EuskalNews – La actualidad sin censura

La actualidad sin censura

OPINION POLITICA

La mentira, y especialmente la sanitaria, es la piedra angular que sustenta esta estructura de ingeniería social

  • Escrito por José Luis Bolado Moragues
  • Si queréis que publiquemos vuestros artículos de opinión, tanto en euskera como en castellano, podéis enviarlos a info@euskalnews.com

La mentira, y especialmente la sanitaria, es la piedra angular que sustenta esta estructura de ingeniería social donde el miedo es el catalizador imprescindible para poder subvertir valores y crear nuevos paradigmas.
Acabar con el miedo sanitario actual, pasa por exponer la realidad de los datos, ponerlos en su contexto, y también recordar la historia de la anterior “pandemia” de gripe H1N1 del 2009. Sería un primer paso para terminar con esta pesadilla. Pero, ¿acaso esto se promueve por los que nos dirigen? Salvo contadas excepciones, seguir la política de cualquier país es comprobar cómo sus actores intentan posicionarse en ese Nuevo Orden Mundial. Es ver cómo BlackRock, Vanguard, Fidelity Investment, J P Morgan… se van haciendo con la globalidad del mercado, cómo los países se endeudan hasta límites insospechados, y cómo se les impone una Agenda 2030 en aras a un gobierno mundial.

Es evidenciar el camino hacia la centralización del poder en manos de unos pocos que nadie ha votado, y a los que para poder manejarnos mejor les sobramos más de la dos terceras partes de la humanidad. Corporaciones, monopolios, cárteres donde a través de política, políticos y bancos centrales, el viejo poder económico de siempre nos distrae con esta descomunal mentira sanitaria para sujetarnos en el miedo y conseguir sus turbios intereses. Cambiaron el concepto de Pandemia e Inmunidad, y después aprobaron las terapias génicas y las renombraron como vacunas. Luego, a la vez que falsificaban sus protocolos de seguridad y engañaban con las eficacias relativas para su admisión por urgencia, implantaron PCRs con cebadores y ciclos inadecuados que junto a los “enfermos asintomáticos” “casos” e “incidencia acumulada” que se sacaron de la chistera televisiva, confinaron, enfermaron y empobrecieron a la sociedad.

Junto a ese encarcelamiento sanitario de gente sana, se recomendaba no hacer autopsias, y se prohibían medicamentos y terapias que la práctica demostraba su eficacia, mientras sus “verificadores” y bien untados medios silenciaban y desacreditaban toda opinión discrepante. Consiguieron implantar el terror sanitario en una sociedad totalmente desconcertada. Ahora, asistimos atónitos a la insistencia en una covivacunación masiva que se reconoce no inmuniza, y que incluye gente que ya pasó la enfermedad, además de embarazadas, inmunodeprimidos… e incluso a niños en los que como se ha podido comprobar, muy raramente enferman y muy raramente lo pueden trasmitir.

Vemos que el número de hospitalizados y muertos en cualquier parte del mundo corre parejo al de dosis puestas, y cómo va afectando a los tramos de edad a medida que se les administra. Podemos comprobar que las covivacunas acumulan ya más efectos adversos que la suma de todas las campañas vacúnales de los últimos diez años, o que desde su administración en jóvenes en estos apareció un llamativo aumento de mio y pericarditis. Las noticias de muertes repentinas en gente covivacunada que por su edad o estado anterior nadie podría predecir, y que afecta incluso a deportistas, se hacen demasiado frecuentes. Cómo cerrar los ojos ante el espectacular aumento de “muertes no diagnosticadas” que aparecen en las cifras oficiales, o al general de este año que termina y que no sólo sobrepasa al 2019, sino también al 2020 cuando aún ni se inoculaba proteínas S en sus diferentes formatos, ni ARN para que uno mismo lo produjera?

Nunca antes se vacunó masivamente en plena pandemia y aún menos con algo con tan poco control y tan nimio poder inmunizante. Nunca se confinó a los sanos. Nunca se desaconsejó hacer autopsias para averiguar las causas de una enfermedad, y nunca se calló y persiguió a los que exponían teorías alternativas a las “oficiales” salvo en épocas de Inquisición y/o cazas de brujas. ¿Acaso estamos volviendo a ellas?

Suscríbete
Notificar sobre
guest
3 Comentarios
Más antiguos
Más recientes Más votados
Comentarios embebidos
Ver todos los comentarios
El Elegido
El Elegido
10 meses

Jose Luis, has resumido a la perfección la jugada maestra del “jaque” que la corporatocracia globalista ha hecho a la humanidad. Que sea “mate”, depende de la celeridad con que abramos los ojos y nos plantemos TODOS. Estamos muy cerca de perder la partida y solo podemos intentar que haya un despertar global ayudando a otros a verlo, señalando la jugada y las mentiras del sistema. Nos va la vida en ello.

Azucena
Azucena
10 meses

Alto y claro… mejor no se podría explicar de modo y manera que hasta la sociedad dormida lo entendiera… pero… claro…hay que rascar y de momento parecen felices porque pueden viajar e incluso hay quien dice que todo llega como conclusión de ésta nueva mierda de Anirmalidad. No lo ven y solo pido que de esa felicidad de los idiotas despierten de una vez porque ésto va.muy rápido y no les podemos permitir que la humanidad esté en manos de una gran dictadura Sanitaria y Social. Basta ya!!! Gracias por el artículo.

Azucena
Azucena
10 meses

Anormalidad.

error: Content is protected !!
0
¿Qué opináis? ¡La sección de comentarios está para algo!x
()
x