POLÍTICA

Fernando López-Mirones denuncia que los sanitarios vacunados hacen «mobbing laboral» a los que no se vacunan

Escrito por Fernando López-Mirones, biólogo y divulgador científico

«DEL MIEDO AL ODIO»

Me siguen llegando casos de maltrato por parte de parte del personal sanitario a los pacientes que muestran su rechazo a las PCR y a las falsas vacunas. Acoso verbal con amenazas de no atenderles en sus patologías a veces graves como un cáncer. Una crueldad increíble con personas que están pasándolo mal y son vulnerables en esos momentos de sus vidas. Un abuso intolerable con gente que se siente pequeña y nerviosa en un centro de salud u hospital, lugares ya de por sí desagradables y hostiles para la mayoría de las personas. La actitud de una enfermera o un médico puede llegar a ser una presión insoportable para personas mayores y solas.

Los sanitarios vacunados tienen miedo porque no saben lo que se han metido, están viendo los efectos adversos y pagan esa frustración con los purasangres a los que parece que cada vez odian más, en realidad envidian diría yo. Por supuesto que no son todos pero son muchos. Incluso me hablan de este acoso contra los propios médicos no vacunados, que son muchísimos más de los que usted cree. En un hospital hay mucho pasillo, y el “mobbing” laboral lo están ejerciendo los jefes y los compañeros inoculados hacia los purasangres.

Es vital que no lo dejéis pasar si os ocurre o sabéis de algún caso. Hay que denunciarlo en el juzgado y en los medios. El sanitario vacunado está nervioso y reviértete su inseguridad en odio hacia los que considera culpables. Es un delito grave y hay que pararlo ya.

Los medios en fraglante delito de odio están sembrando hostilidad contra lo que ellos llaman “negacionistas” y muchos sanitarios actúan discriminando a los pacientes que en el uso de su libertad no participan en un ensaño experimental voluntario.

Quieren que muchos vacunados transformen su miedo en superioridad moral y agresividad física y verbal contra los purasangres, se ve la semilla del odio. Los sanitarios están divididos, la hostilidad de muchos vacunados es patente.

Denuncien.
Un aullido

1 COMENTARIO

  1. Es extremadamente dura la situación que estamos viviendo tanto a nivel social como a nivel personal o familiar. Quienes estamos en desacuerdo con la vacuna e intentamos por activa y por pasiva tratar de concientizar a familiares y amigos recibimos todo tipo de burlas pero lo más duro es ver como tus hijos y sus hijos van al precipicio sin por lo menos esperar y hacer valer sus derechos y piensas con dolor y tristeza ….»que sentido tiene mi lucha si ellos no están «

DEJA UNA RESPUESTA

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Content is protected !!