mundo, y son muchos más los pacientes que han sufrido graves efectos secundarios por la misma causa. 

En este contexto de incertidumbre, el Reino Unido publicó los resultados de un análisis sobre las personas más afectadas por el resurgimiento de infecciones con el virus chino en marzo y lo sorprendente es que los mayores porcentajes corresponden a quienes ya habían recibido las dos dosis de la vacuna.  

En la página oficial se explica que el porcentaje de hospitalizaciones y muertes oscila entre el 60% y el 70%, entre los pacientes de mayor edad, quienes finalmente sufren las consecuencias del virus PCCh con mayor crudeza que las personas que no se vacunan.  

José Hermosa – BLes.com

Noticia reproducida en euskalnews.com

2 COMENTARIOS

DEJA UNA RESPUESTA

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Content is protected !!