OPINIÓN

«Algo en que creer» – Andrés Pérez Carvajal

  • La opinión de Andrés Pérez Carvajal
  • Si queréis que publiquemos vuestros artículos de opinión en euskalnews.com (tanto en castellano como en euskera), podéis enviarlos a info@euskalnews.com

Algo en que creer

¿Y si todo esto fuera un plan?. Que lo es. Quiero decir, ¿si esto fuera un plan dentro de un plan mucho más grande y justo, para mostrarnos las toneladas de mierda de la que vivíamos rodeado?. Que todos la olíamos. Apestaba a años luz de distancia, pero apenas la podíamos ver. Y hoy, el que quiere o se atreve, puede verla sin salir de casa. Por la mirilla de la puerta podría divisar a su vecino saliendo de la suya, como si abandonara un quirófano camino a la playa en medio de truenos, y un cielo gris.

Ya usted sospechaba que algo no iba bien en el. Algunos gestos y comentarios de ascensor, le habían dado alguna pista. Pero ahora lo confirmo. Se dio cuenta que, la cosa esta peor de lo usted era capaz de intuir. Y eso asusta. Claro que asusta. Entre otras cosas, porque te viene a la mente la extraña e incómoda visión que, podríamos ser nosotros. O mejor aún, lo fuimos en algún momento. Hace mucho o poco tiempo, pero lo fuimos. Fuimos ese personaje abducido por la cotidianidad. Por la maldita costumbre de abrazarnos aparentemente feliz, al pendular monótono de nuestra vida. Arrastrados cálidamente por esa fría corriente de la subsistencia sin sustancia en la que vivimos, desde que nos convertimos en adultos. Con la apatía propia de un conserje que, mazo de llaves colgando de su bolsillo, anunciando su presencia cuál fantasma de motel abandonado, se dispone a ver las mismas caras y escuchar los mismos problemas que ha escuchado cada día, en los últimos 20 años.

Pero todo eso cambio. Ahora vemos las mismas caras y escuchamos los mismos problemas cada día, pero no estamos tan cómodos como antes. Esa antigua placidez se esfumó. Se parece, pero no es. Es mucho peor. ¿Porque negarlo? Ahora estamos obligados a enfrentarnos a toda esa mierda, cada día. No solo a su aroma y su sombra. Y las desiciones tomadas no fluyen como antes, cuando eran esclavas de la inercia. Ahora no los pensamos más. Es posible que no mejor. Pero más, seguro. Eso resulta agotador. Tanto que, imploramos al cielo que se detenga todo ya. ¿Estamos seguro de eso? Una vez hemos llegado hasta aquí, ¿preferiríamos detenerlo? ¿No nos atrae continuar lidiando con esta inquietante y cruel novedad? Y constatar, ¿¡que demonios ocurrirá al final!? ¿Y si esto nos estuviera conduciendo a un lugar con unas cuantas toneladas de mierda menos?

Si nos hemos creído que hay un virus acechando en playas y montañas en más de 200 países al mismo tiempo. Que nuestros gobiernos nos cuidan, y que, la bakuna patrocinada por un resentido seudo judío informático, es segura, cualquier cosa es posible. ¿O no?

5 COMENTARIOS

  1. Me gusta. Es como si este hombre bibiera en mi casa y hubiera participado en las charlas y diatrivas que tenemos mi marido y yo.Por cierto , Queremos ver el final de esto, pero queremos participar en ese final y en la nueva realidad que tiene que llegar y que no tiene por que ser negra como nos dicen los mas oscuros y pesimistas conspiranoicos.

    • Siento las faltas de ortografía. Sigo sin llevarme bien con el teclado Android, y no me da la gana de poner la escritura predictiva de goagle.

DEJA UNA RESPUESTA

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Content is protected !!