ECONOMÍA

Los beneficios a largo plazo de bajar el impuesto sobre la renta son innegables

Cada recorte de impuestos en las últimas décadas ha sido denigrado como un fraude en gotas (cuyo árbol genealógico también incluye la economía “vudú” e incluso “déjà voodoo”) que beneficia a los ricos a expensas del resto. Los recortes de los tipos impositivos para las empresas del presidente Trump fueron sólo la ilustración más reciente. Pero con cada nueva elección, estos ataques vuelven a aparecer.

¿Son fraudulentos los recortes de impuestos?

Esos ataques, sin embargo, se basan en varias premisas erróneas. Se basan en una visión del mundo de suma cero, en la que las ganancias de algunos se interpretan como un perjuicio para otros. Suponen que los propietarios de las empresas obtienen prácticamente todos los beneficios de las reducciones del impuesto de sociedades. Y se basan en datos muy distorsionados para defender sus argumentos.

La visión de suma cero ignora que los acuerdos voluntarios de mercado benefician a todos los participantes. Por lo tanto, aumentar el comercio mutuamente beneficioso, como ocurre con la reducción de impuestos, beneficia tanto a los compradores como a los vendedores. Por el contrario, castigar a los vendedores con impuestos más altos también les induce a hacer menos con sus recursos al servicio de los demás.

El enfoque del goteo, la política de la envidia, también se equivoca al suponer que los impuestos de las corporaciones son sostenidos en gran medida, si no exclusivamente, por los propietarios del capital.

Los impuestos de corporaciones más bajos aumentan las recompensas por la mejora de las técnicas, la tecnología y el aumento de las inversiones de capital, que aumentan la productividad de los trabajadores y los ingresos. Aumentan las recompensas por la toma de riesgos y el espíritu empresarial al servicio de los consumidores. Reducen las distorsiones sustanciales causadas por el impuesto. Y esos cambios benefician a otros, como los trabajadores y los consumidores.

El enfoque del goteo y la política de la envidia también se equivocan al asumir que los impuestos de corporaciones son llevados, en gran parte, si no exclusivamente, por los propietarios del capital. Dado que las personas con mayores ingresos poseen la mayor parte de los activos financieros actuales, esta suposición prácticamente garantiza que las reducciones del impuesto a las corporaciones serán ridiculizadas como simples “recortes de impuestos para los ricos”.

Esta suposición se remonta a veces a “The Incidence of the Corporation Income Tax” de Arnold Harberger en el Journal of Political Economy de 1962, que encontró que esencialmente toda la carga fiscal de las empresas era soportada por los propietarios del capital. Este resultado se deriva de la suposición de una economía doméstica cerrada que impide a los propietarios del capital eludir las cargas yendo a otro lugar.

La realidad de los recortes fiscales

Pero Harberger revisó su análisis inicial en 1995 (“The ABCs of Corporation Income Taxation”, en American Council for Capital Formation, Tax Policy and Economic Growth, Washington, D.C., (1995), págs. 51-73) y en 2008 (“The Incidence of the Corporation Income Tax Revisited”, National Tax Journal (2008): págs. 303-12), y revirtió sus conclusiones. Consideró que una economía abierta, en lugar de cerrada, debido a la creciente movilidad internacional del capital, tiene tiempo para adaptarse. Eso significa que los propietarios del capital pueden eludir mejor los impuestos de corporaciones indebidamente pesados, pero esa elusión daría lugar a una reducción sustancial de las herramientas para la mejora de la productividad que emplean los trabajadores estadounidenses, reduciendo sus verdaderos ingresos.

Los críticos quieren desviar la atención de los efectos positivos a largo plazo de los recortes del impuesto de sociedades para los trabajadores.

En consecuencia, una vez que el capital haya reaccionado plenamente al cambio de incentivos, los trabajadores soportarán esencialmente todas las cargas. Además, incorporó las distorsiones que hacen del impuesto de sociedades una de las fuentes más ineficientes de ingresos fiscales, concluyendo que los trabajadores “deben acabar soportando más que la totalidad de la carga del impuesto”.

Incorporar la consideración de un capital internacional con mayor mobilidad invierte las conclusiones de los “recortes fiscales para los ricos”. Pero los críticos de los recortes fiscales lo ignoran. En cambio, distorsionan aún más la realidad debido a un problema de medición grave, pero ampliamente ignorado.

Los críticos quieren desviar la atención de los efectos positivos a largo plazo de los recortes del impuesto de corporaciones para los trabajadores. Por ello, se centran en el corto plazo, lo que les permite ocultar esos beneficios a la opinión pública y seguir generando conclusiones engañosas de “recortes fiscales para los ricos”.

Efectos a corto vs. largo plazo

Cuando se reduce la carga fiscal de un activo, esto provoca un aumento inmediato de su precio, capitalizando el aumento esperado de los beneficios después de impuestos en un futuro previsible. Como la mayoría de los recursos financieros son propiedad de quienes tienen mayor riqueza en ese momento, las ganancias se miden como enormes beneficios actuales para “los ricos”. Pero no existe una medida similar de los efectos sobre los trabajadores estadounidenses.

Los que se oponen a la reducción de los impuestos de corporaciones se centran en la cuestión y el periodo de tiempo equivocados: los efectos a corto plazo y no a largo plazo.

Los mayores rendimientos después de impuestos conducen a una mayor inversión y a un mayor stock de capital que incorpora mejor tecnología, aumentando la productividad y los ingresos de los trabajadores. Pero eso lleva tiempo. Así que los efectos inmediatos sobre los trabajadores pueden ser pequeños, incluso cuando los efectos acumulados son muy grandes. Y a diferencia de las acciones y otros activos financieros, los mayores ingresos futuros de los trabajadores no se capitalizan en un aumento del precio de los activos actuales. Por eso, cuando la gente se centra en el corto plazo, provoca una comparación de las ganancias actuales de “los ricos”, que en realidad capitalizan beneficios que se anticipan en el futuro, frente a prácticamente ninguna de las ganancias de los trabajadores porque aún no se han producido, y ningún precio de mercado revela esos efectos futuros ahora.

Una mujer realiza las compras en un supermercado y lleva una bolsa reutilizable para empacar sus productos/ Imagen: Freepik.com.

En resumen, los que se oponen a la reducción de los impuestos de corporaciones se centran en la cuestión equivocada: los efectos medidos en los ingresos de “los ricos” en lugar de los beneficios producidos para los demás. Se centran en el periodo de tiempo equivocado: efectos a corto plazo en lugar de a largo plazo. Se basan en premisas erróneas que son enormemente engañosas para una economía abierta: que los propietarios del capital, y no los trabajadores, soportan la gran mayoría de las cargas fiscales de las empresas. Y utilizan medidas sesgadas, comparando los efectos futuros capitalizados sobre los activos financieros, con los efectos sobre los trabajadores, para los que no existe un mecanismo de capitalización similar. Eso hace que sea difícil tomar en serio sus conclusiones para algo que no sea reforzar la respuesta que tu quieres.

Fuente: Gary M. Galles – Fee.org.es

DEJA UNA RESPUESTA

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Content is protected !!