POLÍTICA

La asociación estudiantil IDE-ADE envía una nueva carta demoledora para el Ararteko, Manuel Lezertua

Desde IDE-ADE Ikaslearen Defentsarako Elkartea / Asociación para la Defensa del Estudiante de Euskadi, se han puesto en contacto con la redacción de este medio tras leer con estupefacción y profunda indignación (al igual que nosotros) las manifestaciones del Ararteko, Don Manuel Lezertua dentro de la entrevista que se publicó en la edición digital del Diario Vasco con fecha 19 de septiembre de 2021. La razón es simple. Tal y como Lezertua ha tenido la libertad de escupir esas barbaridades en el diario del Grupo Vocento, desde IDE-ADE nos solicitan que publiquemos (lo hacemos con mucho gusto) la carta de respuesta que han elaborado recientemente «para suscitar una profunda reflexión en el propio Ararteko y en la sociedad en general en torno a la libertad de cada cual de decidir vacunarse o no conforme a derecho, esgrimiendo en dicha misiva sucintos argumentos de tipo legal, médico y sociológico». La carta merece la pena, de verdad. Es igual o más demoledora que la que le enviaron desde Bizitza Plataforma hace pocos días. Ahí va la mencionada carta (a partir de ahora todo lo que podáis leer ha sido escrito por IDE-ADE):

CARTA A DON MANUEL LEZERTUA, ARARTEKO DEL GOBIERNO VASCO

Desde IDE-ADE Ikaslearen Defentsarako Elkartea / Asociación para la Defensa del Estudiante nos dirigimos a usted para hacerle llegar nuestra más profunda indignación y estupefacción tras leer, la entrevista realizada por el Diario Vasco a su persona (“Quien no se vacune (vacuna COVID), tendrá que acarrear las consecuencias” (Diario Vasco, edición digital, 19-9-2021), en la que usted afirma que:

 “Quienes no han querido vacunarse tendrán que arrastrar con las consecuencias de su propia decisión”.
 “Una persona no tiene derecho a entrar en cualquier sitio de cualquier manera. Siempre hay condiciones. Para entrar a una sala de fiestas a veces hay códigos de vestimenta, otras cuestiones de edad”.
 “Soy un convencido de la ciencia. Hay cierto punto de egoísmo en los negacionistas. La vacuna no es solo para uno”.
 Ahora que sobran vacunas esa excusa ya no sirve. Quien no está vacunado es porque no quiere”.

Como Asociación para defensa del estudiante, hemos recibido numerosas reclamaciones de personas perjudicadas procedentes del ámbito educativo (estudiantes, familias, personal docente y no docente) que están sufriendo las consecuencias de la situación que estamos viviendo actualmente. Por todo ello, nos dirigimos a usted para comunicarle y recordarle que además de los derechos constitucionales reconocidos en la Carta Magna (art. 10.1, art. 14, art. 15.1, art. 17.1 y art. 20.1, que parece que usted los obvia), existen otros fundamentos legales que protegen a las personas contra la vacunación obligatoria o la coacción a la misma, como son el Tratado de Helsinki, El Consentimiento Informado en la Historia de los Derechos Internacionales, La Declaración Universal sobre Bioética de la Unesco, La Carta Internacional de Los Derechos humanos, el Código de Nuremberg, La Declaración de Ginebra, La ley Básica Reguladora de la Autonomía del Paciente y de Derechos y Obligaciones en Materia de Información y Documentación Clínica o la Ley General de Salud Pública.

Cuando usted hace referencia al término negacionista, está utilizando un calificativo que los medios de comunicación comenzaron a emplear de manera recurrente y peyorativa desde que comenzó la crisis sanitaria y que se ha traducido en una programación neurolingüística que condiciona las relaciones sociales y que soslaya la capacidad de confrontar posturas tanto científicas como sociológicas que disienten en sus postulados anulando la que es minoritaria o no oficialista. Nos preguntamos si usted ha tenido la oportunidad de conversar de manera estrecha con una persona con estas convicciones, desde la empatía y la escucha activa. Si no es así, permítanos ofrecerle una composición de lugar de las razones por las cuales este tipo de personas deciden hacer uso de su derecho a no vacunarse conforme a la legalidad vigente.

Desde que comenzó la crisis sanitaria los medios de comunicación audiovisuales locales y estatales han estado hablando de sintomatología de la covid-19 sin cesar (24/7) y de manera simultánea en casi todos sus espacios informativos manteniendo a la población en un estado de alerta constante y en algunos casos utilizando adjetivos despectivos y de mal gusto como, “tontos”, “bebedores de lejía”, “desinformadores”, “criminales”, “idiotas”, “ apestados” o “asesinos porque contagian y matan en potencia” que como jurista es posible que usted reconozca que algunas expresiones de las citadas puedan ser constitutivas de delito de odio…y a la par, presenciábamos como el Tribunal Constitucional anulaba y declaraba ilegales, el confinamiento y los dos estados de alarma, y por ende, las restricciones a la movilidad y las multas derivadas de las sanciones impuestas por infracciones a la movilidad y por no llevar mascarilla en la vía pública por personas que portaban certificado médico oficial o declaración responsable que les eximía de llevarla.

Afortunadamente el sentido común y la ecuanimidad han fundamentado las razones por las cuales muchas personas han decidido no vacunarse ponderando en su voluntad de no hacerlo, el primer factor del binomio riesgo/beneficio. Por ello, sentimos la necesidad de informarle para que la próxima vez que sea entrevistado las tenga en cuenta, rescatando a sí mismo, las declaraciones recientemente realizadas en Radio Euskadi por el Viceconsejero de Salud del Gobierno Vasco insistiendo por partida doble
en que “el Pasaporte Covid es una medida con fines exclusivamente cívicos, no sanitarios, subrayando que es un tema cívico que nada tiene que ver con la salud”.

Desde que comenzó la vacunación entre finales de 2020 y comienzos de 2021 en el mundo, se fueron sucediendo las diferentes variantes de este virus, cosa que no ocurrió en 2020. Dicha vacunación que ha sido generalizada y masiva en todas las franjas de edad a excepción de 0-12 (en algunos países ya se ha llevado a cabo), el número de fallecidos notificados por VAERS (Sistema de notificación de reacciones adversas a las vacunas de EEUU), Eudra Vigilance (Sistema de Farmacovigilancia de las autoridades
reguladoras de medicamentos de la Unión Europea) y el registro de efectos adversos del UK Public Health (Salud Pública de Reino Unido), han notificado más de 40.000 fallecimientos y más de 2.000.000 de efectos adversos (que podrían reconocerse como secundarios) notificados por VigiAccessTm (Centro colaborador de Uppsala de Suecia, de la OMS para la monitorización de medicamentos) sólo en EEUU y Europa post vacunación, suponiendo un deterioro del sistema inmunológico de las personas. Se
estima que sólo se reporta entre un 1 y un 10% de estos casos.

Recientemente se ha publicado en medios oficiales el fallecimiento de 300 personas en el Estado español por la administración de la vacuna. A esto se une la falta de transparencia que se ha detectado en el proceso de vacunación y que ha disuadido a muchas personas de vacunarse ya que no se ha gestionado desde el consentimiento informado y consciente de los estudios preliminares de si protegerá o no, de efectos adversos posibles en el corto, medio y largo plazo, ni con prescripción médica atendiendo a la historia clínica del paciente, por parte de médicos comunitarios y pediatras. Subrayar que se trata de vacunas que se han aprobado por la vía de emergencia sin ensayos clínicos previos con tiempo suficiente (históricamente ha sido de 3 a 5 años, con estas vacunas ha sido de 3 meses directamente en seres humanos). A este respecto, cabe una mención especial a que los Seguros de Responsabilidad Civil se están empezando a negar a responsabilizarse o hacer frente a demandas desencadenadas por efectos adversos de la vacunación. Haciendo un apunte al respecto, la semana pasada tuvo lugar el primer debate oficial entre las tesis oficialistas y las no oficialistas. Cuando uno de los médicos disidentes citó el número de fallecidos notificados por la vacuna, los ponentes de los preceptos oficialistas abandonaron dicho debate, siendo un reflejo del nivel de transparencia y de tiempo y espacio dedicado al oficialismo y en contraposición a las líneas de pensamiento que alertan sobre la peligrosidad de estos fármacos.

Si se atiende a las indicaciones de los prospectos de las vacunas, éstas nunca señalaron que inmunizaran pero los medios de comunicación de manera reiterada sí. Lo que sí dicen en realidad, es que evitarán las formas graves de la enfermedad entre 3 y 6 meses, pero no su propagación, por lo que su denominación cambia sustancialmente equiparándose más a un medicamento o fármaco. Además se ha anunciado recientemente el inicio de la vacunación con la tercera dosis en población inmunodeprimida (tal y como se hizo con las dos primeras dosis) y que en países como en Turquía e Israel ya han comenzado con la cuarta, advirtiendo por parte de las autoridades del último país citado, los numerosos casos de efectos adversos entre la población vacunada. En medicina, la principal contraindicación es la falta de indicación y por ello no se explica que un virus con una letalidad del 2 por 1000 (es decir que de 1000 personas sólo 2 fallecen y 998 sobreviven) se esté implementando la vacunación en población sin patologías previas, y sin apenas afectación de la enfermedad en términos estadísticos, como es la población infanto-juvenil y adulta joven. Con relación a esto, se reconoce el surgimiento de patologías cardiacas como miocarditis y pericarditis en población joven tras la inoculación.

Desde el sistema de salud y en los medios de comunicación se asegura y perjura que las vacunas son seguras y necesarias. Esto es una falta deontológica severa si consideramos la cantidad de testimonios que están expandiéndose por las redes sociales de efectos adversos y defunciones post vacuna que están padeciendo y sufriendo muchos pacientes y familiares de los mismos, y que tanto el sistema de salud como los medios de comunicación se niegan a registrar/visibilizar. Por tanto, la vacuna o medicamento sólo se podrá considerar seguro con el paso del tiempo y por otro lado, no se observa que sea necesaria para la inmensa mayoría y de forma generalizada (que parece más una imposición publicitaria de las cadenas de televisión y emisoras de radio) si reparamos en que no hay una letalidad significativa (2 por 1000) y que la población infanto-juvenil y personas sin patologías previas nunca fueron colectivos de riesgo de formas graves de la enfermedad y que muchas personas diagnosticadas con esta enfermedad la han pasado de manera asintomática o con leves resfriados o dicho de otro modo, a partir de una máxima de la medicina, la mayor contraindicación es la falta de indicación. Así mismo, los medios de comunicación insisten una y otra vez en los niveles de ocupación de UCIS para justificar la alarma social, cuando las UCIS mantienen habitualmente niveles de ocupación del 60-80% de sus camas fundamentalmente porque dependen de ello para ser rentables.

Por estos motivos, reivindicamos el sentido común y apelamos al derecho de cada cual de querer o no vacunarse dadas sus circunstancias personales, ya que en gran medida se trata de una DECISION LIBRE PERSONAL E INTRANSFERIBLE. En consecuencia y debido a la vulneración de derechos que sus palabras puedan ocasionar en una parte de la población, desde la asociación IDE-ADE solicitamos a su persona la rectificación pública de la denominación de negacionistas a aquellas personas que ni niegan ni afirman, simplemente ejercen sus derechos constitucionales de manera pacífica, sin injerencias externas ni coacciones. Además queremos recordarle que EL QUE EJERCE SUS DERECHOS NO PERJUDICA INJUSTAMENTE A LOS DEMÁS. Por consiguiente, le rogamos tome en consideración esta máxima jurídica para evitar posibles nuevas vulneraciones de derechos de aquellas personas que por distintas razones quieran ejercer su legítimo derecho a no vacunarse.

Finalmente, por los argumentos esgrimidos anteriormente en esta misiva creemos que es razonable que presente su dimisión del cargo de Ararteko que ocupa actualmente, puesto que su actitud es contradictoria con las funciones y principios inherentes a dicho cargo, es decir, independencia e imparcialidad y cuyo cometido es desarrollar iniciativas dirigidas a incrementar la sensibilidad y la conciencia sobre el respeto a los derechos humanos.

Sin otro particular
Reciba un cordial saludo

«La educación es un acto de amor, por tanto un acto de valor».

Paulo Freire

IDE-ADE
Ikasle Defentsarako Elkartea
Asociación para la Defensa del Estudiante

Email: adegurasoelkartea@gmail.com
Facebook: https://www.facebook.com/Ideadegurasoelkartea

3 COMENTARIOS

  1. Suscribo también esta carta de IDE/ADE dirigida al Ararteko del GV y les traslado mi interés personal acerca de la respuesta que recibieron (si es que la recibieron) de los centros educativos, AMPAS, sindicatos del profesorado, consejería de salud, consejería de educación, etc, al informe que les enviaron con testimonios de las familias, padres, docentes, etc relacionados con los protocolos anti-covid del pasado curso y que, desgraciadamente, continúan en este nuevo curso.

DEJA UNA RESPUESTA

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Content is protected !!