MUNDO

Las vacunas COVID pueden producir síntomas de Parkinson y otros trastornos neurodegenerativos

A medida que se acumulan los casos (445 hasta el 9 de julio) del síndrome de Guillain-Barré, un trastorno neurológico supuestamente “raro” en personas que recibieron una vacuna COVID, lo que obligó a la Administración de Drogas y Alimentos de los EE.UU. (FDA) a agregar una etiqueta de advertencia a la Johnson & Johnson (J&J): los científicos están emitiendo advertencias urgentes sobre un posible tsunami de otros tipos de lesiones neurológicas, según un artículo de The Defender.

El inmunólogo J. Bart Classen, antiguo científico contratado de los Institutos Nacionales de Salud (NIH) y propietario de Classen Immunotherapies, una empresa de biotecnología de Maryland, publicó un artículo en febrero que describe el potencial de las vacunas COVID de ARN mensajero (ARNm) para desencadenar el desarrollo de enfermedades priónicas así como otras enfermedades crónicas.

Las enfermedades priónicas o “similares a priones” incluyen AlzheimerParkinsonesclerosis lateral amiotrófica (ELA), atrofia multisistémica (MSA) y otras. Un sello distintivo de estas enfermedades neurodegenerativas es la formación y agrupación de proteínas mal plegadas dentro del sistema nervioso. Las conclusiones de febrero de Classen se basaron en el análisis de ARN de la vacuna de Pfizer.

Ahora, Classen ha publicado un segundo artículo sobre los riesgos de la enfermedad por priones que se basa en datos reales de eventos adversos del Reino Unido después de la vacunación con las vacunas AstraZeneca o Pfizer COVID.

Estos datos muestran que el riesgo de eventos adversos neurodegenerativos está lejos de ser teórico. De hecho, la vacuna AstraZeneca ya está produciendo una señal de seguridad para la enfermedad de Parkinson, y es posible que la vacuna Pfizer no se quede atrás.

Señal clara

El análisis de Classen se centra en aproximadamente seis meses de datos (hasta mediados de junio de 2021) para dos de las inyecciones experimentales de COVID actualmente autorizadas en el Reino Unido: la vacuna Oxford-AstraZeneca que implementa adenovirus genéticamente modificados y la vacuna Pfizer-BioNTech que depende de lípidos. -ARN sintético encapsulado. (Debido a la falta de datos, Classen no pudo incluir la toma de Moderna).

El sistema de notificación de eventos adversos de la Tarjeta Amarilla del gobierno del Reino Unido organiza los datos por sistema de órganos y síntoma o enfermedad.

Aunque ambas vacunas tienen como objetivo estimular la producción de proteína de pico de coronavirus y anticuerpos relacionados dentro del receptor, las dos inyecciones son “bastante diferentes en su composición”, según Classen.

Esto podría explicar el primer hallazgo sorprendente generado por el escrutinio de Classen de los datos de reacciones adversas: hasta ahora, el Reino Unido ha visto 3.55 veces más reacciones adversas reportadas con la inyección de AstraZeneca en comparación con la inyección de Pfizer (745,965 vs 210,168). Cada informe de AstraZeneca describe un promedio de 3,63 reacciones adversas frente a 2,84 reacciones, en promedio, para cada informe de Pfizer.

Este patrón general también es válido para los “trastornos nerviosos”, con 4,14 veces más reacciones de este tipo informadas para la inyección de AstraZeneca que para la inyección de Pfizer (estadísticamente significativa al nivel de p = 0,00001).

Dentro de la categoría “Trastornos nerviosos”, las reacciones de la enfermedad de Parkinson muestran un “aumento muy significativo y específico … en los informes de AstraZeneca en comparación con los informes de vacunas de Pfizer”.

Los hallazgos estadísticamente significativos incluyen:

  • 185 reacciones de Parkinson informadas después de la vacunación con AstraZeneca versus 20 para las inyecciones de Pfizer (identificadas principalmente a través de un síntoma específico llamado ” Fenómeno de congelación “)
  • 9.288 versus 937 informes de temblor (otro síntoma potencial de Parkinson) para AstraZeneca y Pfizer, respectivamente
  • 58 versus 4 informes de alteraciones del sueño (un síntoma característico de una enfermedad priónica llamada ” insomnio familiar fatal “)

Al describir estos hallazgos como una “señal clara de una enfermedad priónica específica, la enfermedad de Parkinson”, Classen señala que los hallazgos son biológicamente plausibles porque son consistentes con lo que se conoce sobre la proteína de pico de coronavirus patógeno.

Además, los síntomas más destacados de congelación, temblores y alteraciones del sueño coinciden con la “patofisiología bien aceptada de la enfermedad priónica”.

¿Proceso de enfermedad acelerado?

Por lo general, los científicos creen que se necesitan años (o incluso décadas) para que el plegamiento anormal de ciertas proteínas produzca la enfermedad priónica. Entonces, ¿cómo podría Classen detectar una “señal clara” de la enfermedad de Parkinson pocos meses después del lanzamiento de las vacunas?

Classen ofrece varias explicaciones que no son necesariamente excluyentes entre sí. Primero, sugiere que las vacunas COVID podrían acelerar la progresión de la enfermedad en personas que ya tienen una enfermedad priónica subclínica o que tienen una enfermedad priónica leve que no se ha diagnosticado correctamente.

Además, existe evidencia que indica que la proteína del pico de la vacuna puede provocar el plegamiento incorrecto de proteínas de unión de ARN / ADN esenciales llamadas TDP-43 y FUS y catalizar una “reacción en cadena” tóxica.

La proteína de pico de la vacuna también puede causar que las proteínas “incluidos los priones [normales] que ya están en las células” formen grupos anormales (llamados cuerpos de Lewy ) que pueden resultar en una “muerte celular relativamente rápida”. La investigación ha demostrado el desarrollo de cuerpos de Lewy en monos expuestos al SARS-CoV-2. En particular, los cuerpos de Lewy “causan algunos o todos los síntomas motores de la enfermedad de Parkinson”.

Precisamente porque la proteína de pico puede poner en movimiento rápidamente la acumulación anormal de proteínas, Classen especula que esto “podría permitir una detección bastante rápida de la enfermedad priónica después de la inmunización”.

Al mismo tiempo, Classen advierte que los sistemas de notificación de eventos adversos defectuosos probablemente no captarán las enfermedades neurodegenerativas que tardan más en desarrollarse. La mayoría de los informes de eventos adversos de vacunas son para eventos agudos, dice, mientras que pocos de los eventos adversos que ocurren “años o décadas después de la administración de un producto farmacéutico se informan”.

Además, los síntomas de la enfermedad por priones a menudo no son específicos o se superponen con otras afecciones, lo que dificulta el diagnóstico y es probable que no se notifiquen lo suficiente.

Por estas y otras razones, Classen sugiere que la relevancia clínica de sus hallazgos “podría ser registros en magnitud más alta” que la señal de Parkinson que pudo detectar en los datos de la Tarjeta Amarilla.

¿Reacciones de Pfizer esperando entre bastidores?

Classen hace hincapié en afirmar que su análisis “no pretende indicar que una vacuna COVID sea más segura que otra en lo que respecta a la enfermedad priónica”.

Classen declaró:

“Los desequilibrios en las tasas de reacciones detectadas… pueden explicarse por las notables diferencias en la composición de las dos vacunas, lo que permite que una vacuna induzca algunas enfermedades priónicas más rápidamente. La vacuna AstraZeneca… puede concentrarse en el sistema gastrointestinal en mayor medida, lo que conduce a un transporte más rápido de la proteína de pico a través del nervio vago al cerebro. Por el contrario, a largo plazo, la vacuna de ARNm de Pfizer puede inducir más TDP-43 y FUS para formar priones y conducir a más enfermedades priónicas”.

Otra explicación de por qué puede haber habido más reacciones adversas e informes para la inyección de AstraZeneca frente a la de Pfizer podría tener que ver con la cantidad de dosis de vacuna de cada tipo administradas en el Reino Unido. Classen no pudo determinar la proporción de dosis totales atribuibles a cada empresa. Sin embargo, a mediados de julio, el Reino Unido había ordenado el mismo número de dosis (100 millones) a ambos fabricantes de vacunas.

Enfermedad por priones, Guillain-Barré y ¿qué más?

Las inyecciones de COVID están lejos de ser las únicas vacunas que afectan negativamente al sistema nervioso. Entre las casi 400 reacciones adversas descritas en los prospectos de las vacunas infantiles estadounidenses, abundan los síntomas considerados señales de alerta de problemas neurológicos. Estos síntomas incluyen mareos, dolores de cabeza, entumecimiento, trastornos del equilibrio, debilidad muscular, parálisis, convulsiones, cambios visuales, trastornos del sueño y temblores.

Y mucho antes de COVID-19, los prospectos de al menos otras 20 vacunas enumeraban el síndrome de Guillain-Barré (un trastorno en el que el sistema inmunológico ataca los nervios ) como un evento adverso informado en ensayos clínicos o después de la comercialización.

Algunas personas se recuperan de la debilidad, el hormigueo y la parálisis característicos de Guillain-Barré, pero en un 4% a un 7% de los casos, el síndrome conduce a la muerte. Por lo tanto, cuando la FDA agregó su advertencia Guillain-Barré para la vacuna J&J COVID-19 a mediados de julio, la agencia le estaba haciendo saber al mundo a regañadientes que algunos receptores de la vacuna COVID pueden esperar resultados neurológicos graves o fatales.

Casi una cuarta parte (23%) de los receptores de la vacuna COVID que respondieron a una encuesta de Economist / YouGov de julio (Tabla 13) informaron haber experimentado “reacciones negativas a la vacuna”, lo que se suma a la cascada de evidencia que muestra que las inyecciones de COVID son un choque de trenes sin precedentes.

¿Fue por eso que la secretaria de prensa de la Casa Blanca, Jen Psaki, quien recientemente instó a los jóvenes a recibir inyecciones de COVID, cometió un desliz y dijo que “estas vacunas … aún pueden matarlo incluso si tiene menos de 27 años?”

A medida que Pfizer se prepara para solicitar autorización para implementar su inyección experimental en niños de 5 a 11 años, mientras obtiene una revisión prioritaria de la FDA para obtener una licencia completa en EE. UU., Nos convendría prestar atención a la advertencia urgente de Classen sobre el corto plazo y impactos neurológicos adversos a más largo plazo.

Como afirma Classen, los políticos y los funcionarios de salud pública que están presionando con mano dura las vacunas COVID tienen “un historial lamentable en la protección de la salud del público”.

3 COMENTARIOS

  1. Al final los ciudadanos estamos al albur de los vientos de la informacion. Para mi el punto está en como los poderes facticos evitan el debate, lo prohiben o incluso lo castigan.
    Eso , y el sentido comun mas elemental. Lo de que estas alturas sigamos creyendo (como sociedad) en la IA basada en PCRs, es de traca.

  2. Gracias por vuestra labor informativa, sois muy valientes denunciando toda esta locura sin sentido donde han aflorado las miserias mas oscuras de nuestra soociedad. Si la gente que hace cola para pincharse supieran si quiera un minimo de lo que les puede causar ese veneno se lo pensarian 2 veces, al menos. Por mucho que se lo recomiende Jorge Javier Vazquez. Salu2.

DEJA UNA RESPUESTA

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Content is protected !!