POLÍTICA

Iñigo Landa, la última víctima de la censura de DEIA: Retiran su blog por las quejas de un tuitero

Nuevo caso de censura en DEIA, el periódico por excelencia de los jeltzales bizkaitarras. El medio líder del Grupo Noticias y de Editorial Iparragirre ha decidido prescindir del polémico blog de Iñigo Landa «el rincón del protestón». La verdad es que no era nada polémico y prácticamente todos sus artículos de opinión seguían al pie de la letra el guion establecido por la línea editorial del periódico jeltzale. Pero bueno, parece que para DEIA el último de sus artículos si que lo era y ha decidido retirar el blog de Iñigo Landa. ¿O habrá sido la noticia que publicamos al respecto en euskalnews.com? ¡Quién sabe! Pero bueno, vamos a explicarlo todo al detalle y, para ello, tenemos que ir al comienzo de todo: el polémico (repetimos, no lo era para nada) artículo escrito por este reconocido jeltzale.

Resulta que antes de ayer, martes, DEIA demostró por enésima vez que censuran cualquier opinión que se aleje, aunque sea un poco, tanto del guión como de la corrección política. Si hace unas semanas el afectado era un becario de DEIA despedido por publicar en el diario información contraria a los intereses del PNV, en esta ocasión el afectado ha sido Iñigo Landa. ¡Quién lo iba a decir!

Resulta que, tal y cómo hemos mencionado, el martes DEIA publicó el anterior artículo escrito por Iñigo Landa. No pinchéis en el enlace. No se encuentra activo debido a que lo borraron al de unas pocas horas. Pero bueno, nos sirve para seguir un orden cronológico. Tras publicar el artículo, el cual, a nuestro juicio, no solo no estaba fuera de lugar, sino que se trataba de un artículo muy interesante, un tal Mikel Bengoetxea Larrinaga decidió que esa opinión no era aceptable. A pesar de que representa la imagen fiel de lo que opinan muchos plentziarras tras conocer la noticia de la última violación grupal acontecida en la mencionada localidad de Uribe Kosta.

El tuitero, más preocupado en defender los derechos de los potenciales violadores (el principal problema para él era que Iñigo Landa mencionó que los supuestos violadores eran de origen magrebí, aunque utilizo una jerga no habitual en este medio: «moritos«) que en el sufrimiento de la menor de 17 años agredida sexualmente, comenzó su campaña de acoso contra Iñigo Landa (llegando a llamarle «puto nazi», así como otro tipo de insultos e incluso la creación de un hashtag que mejor no vamos a reproducir). La verdad es que no necesitó mucho para conseguir que DEIA eliminase el polémico (no lo era) artículo, tal y cómo se puede comprobar en la siguiente imagen:

El propio Landa lo confirmaba: «No se ha rectificado sino eliminado. He intentado pactar otra redacción pero no ha sido posible».

Sin embargo, hoy, jueves, la censura ha ido más allá: le han borrado el blog. Nuevamente, ha sido el propio Landa el que lo ha confirmado a través de Twitter. El problema es que no solo acusa al tuitero de ser el responsable de que le hayan cerrado el blog (en realidad no lo es, la única responsabilidad es de DEIA), sino que encima se atreve a responsabilizar a euskalnews.com del cierre de su blog debido a que le «ha salpicado».

¡Vaya rostro que tiene! Encima que resulta que fuimos los únicos que le apoyamos (a regañadientes, porque nos dio pena y, además, porque lo vimos conveniente), ahora va y nos culpa de haberle cerrado el chiringuito. Sin embargo, a DEIA no le culpa, en absoluto. Para nada. Parece que la evidente censura que aplica DEIA, la cual debería alejar a cualquier persona con amor propio de dicho medio, no existe. Ni la corrección política y la ‘cancel culture’ a las que se han abonado tanto este periódico como el partido de sus lectores, es decir, EAJ-PNV. Nada. Para él, la culpa es nuestra. Y, también, del tuitero que decidió atacarle. Encima, tiene la desfachatez de atreverse a llamarnos «digital ultra».

Pues mira, Iñigo (sí, ahora nos dirigimos a ti directamente), va a ser que no. No somos un «digital ultra» y no hemos sido nosotros quien se ha referido a la población de origen magrebí (o directamente de nacionalidad marroquí o argelina) como «moritos». Tampoco somos nosotros los que hablamos de «Fuenteovejuna» (vamos a obviar otras cosas que mencionaste en el artículo original porque no jugamos sucio), sino que has sido tú. Por ende, si en todo este embrollo hay algún «ultra» (no creemos que lo seas, pero estamos 100% seguros que eres más «ultra» que nosotros), ese eres tú.

Asimismo, la responsabilidad no la tenemos nosotros por informar de la censura de DEIA, ni el tuitero que te atacó e intentó boicotearte, por mucho que esté muy feo lo que hizo. La única responsabilidad es de DEIA, sobre los que no hemos visto que haya caído ninguna crítica (por muy débil que sea) ni reproche por tu parte. Ha sido DEIA el medio que no ha dudado ni tardado en censurar tu respetable artículo de opinión porque un tuitero (sí, solo uno) se quejó y decidió contactar con ellos. Son ellos los que no han dudado en cancelar tu blog cuando han visto que la noticia tenía un poco más de eco de lo esperado. No hemos sido nosotros, ni el mencionado tuitero. Así que apunta hacia donde debes apuntar, si es que lo crees conveniente. De lo contrario, apártate, ya que no aportas.

Dicho esto, para que juzguéis los hechos por vosotros mismos sin condicionamiento alguno, ni influencia de terceros, a continuación reproducimos el artículo (con la redacción modificada, por lo que no es exactamente el mismo que el borrado por DEIA) escrito por Iñigo Landa y publicado en 21 Noticias:

¿Nos están poniendo a prueba? Por Iñigo Landa Larrazábal

A la vista de lo que parece la última violación, presuntamente grupal, en la playa de Plentzia-Bizkaia), percibo que el vaso ya ha desbordado y que deberíamos ir olvidando el discurso buenista cuando hablamos de una auténtica lacra . Eso de que dos “ejemplares personas” presuntamente violen, porque sí, porque nosotros lo valemos, y de todas las formas posibles a una cría va llegando a límites de tolerancia inasumibles por nuestra Sociedad y, como suele ser habitual, pueda haber sido grabado, conlleva que ya ha se llegado al hartazgo y al fin de la paciencia por parte de la población.

Es el vasco es un Pueblo solidario y acogedor, pero acogedor de buenas gentes y no de este tipo de “honorables personas”. Supongo que los de SOS Racismo, otros «Ilustres de Bilbao«, y alguna que otra ministra de Podemos comenzarán a llamarme de todo pero, no creo que las soluciones que voy a aportar no fuesen aplaudidas por el 99% de nuestra Sociedad.

¿Qué hacer con esos “pobres chavales desarraigados”? Opciones hay varias: Una es, tras detenerles, juzgarles y meterles en un avión para que cumplan la condena en su país de origen (si en su país de origen quieren encarcelarles… por mí como si se los meriendan). Deportación inmediata sin el menor «pero» en el caso de que no fuesen oriundos. De ser de aquí, aplicación integra de la ley sin opción a rebaja alguna. Otra opción es la que se conoce como Fuenteovejuna. La tercera opción es que la ministra del ramo de Podemos, venga a decir a la cara a los padres de la víctima eso de que «también son nuestros niños«.  ¿Que son “nuestros niños”? Míos no. Pues nada, ahora que tiene hueco en Galapagar, que se los lleve a vivir con ella o que se los repartan con los “Oenejetas” de las banderitas en el balcón.

Porque, si esa pobre cría es mi hija, posiblemente terminaría en la cárcel de Basauri donde, por cierto, sería tratado como un Kye y no me faltaría de nada. Encima hubiese hecho un servicio a la sociedad. Lo que tengo claro es que esta “pobre gente sin recursos” (pero con su Galaxy y sus Nike), sean de donde sean. no tiene derecho ni a respirar entre nosotros. Es lo mismo que escribí cuando hace unas semanas dejaron en coma a un chaval de Lemoa (que aún está en la UCI del Hospital de Cruces) y lo que, en su día, también escribí cuando mataron a Urren en el Puente de El Arenal-Bilbao, o cuando se cargaron a dos aitites-abuelos en Otxarkoaga-Bilbao…. Creo que ya está bien.

Y ahora, como he dicho, volverán a llamarme fascista, ultra, racista, nazi, xenófobo y bla, bla, bla… Curioso porque yo me llamo «normal» y la inmensa mayoría de la población me iba a percibir como una persona normal. Hastiada, pero normal. Que el el Ayuntamiento de Plentzia-Bizkaia convoque una junta de portavoces para consensuar un comunicado de condena por estos hechos, o que el movimiento feminista haga una convocatoria de concentración de protesta por esta presunta agresión sexual bajo el lema «No vamos a permitir ninguna agresión machista«, me parece fenomenal. Pero, seamos serios: ¿De qué valen las condenas, las convocatorias y las concentraciones? Por desgracia, de poco o nada. ¿Cuántas condenas y cuántas concentraciones llevamos? ¿Y? He perdido la cuenta. Se da por sentado que todas y todos condenamos estas salvajes actitudes así que, mucho me temo, que solo sirven para la foto.

Lo que tienen que promover todos los partidos políticos es una modificación de la legislación penal y penitenciaria, dejarse de fotos y tramitarla por la vía de urgencia (que para lo que se quiere, se hace). Además dotar de más medios a nuestras policías vascas (Ertzaintza y Udaltzaingoak-Policías Locales) para que puedan realizar su trabajo de una forma más ágil, efectiva y sin tanta norma y reglamentarismo porque, como he dicho anteriormente, la «Vía Fuenteovejuna» no es tan lejana como algunos creen. Que sigan poniendo a la gente a prueba…

Redacción de euskalnews.com

3 COMENTARIOS

  1. El Deia no lo lee nadie. Lo mismo que Noticias de Gipuzkoa. Se mantienen a base de dinero público. Sin ellas, esos panfletos peneuveros habrian desaparecido como el difunto diario Alcazar de la transición. En cuanto se le quitó la publicidad institucional no duro un mes.

  2. 1. Que pena que me bloquearan mi cuenta de Twitter. Pero mira, eso que me ahorro en disgustos con bocachanclas, que está todo lleno.

    2. Mikel, eres cómo el niño acusica y llorón de clase, llamando a la charaina, al peneuve, a deia y a todo quisqui.

    3. Mikel, no tienes razón. No puedes trasvasar la culpa de un colectivo cultural a todo un sexo. Es una obviedad que el porcentaje de violadores entre hombres inmigrantes es mucho más alto que entre todos los hombres españoles o vascos. La masculinidad no es un colchón para absorber ni diluir la culpa de los desmanes de ciertas culturas foráneas.

    4. «Moro» no es técnicamente despectivo (por más que intenten convertirlo en tal), y su diminutivo «morito», a juicio de cada cuál. Moro es una forma vulgar de referirse a los musulmanes sin importar su procedencia, aunque obviamente sea utilizado con más frecuencia para los marroquíes por cercanía.

    5. Iñigo, no tienes puta vergüenza. Tú eres de los que matas al mensajero. Te hacen un favor dándote voz y publicidad y en lugar de estar agradecido y cabrearte con quién debes, que son Deia por quitarte la voz y el marica-llorica Mikel por utilizar ideologías de género e igualdad para presionar contra tu artículo, vas y te vuelves contra quién te ha devuelto la voz que te han robado y les llamas ultras de Vox y no se qué. A lo mejor tienes que escribir menos y leer más este medio para descubrir lo «ultra» que es. La madre que parió a los políticos y su propaganda de división cutre…

    6. Iñigo, no me voy a leer tu mierda de artículo, porque eres un mierda.

    On egin!

  3. Mikel, eres un pesebrero mas del PNV y ahora pretendes arreglarlo para seguir con la mamandurria, al final te han acojonado con la idea de que se te acaba la teta publica en Euskadi. Eres un flojo.

DEJA UNA RESPUESTA

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Content is protected !!