EuskalNews – La actualidad sin censura

La actualidad sin censura

OPINION

“¿Somos justos?” – José Miguel Ruiz Valls

  • La opinión de José Miguel Ruiz Valls, escritor y colaborador habitual de euskalnews.com
  • Si queréis que publiquemos vuestros artículos de opinión, tanto en euskera como en castellano, podéis enviarlos a info@euskalnews.com

¿SOMOS JUSTOS?

Un hombre justo no es un votante de centro.  ¿O es la justicia lo mismo que la tibieza, que el “ni Fú ni Fá”? Un hombre justo (O una mujer) es un ser humano equilibrado, ecuánime, capaz de sopesar lo que hay en un plato de la balanza y también en el otro. Capaz de valorar, de comparar y hasta de decidir, llegado el caso, después de haber recabado información de ambos bandos, pues si solo tiene en cuenta lo que se dice en uno de ellos, va cojo, desequilibrado (Es eso que llamamos fanático: un ser que ha perdido la razón -La capacidad de razonar-).

Así pues, para el desequilibrado, volver a equilibrarse es tan fácil como escuchar lo que tienen que decir los del bando contrario ¿Acaso encontrará allí la verdad? No, la verdad no la encontrará, ni en un bando, ni en otro. La hallará dentro de sí mismo, al poder sopesar, comparar, valorar, lo que hay en ambos platos de la balanza. La verdad es que si el timador merece una reprimenda, el que quiere comprarle las estampitas no merece menos.

Nadie duda que la historia la escriben los vencedores. En la segunda guerra mundial vencieron los imperialistas (Los “aliados” del Imperio Comercial Británico) y desde entonces nos cuentan su historia, principalmente a través del cine y la televisión. ¿Cómo es posible que nunca hayamos dado la más mínima oportunidad a los que perdieron? ¿Cómo es posible que nunca les hayamos escuchado, a ellos? (No a “aliados” los que hablan de ellos) ¿Podemos decir que somos justos? ¿Cómo se puede entender el interés de los yanquis por librarnos del racismo nacional-socialista cuando segregaban a los negros en su propio país? ¿Tenemos suficiente información para valorar eso? ¡Y es sólo un ejemplo!

Ni tan inocente, ni tan culpable. Ni tan víctima, ni tan verdugo. Así es como la verdad suele equilibrar ambos platos de la balanza y supera los extremismos. La verdad es siempre el punto más lejano del extremo, matemáticamente hablando. Es el punto de equilibrio, el punto en el que acaba la inestabilidad, el punto desde el que todo se ve nivelado. ¿La paz social?

Los votantes de centro (Da igual que sean de centro-derecha o de centro-izquierda) no son justos (Y no lo digo para ofenderlos. Yo también voté). De hecho, en nada se diferencian de los votantes extremistas. En realidad, todos los votantes, da igual del partido que sean, deberían llamarse extremistas, pues todos esperan lo mismo, ganar al contrario, al precio que sea ¿Para qué? Para inclinar la balanza hacia su lado, para tener la parte ancha del embudo. Ellos defienden una sociedad de ganadores y perdedores; una sociedad en permanente estado de guerra, en la que a veces ganan unos y a veces otros. Una sociedad en la que los platos de la balanza suben y bajan brusca, violentamente, y nunca están en equilibrio.

¿Existieron siempre los partidos? ¿Estuvo siempre la humanidad partida, quebrada, fracturada? Hubo un tiempo en el que las sociedades se rigieron, no por asambleas de partidarios, sino por asambleas de gremios. No existía el “activismo político” como forma de ganarse la vida (No podemos llamarlo “oficio” porque no se requiere ningún conocimiento para ejercerlo y, de hecho, no son pocos los políticos que carecen de conocimientos para decidir sobre aquello que les toca decidir). Eran los propios interesados los que se auto-regulaban. En la asamblea se sentaban panaderos, pescadores, agricultores, mineros etc. Cada gremio elegía sus representantes. Todos podían hacer sus propuestas, y todas eran aprobadas, si satisfacían a todos. Así lograban transformar los intereses particulares, siempre egoístas, en sano interés general.

Sin presidente, sin ministros, sin gobierno, sin elecciones, sin programas, sin mentiras, sin enfrentamientos. No les hacía falta nada de eso. La asamblea decidía, después de escuchar a los interesados  y los funcionarios aplicaban tales decisiones. Así de simple. Era, sin duda un sistema mejor que el que tenemos, y es solo un ejemplo. La verdad es que, si somos  justos, podemos imaginar otros sistemas, tras valorar las historias de unos y otros, podemos liberarnos de la guerra perpetua en la que nos metieron los partidarios (Hombres y mujeres que desprecian lo que no conocen y aprecian, por tanto, la ignorancia). ¡Podemos ser libres!.. Y por favor,  no me pidas que explique, también, qué es eso de la libertad, porque la libertad es y será, siempre, ese “lugar” en el que aún no se han dado todas las respuestas.

Suscríbete
Notificar sobre
guest
2 Comentarios
Más antiguos
Más recientes Más votados
Comentarios embebidos
Ver todos los comentarios
EnekoAhíVaLaHostiaPues
EnekoAhíVaLaHostiaPues
5 meses

GRACIAS.

Ale
Ale
5 meses

Me inspiró, muchas gracias

error: Content is protected !!
0
¿Qué opináis? ¡La sección de comentarios está para algo!x
()
x