EuskalNews – La actualidad sin censura

La actualidad sin censura

OPINION

“La muerte voluntaria” – Fernando López-Mirones

  • Escrito por Fernando López-Mirones, biólogo y divulgador científico
  • Enlace a su canal de Telegram

LA MUERTE VOLUNTARIA

Hola aulladores: Muchos de ustedes se obsesionan con las amenazas de la posible obligatoriedad de las inyecciones experimentales; les voy a explicarlos por qué eso no ocurre.

Siempre hay que tener muy presente que todo lo que en usted es confusión y ruido, en los hacedores de toda esta trama son datos fiables que solo ellos tienen.

Por tanto trabajemos con la certeza de que saben lo que hacen y que lo hacen para conseguir un fin concreto.

Si obligaran por ley a la población a inocularse lo que ellos saben que son pinchazos peligrosos y mortales, implicaría automáticamente que ellos asumirían la responsabilidad de lo que ocurriera.

Ello podría devenir en juicios masivos y condenas que arruinaría a sus empresas, partidos y gobiernos, además de penas serias de cárcel para los culpables y colaboracionistas como los periodistas.

Sin embargo si se amparan en el “eso decía la Ciencia entonces”, “eso es lo que se creía”, “era el consenso internacional” para presionar y engañar a la gente para que vaya VOLUNTARIAMENTE, siempre tendrán la salida jurídica de alegar “usted se inoculó porque quiso, fue allí de forma voluntaria.

Cuando usted responda “es que me engañaron” o “todo el mundo lo hacía” o “lo decían en la TV sin parar” (le ruego que se visualice a sí mismo diciendo semejantes razones de peso para inocularse ARNm sintético) bastará con un “¿no es usted adulto, no se informó, hace usted caso a otros? la culpa es exclusivamente suya”

Cuando todo esto dé la vuelta, cuando todo se sepa, cuando millones de inoculados averigüen que nunca se vacunaron realmente, todos ellos van a sentirse idiotas, van a preguntarse ¿cómo es posible que cayera en este engaño?

Los inoculados volverán la cara entonces a su hermano traumatólogo, a su amiga enfermera, a su novia cardióloga, a su primo anestesista o a su muy querido y respetado médico de familia en busca de explicaciones con un “tú me dijiste que me vacunara”.

Ese es el momento en el cual todos ellos, si son honestos, le responderán “eso era lo que yo creía entonces”.

Si usted profundiza un poco superando la barrera de las preguntas incómodas esas personas le reconocerán que en realidad no saben más que usted ni de virus, ni de vacunas; que confiaron en un sistema sanitario en el que trabajan desde hace años que se rige por protocolos que en casos de pandemia vienen de muy arriba, de eso llamado “autoridades sanitarias”, de eso llamado “comunidad científica internacional”, Justo los más untados de dinero de las multinacionales.

Fernando López-Mirones

Ellos no les mintieron, ellos estaban equivocados y olvidaron darles esa información.

Olvidaron decirles que en realidad ellos operan rodillas, cuidan enfermos, aplican remedios a síntomas y son muy especializados, es decir, no tienen que saber nada de virus ni vacunas porque no es su trabajo ni lo estudiaron en su carrera más de un mes en seis años.

Tampoco le dijeron que saben de sobra que los virus, los test y las vacunas son el trabajo de los biólogos – con sus muchas sinonimias: doctor, virólogo, bioquímico, microbiólogo, científico, investigador, epidemiólogo, – y que los médicos normales sólo aplican pero no investigan, son técnicos, no son científicos.

Fernando López-Mirones

No es un desdoro, jamás me dejaría operar de un ojo por un biólogo igual que nunca preguntaría a un médico normal por lo que es un virus.

Y aquí está uno de los trucos, la sinécdoque, el confundir a un virus con la patología que produce.

La patología es un conjunto de síntomas pre descritos, eso si es medicina; pero el “bicho” y la investigación profunda de lo que hay dentro de una dosis no es trabajo de médicos.

Para entender lo que es confundir a un virus con una enfermedad, pongamos un ejemplo.

Si a usted le cornea un toro, le atropella una moto o le muerde un perro irá a urgencias para que le curen las heridas, lesiones y posibles infecciones, y los médicos lo harán bien; pero ellos no tienen que ser expertos en rumiantes o tauromaquia, ni ingenieros de motociclismo, ni zoólogos de cánidos para curarlo a usted; es decir, del toro, la moto, el perro… ¡o el virus! causante de sus lesiones ¡no necesitan saber nada!

Por tanto, si su cuñada oftalmóloga, su hermano otorrinolaringólogo, su hijo pediatra o su amiga reumatóloga le hubieran sido a usted sinceros le habrían dicho “no tengo la menor idea de lo que hay dentro de esas vacunas pero yo creo en el sistema sanitario”

Y aquí entran los otros médicos, los que no se conformaron con sus vastos conocimientos técnicos y decidieron investigar por su cuenta, buscar y analizar artículos científicos en su escaso tiempo libre o jubilación, los que conservan ojo clínico, los que observan y buscan.

Pues bien, les doy mi palabra de honor de que no conozco ni un solo médico que haya hecho esto y apoye las inyecciones ¡ni uno!; haciendo la salvedad de los que trabajan para colegios médicos, asociaciones, instituciones y tienen cargos oficialistas y reciben dinero directa o indirectamente de la industria vacunera que a su vez es propiedad de los grandes oligarcas.

Solo los médicos que no han cuestionado el relato ni han leído un solo paper le aconsejan vacunarse.

¿Y aquellos biólogos que si conocen a los virus?

Pues los que salen en TV y medios TODOS trabajan para estos fondos financieros, todos quieren subir en sus carreras, todos aspiran al mejor trabajo del mundo: entrar en la OMS como el biólogo Tedros Adhanom.

Ninguno es libre de hablar sin comprometer su carrera.

Por eso queridos humanos, este experimento mundial de ARNm necesita ser voluntario, porque los que enfermen y mueran, además, generarán un tabú de culpabilidad compartida con sus familiares y médicos que les indujeron, que en el fondo de su ser saben que tienen mucha culpa en esa decisión letal que usted tomó.

Ese miedo y agresividad es el que usarán para que lo vinculen a los inocentes que no cayeron en el engaño.

La envidia humana, lo peor del alma culpable, se verterá contra los que se lo advertimos. Pero el inoculado ha ido voluntario, por decisión propia, y asume su propia responsabilidad. Fue inducido a una muerte voluntaria. Un aullido

Suscríbete
Notificar sobre
guest
13 Comentarios
Más antiguos
Más recientes Más votados
Comentarios embebidos
Ver todos los comentarios
Remedios
Remedios
4 meses

Este hombre es contundente, a estas alturas del “gran timo” nadie puede decir que fue engañado, otra cosa es que viva de espaldas a la realidad en cuyo caso debe asumir en solitario las consecuencias de sus decisiones, pedir ayuda y los que no caimos en el engaño dársela. Gracias Sr. Lopez Mirones.

MARIA
MARIA
4 meses
Respuesta a  Remedios

No estoy de acuerdo. En mid propios ojos se scabs de perpetrsr s un amigo la consabida eutansia. Tenis 70 años. Su mujer. Por orden de l CUPULA famosanopodis entrsr a verlo. Si yo soy sanitario y me dan esa orden me calentaria ls conciencis y el corazon. A mi padre 83 añod. Hemstoma cerebral. Contestacion delmedico. Si muere no importa. Ys ha vivido bastsnte. No kiero seguir xk fue crudo. Ssquen conclusiones.

Maria
Maria
4 meses
Respuesta a  Remedios

Las personas estan completamente desinformadas. Con miedo y no pueden decirnos k el gobierno no sabe nada con todas las muertes k hay. Ellos piensan k tienen el poder y se sienten protegidos. Un trabsjador asalariado de sol a sol no puede darse el lujo de ponerse s investigar. No¡¡ invedtiguemos y no creamos sin comptobar vsrias fuentes. El gobierno no conoce la OMS.? Precisamente el gobierno juegs con medios de desinformacion y nuestro stress de vidas. Hay k ser muy muy objetivo. Muchas grsciad a todos.

Maria
Maria
4 meses
Respuesta a  Remedios

Perdon por los anteriores comentarios. Lei incorrectamente.

Aitor
Aitor
4 meses

Muy buen articulo. No veo yo a Sánchez jugándose una condena judicial. como responsable de los homicidios personales que causaria una vacunación obligatoria.

lVIS
lVIS
4 meses

Excelente artículo! La claridad que disipa las sombras es hoy día mas necesaria que nunca.
Es luz sobre el tenebroso camino para alguien que se encuentre rodeado de dudas.
Para alguien con las cosas claras no es nada nuevo; pero sí es recompensa; es la victoria de la razón… y la coherencia!!

Jose Ramon
Jose Ramon
4 meses

El tema es como los hacemos recular, estos mercenarios a sueldo de la minoria psicopata que domina el mundo. Como se detiene,

tronchacadenas
tronchacadenas
4 meses

Tengo claro que hoy por hoy no harian obligatorios los pinchazos, ¿pero y si promulgan esa “ley de pandemias”, con el consenso de todos los grupos politicos, amparandose despues en ella para obligar a pincharse?, creo que no hay que confiarse, visto el enorme interes que tienen en inocular estos productos a toda la poblaciòn, todo es posible…..

lVIS
lVIS
4 meses

¿Obligatorios los pinchazos? Venga, venga… esos son cantos de cisne para los que tenemos claro que no nos vacunaremos jamás. Imposible amigo, ni aunque se salten 20.000 derechos humanos y promulguen lo que les de la gana (con el sistema juridico mundial actual es imposible, ver de nuevo el video), intuyo que ninguno de los aquí involucrados en nuestras propias salud y soberania aceptariamos jamás. Ni obligados, ni sin obligar, hacer llegar a cada una de nuestras celulas y a nuestro ADN esa ponzoña de tecnologia extremadamente avanzada (con el nivel de conciencia actual y de conocimiento consecuente de la gente no vacunada.. es tambien imposible).
Conclusión: Obligatorio no existe en el inventario de alguien que a estas alturas no se ha “vacunado”.

lVIS
lVIS
4 meses

Eso sí, como son unos pencos nos van a tocar los cojones pero a dos manos..
Pues eso, al masaje buena cara 😉 por que proporcionalmente del gusto que nos toquen los cojones corresponde una cada vez mayor claridad sobre nuestra propia soberania.

Diego
Diego
4 meses

Políticamente estoy contigo. En la mayor parte del artículo, también. El relato es muy bueno. Lo que ocurre actualmente es mucho que pensar. Pero, Fernando, no todo el que piensa diferente está equivocado. Esto es precisamente lo que quieren: que confundamos política con ciencia, que mezclemos las malas decisiones políticas con una vacuna o con un virus -creado artificialmente o no-.

Jesús Paredes M
Jesús Paredes M
4 meses

Como en Perú, el ministro Cevallos que ni siquiera figura como vacunado en el padrón del MINSA, quiere obligarnos esos experimentos genómicos y asesinos, desde acá le decimos a ver si se cree tan machito de que la receta y el consentimiento informado a uno que quiera recibir esa dosis mortal, estoy seguro que no lo hará, porque cree que unos decretos supremos de marras tienen más fuerza que la constitución y la ley 31091 olvidándose que el único que dicta leyes es el poder legislativo que no lo tiene controlado. A ver ministro Cevallos hágase una y dese el pinchazo.

María
María
4 meses

Esto tiene un nombre: Genocidio!, la mentira tiene cien caras, puede disfrazarse de muchas formas, pero lo importante es…¿cuál es el propósito de dicho montaje?, O despertamos ya!, o puede ser tarde cuando se haga. Las cosas ya están claras.
Felicidades por éste maravilloso articulo.

error: Content is protected !!
0
¿Qué opináis? ¡La sección de comentarios está para algo!x
()
x