OPINIÓN

«Aumenta la violencia (no solo la homofóbica)» – Xabier Ibarra

  • La opinión de Xabier Ibarra
  • Si queréis que publiquemos vuestros artículos de opinión, tanto en euskera como en castellano, podéis enviarlos a info@euskalnews.com

Aumenta la violencia (no solo la homofóbica)

Se está produciendo estos últimos años un incremento generalizado de la violencia en nuestras calles, especialmente entre los más jóvenes. Evidentemente los medios de comunicación y el Gobierno cargan las tintas en los dos colectivos que utilizan como mascarón de proa de su agenda social: la violencia de género y los ataques contra los homosexuales.

Al mismo tiempo, el pensamiento único y sus resortes mediáticos, esconden aquellas agresiones que generan mala prensa para sus políticas globalistas: las violaciones grupales protagonizadas por Menas y la delincuencia callejera de baja intensidad. Sorprende en general la corta edad de los ejecutores de las actividades ilícitas en nuestra sociedad contemporánea, apenas niños que abusan de chicas en las “nofiestas” de sus municipios, menores que agreden a sus padres en el ámbito familiar o auténticos rateros de quince años arrasando con todo lo que pueden robar en las calles. Son también imberbes los que cada fin de semana inician auténticos conatos de revolución en nuestras ciudades, equiparables a los mejores momentos de la kaleborroka, dignos del Mayo del 68, si no fuera porque ya no se escuchan consignas políticas o reivindicaciones sociales en sus gargantas; solo quieren divertirse.

Para una mente clara que no esté manipulada por la mafia televisiva es inevitable relacionar este incremento exponencial de la violencia en los jóvenes con dos causas directas: por un lado, con los sistemas educativos que se han implantado en nuestro país en los últimos años y, por otro, con la llegada masiva de menores procedentes de Marruecos y Argelia que son tutelados en centros públicos. En cuanto a la primera cuestión, la eliminación de las pruebas de evaluación en las aulas y el derrumbe de la cultura del esfuerzo han generado unos alumnos endiosados y mimados, que consiguen lo que quieren sin necesidad de sacrificio y que, unido a la perdida de la autoridad por parte de los profesores, genera individuos proclives a la utilización de todos los medios (incluida la violencia) para conseguir sus objetivos.

La ausencia de autoridad paterna, el “amiguismo” entre padres e hijos defendido por el ideario progresista genera individuos sin límites morales que son capaces de cualquier cosa para cumplir sus fines.
Con respecto al segundo grupo, los menores no acompañados, en su mayoría varones con escasos recursos económicos, sacados de su entorno familiar, con una visión de la mujer condicionada por su religión y educación, sin nada que perder, con un sistema judicial favorable al delito y un entorno (las Ongs) que les defiende a ultranza, su impacto en determinados barrios es ya un grave problema que crecerá, claramente, con el tiempo.

Tiene el Gobierno razón en denunciar el incremento de determinadas violencias, la de género y contra el colectivo gay, en nuestra sociedad. Lo que sucede es que estas reivindicaciones van acompañadas de una deliberada ocultación de otro tipo de delitos y, sobre todo, del tozudo intento por ocultar una evidente realidad, que determinados colectivos copan las estadísticas de delincuencia en nuestro país. Los políticos globalistas y sus cómplices, los medios de comunicación, en su afán por imponer su modelo “multicultural” de sociedad están tratando de dibujar una fotografía del delito en nuestro país que no se corresponde con la realidad y cada vez más gente se esta dando cuenta de ello.

1 COMENTARIO

  1. Muy bien escrito!! El que tenga dos dedos de frente sabe todo esto!!! Los goberbantes buenistas con ciertos delincuentes tapan estos actos de violencia y quienes son los que ejecutan (muchos extranjeros, nacionalizados que son segunda generacion de magrebies, cierta etnia que no se puede nombrar…). Y si dices algo sobre esta gente, te denuncian por delito al odio… acojonante. Dia y noche aguantando robos, amenazas, violencia, pero te tienes que callar o si te matan entonces les detienen a esta p. Gente. Alucinante. Solo hay que ver al chaval que le dejaron medio muerto con una paliza en amorebieta, llevaban 4 años o mas haciendo estas cosas, pero nada, segian en la calle. Algún dia alguien gomara la justicia por su mano, por que la justicia de verdad no hace nada con esta gente. Ah, y toda esta gente vive sin trabajar con ayudas de nuestris impuestis, pero caro, luego no hay dinero para otras cosas… asco de sociedad!

DEJA UNA RESPUESTA

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Content is protected !!