MUNDO

En África apenas hay vacunas COVID y, sin embargo, la mortalidad es prácticamente inexistente

Un reportero de Asociated Press ha estado esta semana en un concurrido mercado en un barrio pobre en las afueras de Harare (en el antiguo Zimbabwe). En su recorrido observaba cómo cientos de personas, en su mayoría sin mascarilla, se empujaban para comprar y vender frutas y verduras exhibidas en mesas de madera y plástico. Como en gran parte de Zimbabwe, el coronavirus está siendo relegado rápidamente al pasado, ya que han regresado los mítines políticos, los conciertos y las reuniones en el hogar, según informa mpr21.

«El COVID-19 se ha ido, ¿cuándo escuchó por última vez de alguien que haya muerto de COVID-19?» Dijo Nyasha Ndou, comerciante local. “La mascarilla es para proteger mi bolsillo”, dijo. “La policía exige sobornos, así que pierdo dinero si no me muevo con una mascarilla”. A principios de esta semana, Zimbabue registró solo 33 nuevos casos de COVID-19 y cero muertes, en línea con una reciente caída de la enfermedad en todo el continente, donde los datos de la Organización Mundial de la Salud muestran que las infecciones han disminuido desde julio.

Cuando apareció el coronavirus por primera vez el año pasado, las autoridades sanitarias temían que la pandemia se extendiera por África y matara a millones. Aunque todavía no está claro cuál será el costo final de COVID-19, ese escenario catastrófico aún no se ha materializado ni en Zimbabwe ni en gran parte del continente.

Y es que algo “misterioso” está sucediendo en África que desconcierta a los científicos, dijo Wafaa El-Sadr, presidente de salud global en la Universidad de Columbia. “África no tiene las vacunas y los recursos para combatir el COVID-19 que tienen en Europa y Estados Unidos, pero de alguna manera parece que les está yendo mejor”, dijo.

Menos del 6% de las personas en África están vacunadas, pero durante meses, la OMS ha descrito a África como «una de las regiones menos afectadas del mundo» en sus informes semanales sobre pandemias.

Algunos investigadores dicen que la población más joven del continente (la edad promedio es de 20 años frente a los 43 en Europa occidental), además de sus tasas más bajas de urbanización y la tendencia a pasar tiempo al aire libre, puede haberle evitado los efectos más letales del virus hasta ahora.

En los últimos meses, se ha señalado a Sudáfrica como productora de una «variante» del coronavirus que,se estima. ha matado a más de 89.000 personas, la mayor cantidad de muertes en el continente. Pero por ahora, las autoridades africanas, si bien reconocen que podría haber brechas, no informan un gran número de muertes inesperadas que podrían estar relacionadas con el coronavirus. Los datos de la OMS muestran que las muertes en África representan solo el 3% del total mundial. En comparación, las muertes en todo el continente americano y Europa representan el 46% y el 29%.

En Nigeria, el país más poblado de África, el gobierno ha registrado casi 3.000 muertes hasta ahora entre sus 200 millones de habitantes. Estados Unidos registra esa cantidad de muertes cada dos o tres días.

Los bajos números hacen que nigerianos como Opemipo Are, de 23 años y natural de Abuja, se sientan aliviados. “Dijeron que habría cadáveres en las calles, pero no pasó nada de eso”, dijo.

El viernes, las autoridades nigerianas comenzaron una campaña para expandir significativamente la inmunización contra el coronavirus de la nación de África Occidental. Las autoridades tienen como objetivo inocular a la mitad de la población antes de febrero, un objetivo que creen que les ayudará a lograr la inmunidad colectiva.

Oyewale Tomori, un virólogo nigeriano que forma parte de varios grupos asesores de la OMS, sugirió que África tal vez ni siquiera necesite tantas vacunas como Occidente. Es una idea que, aunque controvertida, dice que se está discutiendo seriamente entre los científicos africanos, y recuerda la propuesta que hicieron los funcionarios británicos en marzo pasado para permitir que COVID-19 infecte libremente a la población para desarrollar inmunidad.

El impacto del coronavirus también se ha silenciado relativamente más allá de África en países pobres como Afganistán, donde los expertos predijeron que los brotes en medio del conflicto en curso resultarían desastrosos.

Hashmat Arifi, un estudiante de 23 años en Kabul, dijo que no había visto a nadie con una mascarilla en meses, incluso en una boda reciente a la que asistió junto con cientos de invitados. En sus clases universitarias, más de 20 estudiantes se sientan sin ella de forma rutinaria en lugares cerrados.

No he visto ningún caso de coronavirus últimamente”, dijo Arifi. Hasta ahora, Afganistán ha registrado alrededor de 7.200 muertes entre sus 39 millones de habitantes, aunque se realizaron pocas pruebas en medio del conflicto y se desconoce el número real.

1 COMENTARIO

  1. Hola,
    Tendrías que poner los enlaces a los Estudios, Documentos, datos…
    Así como la fuente, para las publicaciones que sólo habéis traducido.

    Si no la encontráis, por lo menos enlazad al artículo que traducís.

    Bloquear el contenido que se hurta… pone en el mismo sitio de aquello contra lo que decís luchar.

DEJA UNA RESPUESTA

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Content is protected !!