REDES/TV/GOSSIP VÍDEOS

Un presentador de TV intenta dar una lección para covidianos al estilo Barrio Sésamo: «¿Pues entonces para qué es la vacuna?»

No nos cansamos (sí, sabemos que somos muy pesados) en repetir que una imagen vale más que mil palabras, ya que mientras las palabras se las lleva el viento, las imágenes perduran para siempre. Sobre todo, en Twitter. Y si es un video, vale mucho más que eso. El siguiente video representa la mejor prueba de ello:

Sí, tal y como se puede comprobar enel anterior video, las explicaciones al estilo Barrio Sésamo, dirigidas a los covidianos y tragacionistas de TV, ya han llegado a la pequeña pantalla. Desconocemos qué canal de TV (el que lo sepa, tiene la sección de comentarios a su disposición) es, pero la verdad es que merece la pena.

«Yo tengo el virus. Tu tienes tres vacunas. ¿Por qué está asustado? ¿Por qué está asustada? Ah, Cristian, que con la vacuna tú me puedes contagiar… ¿Pues entonces para qué es la vacuna?», trata de explicar el presentador, a quien le entra una ‘esquizura’ muy graciosa. ¡Un grande el periodista!

Sin embargo, por desgracia, la ‘borregada’ media no lo entendería ni con esta didáctica explicación al estilo Barrio Sésamo. Hace tiempo que el sentido común brilla por su ausencia. Hace tiempo que dos más dos no son cuatro. De hecho, ni siquiera entienden que hay dos clases de ciudadanos, los VIP, y el resto, y que ellos forman parte del segundo grupo: el que no mola.

Entre los VIP entran, tal y como es evidente, están los de siempre: los políticos, los periodistas, las farmacéuticas… y sí, también los ‘famosetes’. Los elitistas «artistas» y los presentadores de TV, quienes pueden celebrar una lujosa fiesta en interiores, sin mascarilla, mientras ríen, se abrazan y disfrutan de una estupenda velada elitista. Gente como Lara Álvarez, Sandra Barneda o Pablo Alborán, entre muchos:

https://twitter.com/JvmVega/status/1459471391863017473?t=M0Hz7ngYg8P2YPuaZMeasQ&s=19

Sin embargo, ni con evidencia gráfica lo entienden. De hecho, hemos conocido numerosos casos similares y a la mayoría le da igual. Algunos incluso aplauden. Todo ello mientras el contribuyente medio tiene que viajar tragando su propio CO2 en el transporte público o en interiores, mientras los niños y los adolescentes siguen ‘embozalaos’ en las aulas y mientras la ‘borregada’ aplaude con un trapo sobre el rostro cada vez que su equipo marca un gol. Ala. A disfrutar de lo votado… ¡y de lo aplaudido a las ocho de la tarde!

¿Qué opináis? ¡La sección de comentarios está para algo!

Redacción de euskalnews.com

DEJA UNA RESPUESTA

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Content is protected !!