MUNDO

Absueltos penalmente los Sackler, la familia que se forró con la venta de opioides

Los Sackler, que ganaron miles de millones con el medicamento opioide OxyContin, obtuvieron exención frente a las demandas relacionadas con los opioides. Los miembros de la familia Sackler, que están en el centro del mortífero problema de los opioides en el país, obtuvieron una amplia protección contra las demandas derivadas de su empresa privada Purdue Pharma y su medicamento OxyContin.

El miércoles 1 de septiembre, el juez federal Robert Drain aceptó un acuerdo de quiebra que absuelve a los Sackler de toda responsabilidad por la crisis de los opioides: “Este es un resultado amargo”, comentó Drain. “Creo que al menos algunas de las partes de Sackler son responsables de esas reclamaciones [de opioides OxyContin]. … Hubiera esperado un acuerdo mayor”.

El complicado plan de quiebra, que fue certificado por Drain durante una audiencia en White Plains, Nueva York, se negoció durante dos años en una serie de intensas sesiones de mediación a puerta cerrada. El acuerdo otorga a los Sackler, a cientos de sus cómplices y a su imperio superviviente de empresas y fideicomisos “exenciones” de responsabilidad por los daños causados por OxyContin y otros narcóticos. A cambio, han acordado pagar 4.300 millones de dólares y renunciar a la propiedad de la compañía Purdue Pharma.

En su sentencia, Drain reconoció los terribles daños causados por los medicamentos opioides de Purdue Pharma, afirmando que contribuyeron a una “gran catástrofe de salud pública”. Según Drain, el acuerdo proporcionaría dinero en efectivo para el tratamiento de la adicción y otras iniciativas de reducción de los opioides en las comunidades: “Tengo claro, después de un largo juicio, que ahora no hay ningún otro medio razonablemente concebible para lograr este resultado”, añadió.

Los Sackler, quienes no reconocen haber cometido algún delito y afirman haber ganado más de 10.000 millones de dólares con la venta de opioides, seguirán siendo una de las familias más ricas del mundo. Representantes de la rama Mortimer Sackler de la familia dijeron a NPR: “Aunque refutamos las acusaciones que se han hecho sobre nuestra familia, hemos abrazado este camino para ayudar a combatir una grave y compleja crisis de salud pública”.

El juez Drain observó en su decisión que los miembros de la familia Sackler se habían negado a expresar su arrepentimiento por su posición como CEO de Purdue Pharma: “Una disculpa forzada no es realmente una disculpa”, concluyó Drain. “Así que tendremos que vivir sin una”.

Mientras tanto, los opositores al acuerdo de bancarrota indicaron que lucharían contra la confirmación de Drain debido a las liberaciones de responsabilidad de los Sackler. En Twitter, el fiscal general del estado de Washington, Bob Ferguson, escribió: “Este fallo es una falta de respeto a las víctimas de la crisis de los opioides que no tuvieron voz en estos procesos, y debe ser apelado”.

OxyContin, medicamento opioide, 12 de julio de 2021. (Captura de pantalla de Twitter/@FarmaLabandeira).

El Programa de Fideicomisos de los Estados Unidos, una rama del Departamento de Justicia que actúa como vigilante de la bancarrota, también declaró que buscaría una suspensión de la decisión del juez Drain hasta el resultado del proceso de apelación.

Activistas contra los opioides indignados

Los activistas de la lucha contra los opioides y muchos académicos del ámbito jurídico se han mostrado indignados por el acuerdo, que califican de “error judicial”.

Nan Goldin, una artista que se convirtió en una importante activista contra las drogas tras volverse adicta al OxyContin, declaró: “Nunca he visto un abuso de justicia semejante”.

Cuando se hizo evidente que Drain concedería la exención de responsabilidad a los Sackler, Goldin habló con NPR antes de la sentencia y dijo lo siguiente: “Es shockeante. Es realmente shockeante. Estoy profundamente deprimida y horrorizada”, declaró.

El Departamento de Justicia pidió a Drain que rechace el acuerdo en una serie de presentaciones ante el tribunal y en una audiencia de quiebra durante las dos semanas anteriores. La idea también fue impugnada por los fiscales generales de nueve estados y el Distrito de Columbia.

Alegaron que el acuerdo privaría injustamente a particulares y gobiernos de la posibilidad de demandar a los Sackler.

Durante el juicio, el abogado del Departamento de Justicia, Paul Schwartzberg, dijo: “El debido proceso exige que quienes tengan demandas judiciales tengan una oportunidad razonable de ser escuchados”.

Los abogados de la empresa Purdue Pharma y de los Sackler sostuvieron que se presentarían cientos de demandas individuales contra la empresa y los miembros de la familia sin el acuerdo.

El juez Drain pareció apoyar la posición legal durante el juicio.

Drain limitó la amplitud de las protecciones legales otorgadas a los Sackler y sus aliados en su decisión.

Las exenciones de responsabilidad ya no cubrirán a los consultores y asesores que trabajaron con Purdue Pharma, incluido un bufete de abogados dirigido por el exsenador de Alabama Luther Strange.

Los abogados también pidieron que los miembros de la familia quedaran protegidos de cualquier litigio derivado de sus negocios privados. Por otro lado, Drain pidió que la mayoría de las demandas no relacionadas con los opioides quedaran excluidas del acuerdo.

El miércoles, subrayó además que la exención de la familia Sackler de los litigios civiles no incluye la exención de los procesos penales.

Los Sackler nunca fueron acusados y mantienen que no cometieron ninguna infracción.

Los críticos afirman que el lanzamiento de OxyContin a finales de la década de 1990, mientras los miembros de la familia Sackler formaban parte del consejo de administración, contribuyó a la aparición de la crisis de los opioides.

Más de 500.000 personas murieron en Estados Unidos por sobredosis de opioides, y millones más sufren un trastorno por consumo de opioides.

Purdue Pharma reconoció en dos ocasiones la existencia de una conducta delictiva en la comercialización de OxyContin, la primera en 2007 y la segunda el año pasado. Sin embargo, los Sackler nunca fueron acusados de nada ilegal o inmoral, y afirman que no hicieron nada malo.

El nombre de los Sackler fue retirado de edificios e instituciones debido a una ola de prensa negativa relacionada con su empresa. Muchas organizaciones benéficas y culturales de todo el mundo dejaron de aceptar regalos de la familia.

La mayoría de los líderes de los gobiernos estatales y locales de Estados Unidos y los partidarios del plan de quiebra han expresado su descontento con las liberaciones de responsabilidad de los Sackler.

Sin embargo, afirman que el acuerdo enviaría más de 5.000 millones de dólares a fideicomisos públicos creados para apoyar iniciativas de tratamiento de drogas y atención sanitaria durante la próxima década.

Hasta algunos de los primeros detractores del plan de quiebra, como la fiscal general de Nueva York, Letitia James, dijeron que el dinero donado por los Sackler tendría un buen uso.

“En lugar de años de litigios que destruyen el valor, incluso entre los acreedores”, dijo James en un comunicado, “este plan asegura que miles de millones de dólares se dedicarán a ayudar a las personas y las comunidades que han sido perjudicadas por la crisis de los opioides”.

Las ruinas de Purdue Pharma podrán formar un nuevo negocio que fabricará y venderá opioides, incluido OxyContin.

Sin embargo, los futuros ingresos por opioides se utilizarán para ayudar a los programas de tratamiento de la adicción, según los artífices del acuerdo.

Purdue Pharma saldrá de la quiebra como una nueva empresa que actuará como una corporación de confianza pública.

La apelación del Departamento de Justicia podría ser el factor decisivo.

Según NPR, Purdue Pharma y sus abogados iniciaron una campaña de presión entre bastidores para persuadir al Departamento de Justicia de que no se opusiera al plan en los tribunales.

NPR obtuvo una primera copia de una carta enviada por la empresa farmacéutica a los grupos favorables a la quiebra.

La carta está estructurada como una súplica directa a los funcionarios del DOJ, y afirma haber sido escrita por personas perjudicadas por la empresa y miembros de la familia Sackler.

La carta afirma que “Hablamos colectivamente en nombre de la inmensa mayoría de los gobiernos estatales y locales, organizaciones y personas perjudicadas por Purdue y los Sackler”.

En el documento no se menciona la participación de la empresa en la puesta en marcha de la iniciativa ni en la redacción del mensaje.

El intento de Purdue Pharma indignó a Ryan Hampton, un defensor de los opioides que formó parte de un importante comité de negociación del acuerdo de quiebra.

“Esta carta fue muy inapropiada. Fue un error”, dijo Hampton a NPR. “Fue escrita, propuesta e impulsada en el último momento a instancias de Purdue Pharma”.

Un portavoz del Departamento de Justicia se negó a comentar los intentos de la compañía farmacéutica para influir en su toma de decisiones. Además, no quiso facilitar el calendario para decidir si se presenta una apelación.

Fuente: Bruce Pie – BLes

DEJA UNA RESPUESTA

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Content is protected !!