ECONOMÍA

El precio del petróleo llegará a los 100 dólares y desatará una ola inflacionista

Con el pretexto de restringir las emisiones procedentes de combustibles fósiles, los imperialistas han disuadido a las empresas petroleras de invertir en la extracción de nuevos yacimientos. Mientras los monopolios de la energía se ven presionados para reducir la producción, la demanda mundial sigue en aumento. Sin un aumento significativo de la inversión, la demanda de petróleo y gas superará a la oferta en un futuro no muy lejano. Este desajuste podría provocar carestía y subir el precio del petróleo hasta los 100 dólares el barril.

La subinversión crónica en nuevos yacimientos de petróleo desde la crisis de 2015 llevará a un pico en la producción mundial de petróleo antes de lo esperado, pero no por un agotamiento de las reservas, como dicen algunos, sino por motivos seudoecológicos, ligados a los planes de descarbonización. El petróleo sigue ahí, pero las políticas seudoecologistas están desincentivando su extracción. En contra de algunas predicciones publicadas a principios del año pasado de que el consumo mundial de petróleo nunca volvería a los niveles anteriores a los confinamientos, la demanda está ahora a sólo unos meses de alcanzar y superar esos máximos. El nuevo récord medio anual establecerá el próximo año.

La OPEP espera, además, que la demanda mundial de petróleo siga creciendo hasta mediados de la década de 2030 para alcanzar los 108 millones de barriles diarios (bpd), tras lo cual se espera que se estanque hasta 2045, según las últimas perspectivas anuales del cártel. Otros analistas prevén un pico de demanda a finales de esta década. Sin embargo, la inversión en nuevas fuentes de suministro va muy por detrás del crecimiento de la demanda mundial de petróleo. El año pasado las nuevas inversiones cayeron a su nivel más bajo en una década y media. El año pasado, la inversión mundial en exploración y producción cayó a 350.000 millones de dólares, su nivel más bajo en 15 años, según las estimaciones de Wood Mackenzie.

Tampoco se espera que la inversión aumente significativamente este año, a pesar de que el petróleo está a 80 dólares. Esto se debe a la política de cero emisiones netas. Según la OPEP, la industria petrolera tendrá que realizar enormes inversiones en los próximos 25 años para satisfacer la demanda. El sector necesitará una inversión acumulada a largo plazo en las fases previas, intermedias y posteriores de 11,8 billones de dólares para 2045.

El desfase entre una demanda creciente y una oferta que va con retraso provocará el aumento de los precios del petróleo a niveles de 100 dólares el barril. Patrick Pouyanné, director general de la francesa TotalEnergies, declaró este mes en el foro Energy Intelligence que los precios del petróleo se dispararían de aquí a 2030 si la industria dejara de invertir en nuevos suministros, como sugieren algunos escenarios que prevén una producción neta nula para 2050. “Si dejamos de invertir en 2020, dejamos todos estos recursos en el suelo… y entonces el precio se disparará. E incluso en los países desarrollados, eso será un gran problema”, dijo Pouyanné.

Francisco Blanch, jefe mundial de investigación de materias primas y derivados del Bank of America, también predice que el petróleo alcanzará los 100 dólares en septiembre del año que viene, o incluso antes si este invierno es mucho más frío de lo esperado. Un barril de crudo a precios por encima de los 100 dólares significa inflación y reducción drástica de los salarios reales de los trabajadores.

DEJA UNA RESPUESTA

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Content is protected !!