ECONOMÍA MUNDO

Efecto dominó: El colapso del gigante inmobiliario Evergrande impactaría en la economía más allá de China

Las instituciones financieras creen que el coloso inmobiliario chino Evergrande podría llegar a colapsar en cualquier momento, con una deuda de 300.000 millones de dólares, lo que causaría estragos no solo en la economía china, sino que el impacto sería a escala mundial, según adelanta BLes.

El colapso del gigante inmobiliario tendría un “efecto dominó” mucho más allá de China, tal como señaló el Financial Times: “Evergrande cuenta con grandes empresas internacionales entre sus inversores, incluidas Allianz, Ashmore y BlackRock. Es probable que un incumplimiento tenga efectos indirectos en los mercados globales, donde muchos inversores han anticipado históricamente el apoyo del gobierno chino en momentos de angustia”.

Entretanto, los expertos asumen que el Partido Comunista chino (PCCh) no tendrá más remedio que salir al rescate de una de sus principales empresas y modelo de crecimiento económico, un crecimiento que depende casi enteramente de la “deuda”, en este caso descomunal.

El martes 7 de septiembre, la firma de calificación de riesgo Fitch rebajó  la valoración de Evergrande y sus subsidiarias del nivel CCC+ al CC, o de “nivel muy alto” de riesgo de impago. 

El descenso, según indicaba Fitch en un comunicado: “refleja nuestra opinión de que parece probable un impago de algún tipo. Creemos que el riesgo crediticio es alto dada su apretada liquidez, el declive en las ventas contratadas, la presión para resolver el retraso en los pagos a sus proveedores y contratistas, y los progresos limitados en la liquidación de activos”. 

Un día antes, las calificadoras de riesgo Moody’s y China Chengxin International también habían rebajado su valoración de la compañía, y Goldman Sachs recomendaba la venta de las acciones del gigante inmobiliario. Como consecuencia, su cotización en Bolsa este miércoles 8 de septiembre llegaba a retroceder hasta un 3,08%.

Evergrande fue fundada en 1996, cuando el PCCh decidió trasladar a cientos de millones de chinos del campo a las ciudades, creando un crecimiento muy fuerte en el sector inmobiliario chino.

Más adelante, se diversificó en otros rubros, algunos sin tanto éxito. Adquirió participaciones en empresas de transmisión de video, aseguradoras de salud, productores de leche y cooperativas de cría de cerdos. También compró Guangzhou FC, un club de fútbol en la región de Guangdong donde tiene su sede, y construyó parques de atracciones.

La deuda ahora es monumental. Evergrande debe pagar sumas millonarias a sus acreedores. Al mismo tiempo, debido a la política monetaria restrictiva que el gobierno está aplicando actualmente, los bancos se han vuelto mucho más reacios a prestarle dinero.

Burbuja a punto de explotar

De acuerdo a la página especializada Moneyweek, la constructora de Evergrande depende del dinero de las ventas anticipadas de las propiedades que desarrolla para construir realmente las propiedades en cuestión. 

Pero debido a las restricciones de las autoridades chinas, las ventas se han agotado. Por lo tanto, no puede terminar sus propiedades porque no puede pagar a sus proveedores y, por lo tanto, no puede recaudar más efectivo, es decir que es un círculo vicioso.

Las agencias de calificación crediticia se alinearon para rebajar su calificación, el precio de sus bonos se derrumbó, al igual que sus acciones.

Todo indica que en caso de agravarse la situación del Evergrande, el PCCh imprimirá el dinero que sea necesario para evitar que el sistema colapse, recapitalizando a los bancos y rescatando a quien considere necesario.

Sin embargo, si el PCCh quiere desactivar esta burbuja financiera deberá afectar considerablemente su crecimiento económico. ¿Precios altos de las viviendas o desaceleración? Ese es el actual dilema de las autoridades de Beijing.

DEJA UNA RESPUESTA

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Content is protected !!