ECONOMÍA

El hundimiento financiero ya ha llegado a Wall Street

Escrito por Philip Pilkington en Newsweek (vía mpr21)

Una paradoja económica se desarrolla ante nuestros ojos. Desde hace más de un año, restaurantes, hoteles y otros negocios del sector servicios han tenido que cerrar o sufrir una importante reducción de ingresos debido al confinamiento. Sin embargo, cuando pasamos por delante de una gran cadena hotelera, por ejemplo, las luces parecen estar siempre encendidas. A menos que supongamos que estas empresas han descubierto una forma de convertir el plomo en oro, podemos preguntarnos de dónde sale el dinero.

Para responder a esta pregunta, debemos adentrarnos en las profundidades de los mercados financieros. En un rincón oscuro de estos mercados, encontramos una clase de activos conocida como bonos basura.

Los bonos basura -a veces llamados educadamente “bonos de alto rendimiento”- suelen tener tipos de interés muy altos y bajas calificaciones crediticias. Esto significa que los inversores consideran que las empresas que emiten estos bonos tienen muchas probabilidades de fracasar, por lo que pagan tipos de interés muy altos para pedir dinero prestado. El mercado de bonos basura funciona porque los inversores pueden soportar la altísima tasa de impago debido al elevado tipo de interés que se paga.

Desde marzo del año pasado, cuando comenzó el confinamiento, el mercado de bonos basura se ha vuelto loco. Normalmente, en este mercado, el tipo de interés aumenta cuando aumenta el número de quiebras. Las quiebras se dispararon en marzo del año pasado y el tipo de interés de los bonos basura aumentó. Pero entonces ocurrió algo extraño. Las quiebras siguieron siendo elevadas, pero los tipos de interés de los bonos basura cayeron a mínimos históricos. ¿Por qué ha ocurrido esto?

Parece que hay dos fuerzas en juego. El primero es la Reserva Federal. Cuando comenzó el confinamiento, la Fed puso en marcha su programa de compra de activos más drástico y extenso hasta la fecha. Inusualmente, incluso se aventuró en el mercado de bonos basura, lo que antes era impensable. Al mismo tiempo, tras un breve desplome, los mercados financieros empezaron a enloquecer. Una burbuja tras otra comenzó a inflarse en un mercado tras otro; todos vemos el caos en el mercado del bitcoin, pero muchos no saben que el S&P500 está ahora más sobrevalorado de lo que ha estado en cualquier momento desde el boom de las puntocom de finales de los 90 y principios de los 2000.

La segunda razón es que cuando los mercados se vuelven maníacos, los inversores tienen hambre. Buscan inyectar más y más dinero en más y más mercados. La precaución se tira por la ventana. Los activos de riesgo se compran como si fueran bonos del Tesoro estadounidense. La voluntad de la Fed de intervenir en el mercado de bonos basura dio a los inversores maníacos la excusa que necesitaban. Se abalanzaron sobre ellos y empujaron los tipos de interés de los préstamos a mínimos históricos, incluso cuando las quiebras seguían siendo elevadas y tenían claramente el potencial de aumentar.

En marzo de 2021 el Banco de Pagos Internacionales publicó un documento que recibió muy poca atención. Los autores señalaron que, en relación con la magnitud de la recesión económica, eran muy pocas las empresas que quebraban. Trataron de entender por qué, y descubrieron que las empresas utilizaban los mercados de crédito. Pedían prestado para mantener las luces encendidas. En concreto, descubrieron que las empresas en riesgo pertenecían a los sectores de la aviación, la hostelería y el ocio, todos ellos muy afectados por los cierres patronales.

Al examinar la investigación y los mercados, parece que los inversores tienen una especie de razón de ser para este aumento masivo de los préstamos a tipos de interés históricamente bajos. Parecen suponer que la recuperación del sector de los servicios después de la crisis será mágica. Sin embargo, si pensamos en ello por un momento, esta justificación no tiene sentido.

En primer lugar, está la cuestión de si las vacunas traerán la tan esperada vuelta a la normalidad. La eficacia de las vacunas parece disminuir con el tiempo. Algunos aún mantienen la esperanza de que las vacunas eviten otro cierre este invierno, pero ejemplos como el de Florida echan un jarro de agua fría sobre estas aspiraciones. Florida tiene más del 80 por ciento de su población vulnerable totalmente vacunada y, sin embargo, este verano se registraron tasas de hospitalización que rivalizan con los picos anteriores a la vacunación.

Pero suponiendo que las vacunas consigan controlar el virus, ¿veremos realmente la recuperación del sector servicios que esperan los mercados? Parece poco probable. Mucha gente está realmente aterrorizada por este virus, algunos hasta un punto totalmente irracional. Esas personas podrían tardar años en recuperar la normalidad en sus vidas. Esto significa que los sectores afectados verán menos clientes que antes de la pandemia. Esto no es un buen augurio para la recuperación de la industria.

¿Qué pasaría, entonces, si los mercados se volvieran menos optimistas, los tipos de interés de los bonos basura subieran y viéramos una ola de impagos? Algo muy parecido a lo que ocurrió en el mercado de valores respaldados por hipotecas en 2008. Los bonos que los inversores consideran relativamente seguros se convertirían en lodo tóxico, y cualquiera que los tuviera en su poder perdería la camisa. Mientras tanto, en la economía real, las empresas que finalmente incumplieran y quebraran despedirían a su plantilla.

Los números de esta posibilidad arrojan resultados aterradores. Los sectores vulnerables en 2008 -el inmobiliario y la construcción- representaban alrededor del 3 por ciento del empleo total en Estados Unidos. En la actualidad, los sectores vulnerables -ocio y hostelería, transporte aéreo y arte y ocio- representan más del 5 por ciento del empleo total. Es cierto que los despidos en un escenario de quiebra masiva pueden ser menos severos esta vez que en el sector inmobiliario en 2008, pero el hecho de que haya una mayor reserva de la que disparar debería ponernos nerviosos.

¿Qué podría desencadenar un choque de este tipo? Un ratón que asuste al elefante del mercado. Es casi seguro que los mercados se encuentran en las últimas fases de una burbuja. En algún momento, algo los asustará. Tal vez un poco más de inflación, tal vez la amenaza de una subida de la Fed, o tal vez un fracaso prolongado para controlar el virus. Su suposición es tan buena como la mía. Pero lo que sube debe bajar. Y si esto baja, parece probable que el mercado de bonos basura baje con él. Entonces podríamos estar ante otra crisis financiera a gran escala. Pónganse el cinturón.

2 COMENTARIOS

  1. Magnífico artículo,, gracias por publicarlo,, euskalnews.com,, la economía mundial se encuentra en una rueda infernal de deuda,, dinero fiat emitido por los bancos centrales a millones sosteniendo a miles de empresas zombies que sólo beneficia a los de siempre, los de arriba, las élites, pero saben que este modelo ya no resistirá mucho mas, y cuando decidan el cambio de modelo ya nos tienen preparados para imponérnoslo, para qué sino las medidas de control de la pandemia?, para que no ofrezcamos ninguna resistencia,, todo es por «nuestro bien»…ahí lo dejo

  2. La verdad es que hace mucho tiempo que se podría haber automatizado todo o casi todo. El dinero es sólo un sistema de control poblacional como otros tantos. No tiene ningún sentido cobrar por extraer energía, si automatizas el proceso y su mantenimiento; y hacerlo es posible; y si la energía es gratuita, la mayor parte del resto también podría serlo, sobre todo porque un reciclaje con una eficacia del 100% sería posible y gratuito, dejando aparte la transmutación de elementos asequibles en otros deseados mediante fusión. Lo único que pasa es lo de siempre: ambición de grado patológico por el control. Podríamos tener todos de todo, y dedicarnos sólo a trabajos vocacionales, que, con todos los recursos materiales y sin escollos sociales, rendirían en mayores avances como sociedad, y estar ya conquistando las estrellas. Sin embargo, por algún extraño motivo esos enfermos del control quieren seguir alimentándose de la infinita cadena del daño que inducen y extienden. Por algo será. No hace falta «generadores» de energía infinita para todo eso, aunque los hay, al menos, que la extraen virtualmente infinitamente, entre tanto chisme falso para hacer parecer todo una memez; lo que hace falta es un cambio social, que empieza por la desobediencia de todo lo ilegítimo.

DEJA UNA RESPUESTA

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Content is protected !!