EUSKADI

La Ertzaintza carga como lo hacía antaño contra los jóvenes que disfrutaban de las fiestas de Sopela

Seguimos con más de esta nueva normalidad que no solo apesta a totalitarismo policial, sino que encima, en parte, nos recuerda a épocas de antaño. Épocas en las que los enfrentamientos entre grupos de jóvenes y la Ertzaintza eran el pan de cada día. El problema es que mientras antigüamente los enfrentamientos se producían con los jóvenes que provocaban desordenes públicos o que eran de una determinada ideología política, hoy, en esta nueva normalidad, los enfrentamientos son entre la Ertzaintza y los jóvenes que, tras sufrir durante más de un año, solo quieren pasar un buen rato.

En las fiesas de Sopela ha vuelto a ocurrir. Incidentes que, como decimos, recuerdan a épocas de antaño. Según hemos podido saber, han acabado con la detención por parte de la Ertzaintza de una persona que, supuestamente, atentó contra los agentes. Esto, como todo lo que viene del poco transparente Servicio de Prensa de la Ertzaintza, hay que cogerlo con cuenta gotas, ya que tal y como demostramos en su momento, el Servicio de Prensa de la Ertzaintza es conocido por mentir de manera descarada e interesada para favorecer los intereses del cuerpo y tapar las ilegalidades que hayan podido cometer los agentes que lo integran, es decir, los ertzainas.

Alrededor de las tres de la madrugada y ante las supuestas reiteradas quejas de vecinos de Sopela, expresando su indignación por la actitud incívica mostrada por numerosos grupos de jóvenes bebiendo en las calles y alterando el orden público, como decimos, siempre según el mismo poco transparente Servicio de Prensa de la Erzaintza, varias dotaciones de la Ertzaintza se han dirigido a la zona para acabar con la fiesta de la que disfrutaban no solo jóvenes sopeloztarras y de localidades limítrofes, sino también por personas que no son tan jóvenes.

A la llegada de los recursos policiales, según la Ertzaintza, algunos grupos de los allí congregados han comenzado a proferir insultos contra los agentes lanzando botellas y otros objetos contundentes, por lo que se ha teniendo en algún momento que hacer uso de material de defensa para repeler las agresiones. En otras palabras, que han cargado con pelotazos, los mismos que acabaron con la vida de Iñigo Cabacas en la salida de la Herriko de Indautxu. Sin embargo, esto resulta cuando menos poco creíble tanto por el testimonio de muchos sopeloztarras que estaban allí presentes como por un vídeo en el que se aprecia como la Ertzaintza carga y lanza pelotazos contra los jóvenes antes de que estos les devolviesen el regalo en forma de botellazos. 

Así pues, en el transcurso de los incidentes, se ha procedido a la detención de un varón acusado de delitos de desórdenes públicos y atentado a agente de la autoridad. Esto ya es opinión nuestra y no información: seguro que es al primero que pillaron y al que le intentan meter el marrón. Así de claro.

Más incidentes en Zarautz y Donostia

Por otro lado, en Zarautz, alrededor de las tres de la madrugada la Ertzaintza ha sido alertada de los presencia de personas generando ruido y molestias en diferentes zonas de esta población, habiendo llegado a producirse algún conflicto entre los vecinos y los concentrados en las calles. Efectivos policiales se han dirigido al lugar con el fin de dispersar a los congregados y durante la intervención dos personas han sido sancionadas por desobediencia y falta de respeto a agentes de la autoridad. Entendemos que debido a que aquí el Servicio de Prensa no habla de atentado ni agresiones contra los agentes, simplemente se hayan valido de la ley para detener a dos personas por desobediencia, es decir, por no identificarse ante los agentes. Ya veis que desobediencia, madre mía…

Asimismo, en Donostia, también durante esta noche, se han registrado  desordenes, principalmente en la Parte Vieja. Estos han resultado en cruce de contenedores y lanzamiento de objetos a las patrullas policiales, identificando a una persona por su participación en las algaradas, la cual ha quedado en calidad de investigada. Nos parece poco creíble, ya que cuando ocurren este tipo de incidentes, la Ertzaintza siempre acaba con algún que otro detenido a los que se les imputan cargos de peso, y no una simple persona en calidad de investigada.

Pero bueno, es lo que hay: la manipulación en base a la palabra está a la orden del día de un cuerpo policial que está a años luz de lo que ha sido y que, por ende, hemos dejado de respetar. Lo repetimos: es lo que hay, que es lo mismo que han dicho muchos ertzainas durante este año y medio en el que se han dedicado a molestar, incordiar y acosar a los vascos que no se creían y que, por ende, no respetaban, las incomprensibles e ilegales restricciones impuestas por los caciques de turno. Ala, que os apoyen ellos, campeones.

DEJA UNA RESPUESTA

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Content is protected !!