OPINIÓN POLÍTICA

¿Quién era realmente Pablo Iglesias?

¿QUIÉN ERA REALMENTE PABLO IGLESIAS?

Durante los últimos días me he hartado de leer artículos de opinión que ridiculizan la salida del gobierno del Macho Alfa. Estas reseñas, escritas por las más incisivas plumas del periodismo de centro derecha, se mofan de todos los tópicos en torno al personaje: coletas que acaban en el cubo de basura de la barbería, fincas con piscina protegidas por guardias civiles y piquetes de barricadistas y, por encima de todo, una inanidad intelectual camuflada con folklore revolucionario y una demagogia populista de la cual se sirvió para escapar de la política aprovechando la confusión de unas elecciones autonómicas en Madrid. Pablo Iglesias se decide a dar este paso en el décimo aniversario del 11-M, que fue la palanca utilizada por él para encumbrarse a las esferas de lo público, desde un escenario poco aparente como la algara callejera y un plató de televisión cutre financiado con fondos de la teocracia islámica de Irán. Todo un símbolo. Pero no debemos olvidar que a veces los símbolos se crean para encubrir la realidad. Detrás de Iglesias y de todo su banal discurso neomarxista y antisistema hay desde luego una realidad que nada tiene que ver con el relato.

Para conocer a la gente no hay que escuchar lo que la gente dice. Hay que observar lo que la gente HACE. En el caso de Pablo Iglesias, los hechos forman parte del opaco fondo de las alcantarillas del Estado. Todo lo demás no es más que fanfarria. Siempre fui de la opinión de que detrás de Pablo Iglesias no había un aprendiz de Lenin, sino una personalidad compleja, una especie de agente doble que desembarca en el reñidero político nacional en una época muy concreta y con una misión determinada: hacerse con el control del escenario de agitación callejera y extraparlamentaria resultante de la profunda crisis sufrida por la sociedad española entre el 2008 y el 2011. En otras palabras: su cometido no era hacer la revolución, sino gestionar el descontento de las masas.

El resto terminó convirtiéndose en una secuencia de tomas falsas. Algo extraordinario, sí. Pero más parecido a los montajes del Pequeño Nicolás que a las andanzas de un Garibaldi, un Bakunin y no digamos un Ché: mujeres que se cruzan en tu camino y que se aprovechan de ti para triunfar en política, una grey de idiotas -como los que salen en «La vida de Brian»- convencida de que eres el mesías y te obliga a convertirte en líder. Y un Estado de Partidos agobiado por la crisis catalana y el declive del bipartidismo que te obliga a convertirte en Vicepresidente para sacar adelante a un gobierno de diseño surgido tras una moción de censura surrealista y varias elecciones fallidas. No es de extrañar que el pobre hombre estuviera harto y deseando encontrar un pretexto para saltar por la borda, alejándose en medio de la noche a bordo de un bote salvavidas bien avituallado.

El líder podemita es un personaje enigmático. Ni siquiera sus más íntimos allegados, incluyendo a las tres mujeres que han compartido con él su vida sentimental, podrían decir que han llegado a conocer a la persona que realmente es. De Pablo Iglesias no sabemos nada, salvo que procede de un linaje de agentes dobles al servicio del Estado: su abuelo, antiguo militante de izquierdas durante la República, terminó trabajando para el régimen de Franco. Sus padres se enrolaron en las FRAP en una época en que esa organización ya estaba totalmente infiltrada por la policía y los servicios secretos. De modo que, si es cierto aquello que dicen que de casta le viene al galgo, solo hay un sentido en el que podemos extrapolar nuestras suposiciones. Que en última instancia no son más que eso, simple especulación. Porque el secreto de ese atípico ejemplar de la clase política española al que llaman Pablo Iglesias descansa en los archivos del CNI. Ese organismo al que supuestamente el dirigente podemita intentó acceder arrimándose a una comisión de control, cuando en realidad pudiera resultar que es el CNI quien controla a Iglesias.

2 COMENTARIOS

  1. Hace ya tiempo alguien me dijo acerca de Podemos, partido al que por cierto yo votaba,…»Disidencia Controlada».
    Sólo cuando comenzó toda esta milonga de la plandemia empecé a verlo con claridad.
    Como bien dices, «por sus hechos los conocereis»

  2. Y es que padre de Pablo Iglesias cuando comenzó a militar en el FRAP era funcionario del Minsiterio de trabajo franquista. SObre las mujeres de su voda creo que son más de 3, Tania, Irene Y lilith Verstringue son las más conocodas, estuvo con la espía marroquí Dina, creo que a Yolanda Díaz también se la cepillo, a Rita Maestre también se la cepilló y seguramente a Mondero y Errejón, Monedero afirma ahora ser homosexual y Errejón sigue el armario.
    Respecto a la faceta y la ideología de Iglesias varios datos que para mí bastan: en los altercados en Génova sobre el año 2.000 o 2.001 cuando fue detenido junto a otros españoles por liarla en una cumbre internacional ya era miembro del movimiento globalista. Recibió una beca del Bnaco Santander (el Banco principal del PSOE y del globalismo en España) de manos del Príncipe Felipe, el director de la OPEN society foundations de Barcelona que ocupó diversos cargos en la Open society en Europa fue diputado nacional de PODEMOS. La financiación de PODEMOS no sólo es vía Caracas-Irán, sino de una gran tecnológica de EEUU cuyo nombre ahora no recuerdo, que el murciano Raúl ha nombrado muchas veces.
    El 15M lo idean en Jerez de la FRontera miembros del PSOE de IU, del extinto PSA de Pacheco, etc y le trasladan la idea a altos cargos del PSOE como Pepe Bono Loto y ZParo, el 15-M es emitido para todo el orbe por un judío argentino que trabaja para Soros y que se trasadó desde Nueva York a Madrid, una vez creado el espejismo del 11-M había que lanzar PODEMOS y estuvo principalmente La Secta y el principio Intereconomía, el propio PP lo vió bien dado que era la única manera de evitar que el PSOE resucitara con fuerza en 2.015 según su forma malévola de ver la política.
    Iglesias es una pieza más del engranaje de poder PPSOE-pseudoseparatistas.pseudoregionalistas-UGT-CCOO y medios de manipulación. Y lo malo es que este tipo puede volver a escena cuando lo necesiten.

DEJA UNA RESPUESTA

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Content is protected !!