MUNDO

Kim Jong-un, más sensato que los políticos occidentales al rechazar tres millones de vacunas gratis

A Corea del norte le han ofrecido tres millones de vacunas chinas, concretamente la Sinovac del fondo Covax, y las ha rechazado. En otras palabras: Kim Jong Un tiene más dedos de frente que cualquiera de los políticos occidentales, quienes parecen comerciales a comisión para la venta de los polémicos medicamentos experimentales a los que muchos llaman erróneamente vacunas.

No es la primera vez que el gobierno de Pyongyang rechaza vacunas. En julio declinó el envío de unos dos millones de dosis de la vacuna de AstraZeneca, alegando la preocupación por los posibles efectos secundarios, según un grupo surcoreano asociado al servicio de inteligencia del país, según informa mpr21.

En julio el Ministro de Asuntos Exteriores de Rusia, Sergey Lavrov, dijo a los periodistas que se había ofrecido a suministrar a Corea del norte su propia vacuna Sputnik en múltiples ocasiones.

El gobierno norcoreano ha expresado sus dudas sobre la eficacia de las vacunas contra el coronavirus. Los medios de comunicación públicos informan con frecuencia de incidentes en Estados Unidos y Europa en los que las personas vacunadas han tenido reacciones adversas.

Hasta el 19 de agosto, el país asiático no había registrado ningún caso de coronavirus, según la Organización Mundial de la Salud (OMS). Unas 37.291 personas -entre las que se encontraban trabajadores sanitarios y personas con enfermedades similares a la gripe- han sido sometidas a pruebas y todas han dado negativo, según un informe de situación de la OMS.

No obstante, al comienzo de la pandemia el gobierno de Pyongyang país asiático impuso restriciones sanitarias. Fue uno de los primeros países en cerrar sus fronteras en enero del año pasado.

2 COMENTARIOS

  1. Tócate los huevos. Al final resulta que el dictador ese intenta proteger a su pueblo a diferencia de los dictadores encubiertos de las corporaciones gubernamentales occidentales disfrazadas de democracia, que tratan de someter y diezmar a las poblaciones que controlan (su pueblo no somos).

    Va a ser que el «yogurín» éste, que si no es por mandamás no follaría ni el puti, es sólo un abusón de clase que tranca la puerta para que los asesinos en serie de afuera no entren.

DEJA UNA RESPUESTA

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Content is protected !!