MUNDO

Investigadores afirman que se podrían haber salvado hasta 100.000 vidas en USA de no suprimirse los tratamientos efectivos contra el coronavirus

Una reciente investigación que analiza los factores determinantes de las muertes como consecuencia del virus chino, reveló que si Estados Unidos hubiera hecho que la hidroxicloroquina estuviera ampliamente disponible desde el principio, entre  80.000 y 100.000 vidas podrían haberse salvado, según informa BLes. Los autores son el profesor de economía de la Universidad Estatal de Michigan Mark Skidmore y el coautor es el profesor Hideki Toya.

Estos hallazgos coinciden con los del Dr. Peter McCullough, subdirector de medicina interna del Centro Médico de la Universidad de Baylor, quien expuso ante el Senado en noviembre de 2020 y afirmó que Estados Unidos “podría haber salvado la mitad de las vidas perdidas” si no se hubieran aplastado los protocolos de tratamiento de COVID. En marzo, McCullough hizo una revisión de su estudio y afirmó que “hasta el 85%  de las muertes por COVID podrían haberse evitado mediante un tratamiento temprano”.

Buenos resultados… ¿Pero decisiones políticas?

En marzo y abril de 2020, cuando recién había comenzado la pandemia de coronavirus, algunos médicos comenzaron a comunicar sus buenas experiencias en tratamientos administrando medicamentos conocidos como por ejemplo la hidroxicloroquina, el esteroide inhalado budesonide y el antiparasitario ivermectina, reportó Life Site News.

Así también encontraron resultados positivos del uso sensato de suplementos y terapias como  vitamina C,  vitamina D,  vitamina B1 (tiamina),  zinc,  yodo y peróxido de hidrógeno nebulizado. Cabe destacar que todos estos tratamientos son efectivos tanto como para profilaxis, como para reducir los riesgos de muerte.

En cuanto a la hidroxicloroquina, las últimas pruebas internacionales, muestran que los países que utilizaron el medicamento desde el principio tuvieron una tasa de mortalidad un 79% menor que los países que prohibieron el uso de este medicamento.

Esto significa que el Dr. Fauci, el Dr. Birx, el CDC, los medios de comunicación del ‘establishment’ y los gigantes de la tecnología han estado impulsando una mentira que ha tenido consecuencias mortales.

El mismo expresidente Donald Trump, ha sido fuertemente criticado por alentar el uso de la hidroxicloroquina en el tratamiento del virus chino. En marzo de 2020, en la Casa Blanca el presidente anunciaba: «Ahora, un medicamento llamado cloroquina, y algunas personas agregarían, hidroxicloroquina, por lo tanto cloroquina o hidroxicloroquina … [ha mostrado] resultados iniciales muy alentadores, muy alentadores». 

La ola de críticas en los medios y redes sociales fue inmediata acusando al presidente Trump de difundir “falsas esperanzas”, entre otras declaraciones. 

«El engaño más peligroso de Trump: falsas esperanzas y consejos de charlatán» (Salon), «Tratamiento de coronavirus: el Dr. Donald Trump vende aceite de serpiente y falsas esperanzas» (USA Today),  «Trump está extendiendo falsas esperanzas de una cura de virus, y ese no es el único daño» (Washington Post), son algunos ejemplos de los titulares de los medios de comunicación convencionales.

El centro Bandra Kurla Complex, una de las mayores instalaciones de Covid-19 en la India, el 21 de abril de 2021 (Captura de pantalla de vídeo/Sky News/youtube)

Respecto a la ivermectina, ha demostrado en varias  investigaciones que puede combatir eficazmente el coronavirus, ha sufrido grandes campañas de desprestigio, al igual que la hidroxicloroquina. Por tal motivo, muchos médicos no se atreven a recomendarla y muchas personas no se atreven a tomarla como alternativa.

También, este fármaco ha sido objeto de censura en Youtube y Facebook por “violar las políticas”, tildando los contenidos que explican sus bondades como “desinformación médica” y de “contenido engañoso”. Sin embargo, cada vez son más las pruebas de su eficacia. ¿Entonces cuántas muertes se hubieran podido evitar?

La Administración de Drogas y Alimentos de los Estados Unidos (FDA) continúa advirtiendo a los consumidores estadounidenses que la ivermectina no debe usarse para tratar o prevenir el COVID-19.

La FDA, al igual que el Centro de Centro para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC) busca establecer políticas que sigan la agenda de vacunas como única solución para contener el virus. Las grandes farmacéuticas obtienen enormes ganancias con esta agenda ¿Será entonces que un antiparasitario económico es una amenaza para estos intereses?

Como observó el presidente del Children’s Health Defense, Robert F. Kennedy, Jr. “hemos visto este conflicto muy extraño… que muchos de esos tratamientos que podrían salvar vidas, en lugar de ser promovidos e investigados y estudiados por las autoridades sanitarias, en cambio están siendo saboteados y… son inaccesibles”.

1 COMENTARIO

  1. Seria necesario, en este asunto, mencionar el dióxido de cloro, el más eficaz de los tratamientos,que está siendo utilizado en Bolivia y en estudio en varios países más. Ver : COMUSAV.COM.

DEJA UNA RESPUESTA

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Content is protected !!