EuskalNews – La actualidad sin censura

La actualidad sin censura

OPINION

“Suicidio colectivo” – Juan Montero

  • La opinión de Juan Montero
  • Si queréis que publiquemos vuestros artículos de opinión, tanto en euskera como en castellano, podéis enviarlos a info@euskalnews.com

SUICIDIO COLECTIVO

«Pretenden convertirse en neurócratas porque su diabólica voluntad de ser como dioses no concibe otra posibilidad de materializarse que rebajando a sus huestes de dominados a la condición de juguetes teledirigidos».

Leído en el canal Inmune al rebaño el 18 de noviembre de 2021

De sobra conocidos son ya los perniciosos efectos de las inoculaciones de los variados tóxicos: proteínas mortales, óxidos de grafeno, organismos genéticamente modificados y tecnología transmisora de señales del espectro radioeléctrico.  Suerte tienen quienes por sorteo o estrategia han sido agraciados con dosis de sueros salinos u otros placebos. Ha habido declaraciones en el sentido de que algunas personas cuyo inmediato deceso resultaría escandaloso, o a los que se atribuye una función circunstancial para la causa del globalismo, han sido premiadas con esos viales inocuos y en múltiples ocasiones ha quedado constancia del uso de jeringuillas de atrezo o sin aguja.Se han soslayado las consideraciones éticas de la experimentación con primates, de la utilización de fetos caucásicos abortados de catorce semanas y de la administración por vía parenteral de organismos genéticamente modificados. Se ha silenciado que el creador de la técnica del ARN mensajero haya declarado que empleada de ese modo supone un desastre sanitario sin precedentes y se ha negado igualmente que el inventor del rtPCR declarase que no es válido para diagnosticar enfermedades ni  para acreditar carga viral, no obstante, las mentiras de las llamadas agencias de verificación se han extendido para contradecir estos hechos aunque la verdad es que no han engañado a nadie.  Sabido es, de igual manera, el carácter de segregación política del pase vacunazi ya que los inyectados contagian al menos en igual proporción que los no inoculados, y enferman y mueren en una proporción notablemente superior. El establecimiento criminal de su obligatoriedad implicará severas penas para los que consideran a sus semejantes ganado humano. Su rechazo está gozando de la respuesta más tajante y multitudinaria que se conozca en Europa.Asombra, no obstante, que no haya sido decretada la prisión incondicional de promotores y cómplices del exterminio y de todos los que fríamente han ordenado el asesinato de ciudadanos y empleados, y serán muy afortunados si se aprecia preterintencionalidad. La dejación de funciones de jueces y fiscales podría encajarse en otros tipos penales cualificados. Esto sin duda se decidirá pronto. No trataré por tanto ninguno de estos asuntos sino el de la extensión, forzada o voluntaria, del uso de bozales. Atónito quedo ante el empleo preciso, efectivo y artero de los mecanismos psicológicos por los que los individuos alienados obran una y otra vez contra su salud mientras declaran protegerla. (29)Si en cualquier circunstancia es ya de por sí un suicidio confiar en las decisiones peregrinas de los políticos, en la situación actual, limitar durante mas de un año el suministro de oxígeno, retroalimentar los virus endógenos, deteriorar por todos los medios imaginables el propio sistema inmunitario y someterse a un tratamiento experimental de todo punto innecesario y comprobadamente dañino, suponen tentativas de suicidio consecutivas. Todo se encamina hacia la inmolación: la lesión colectiva autoinfligida es constante. Sorprende ver cómo  la obligación de someterse durante años al esfuerzo diario de madrugar y obedecer, de memorizar y adocenarse, a la hora de la verdad no ha servido de nada. ¿No aprendiste en la escuela en qué consiste el sistema respiratorio? ¿Faltaste a clase el día que explicaron que el aprovechamiento del oxígeno y la exhalación del anhídrido carbónico son un mecanismo esencial para la vida humana? ¿Lo has olvidado? ¿Necesitas que te lo explique un médico o prefieres que te mienta un político al considerarte un completo ignorante sin voluntad ni coraje? No, una epidemia en la que un inflado 0.2 por ciento de los contagiados muere no es excusa para que toda la población haya de someterse continuamente a una morbilidad y mortalidad mucho mayor. La única manera de salir de este círculo vicioso de enfermedad y cancelación de las libertades es encarcelar a los responsables de los daños innecesarios, tanto patrimoniales como físicos, y convivir en condiciones plenamente normales con los patógenos, como se ha hecho siempre desde los albores de la ciencia médica.Dado que es ilusorio en las circunstancias actuales encontrar una información limpia y honesta sobre las enfermedades y muertes que vienen causando las mascarillas, tratemos aquí de averiguar, extrapolando datos, la magnitud del desastre. En marzo del 20 aún cabía la duda sobre si los bozales protegerían en alguna medida. Hoy, a diciembre del 21 muchos estudios científicos han eludido las obvias trabas sistémicas y han visto la luz y quedan pocas incógnitas por despejar acerca de sus terribles efectos sobre la salud.¿Han evitado por lo menos la transmisión de virus? En absoluto. según sostienen el representante republicano por Ohio Don Jones, el analista Joel Smalley y el escritor Mark Dolan, además de la abundante bibliografía anexa a este artículo. Los Estados sin obligatoriedad de mascarillas tenían a fecha de 22 de marzo del año en curso un 18% menos de exceso de mortalidad, ceteris paribus. El caso de los Estados que han levantado las restricciones y cuyas cifras sanitarias han remontado, se ha repetido una y otra vez. Así lo afirma también un artículo en Reason (26) (27).Promueven la infección de las vías respiratorias. Sobre esto no hay duda.Según el doctor Kevin Stillwagon: «Sabemos que este virus usa una enzima llamada furina para mezclarse con tu tejido pulmonar, para infectarte, y ese proceso funciona mejor con una disminución de oxígeno. Investigaciones revisadas por pares muestran claramente que llevar mascarilla aumenta tus posibilidades de desarrollar una infección de las vías respiratorias superiores en una proporción 13 veces superior a la de alguien que no la lleva. Así que yo que tú dejaría de llevar mascarilla inmediatamente (…) La inoculación reduce la capacidad de tu sistema inmunitario innato de mantener fuera a los virus en un 60% y la dosis de refuerzo la reducirá incluso más”. (7)«En el caso de los cambios que no superan los valores normales, pero que se repiten de forma persistente, como el aumento del dióxido de carbono en sangre, de la frecuencia cardíaca o la respiratoria, que se han documentado mientras se lleva una mascarilla, la generación a largo plazo de hipertensión arterial, arteriosclerosis, enfermedades coronarias y neurológicas es científicamente evidente». (2) El estudio de referencia viene acompañado de 23 citas de artículos científicos que respaldan esta afirmación.Los valores de CO2 medidos en los niños y jóvenes estudiados mostraron ser «seis veces superiores a los que se consideran ya de por sí inaceptables por la Oficina Federal Alemana del Medioambiente. (…) Sugerimos que los responsables de la toma de decisiones sopesen en consecuencia las pruebas contundentes producidas por estas mediciones experimentales, que sugieren que no se debe obligar a los niños a llevar mascarilla». (3)Varias fuentes asocian la aparición este año 2021 del virus respiratorio sincitial con una anticipación de tres meses sobre su época normal de octubre a marzo, a la llamada deuda inmunitaria (4) (10), es decir, a la vulneración del mecanismo natural del sistema inmunitario mediante el uso recurrente de mascarillas y distanciamiento, por el cual, tras la ausencia de estas prácticas, existe una indefensión ante los patógenos que de otra forma serían combatidos eficazmente. Tuve noticia de la eclosión de enfermedades respiratorias en niños en España por causa que atribuí a este mecanismo por relato directo de sanitarios en el verano de 2021.Siempre se ha puesto como ejemplo el nivel de protección conferida por su uso en ámbitos quirúrgicos. Ejercen como barrera física frente a salpicaduras a ambos lados del bisturí, pero sin embargo, «en general, no hay pruebas sustanciales que avalen las afirmaciones de que las mascarillas protegen al paciente o al cirujano de la contaminación infecciosa». (5) Se afirma la pobreza de las fuentes y la antigüedad de los estudios sobre la eficacia de las mascarillas en quirófanos, y con toda seguridad los medios de protección en estos ámbitos serán revisados y modificados en consecuencia tras los artículos que han visto la luz recientemente.«Sin embargo, en los últimos años se ha cuestionado el uso rutinario de las mascarillas. Hirshfield y Laube, en una amplia revisión de la literatura, registraron opiniones que iban desde la firme creencia en su eficacia hasta la negación de su utilidad para ayudar a prevenir la infección. Algunos trabajadores , por ejemplo, no pudieron encontrar una diferencia en el recuento de bacterias en el aire de los quirófanos durante las operaciones con y sin mascarillas, y otros opinaron que “una mascarilla de gasa podría no ser más eficaz para evitar el paso de las bacterias que varias capas de tela metálica de gallinero para impedir el paso de un mosquito». Se cita también el caso de algunos doctores, estudiosos del tema, que se encuentran en desacuerdo hasta tal punto que han llegado a operar sin mascarilla en alguna ocasión (ibídem, 5) (Hogan 1990)El número de lesiones producidas por mascarillas se incrementó en Estados Unidos en 2020 un 2400% (6); las más comunes, dermatológicas y oculares. Después de la limitación de meses en la movilidad en España, pude encontrarme con dos amigos muy queridos, ambos usuarios acérrimos de mascarilla incluso antes de su obligatoriedad criminal en cualquier ámbito y situación. Me sorprendió que la apariencia de los ojos de uno de ellos, enrojecidos y sin vida, mostrara de repente un envejecimiento extremo como si no hubieran transcurrido 5 meses sino 30 años. Fue una experiencia impactante a la que no pude sustraerme. Por otro lado, como profesor de escultura y especializado durante mis estudios en el catalizado de resinas sintéticas tengo conocimiento del uso de equipos protectores ante agentes aéreos tóxicos e irritantes. Para evitar los nocivos efectos durante los trabajos con resinas de poliéster debe procederse a un afeitado concienzudo del vello facial, hay que aplicar vaselina y colocarse una mascarilla contra vapores orgánicos de manera que haga ventosa, comprobando la estanqueidad y fecha de caducidad de los filtros, y usar también protección ocular. En el momento en el que se percibe un olor exterior se puede afirmar que existe una brecha de seguridad. Puedo decir con conocimiento de causa que las mascarillas de tela, quirúrgicas o ffp2 no protegen totalmente siquiera de polvo, gotículas, ni agentes aereos erosivos millones de veces superiores en tamaño a las dimensiones de un virus. Abstraerse de la penetración ocular de los agentes tóxicos es nuevamente un error (9) que pone en evidencia la ignorancia generalizada sobre el particular y no es aventurado decir que miente quien habiendo sido obligado por razones laborales a portar el adminículo reductor de la salud durante meses no reconozca padecer al menos 4 ó 5 de las afecciones y efectos nocivos que se enumeran a continuación: https://disienta.blogspot.com/2021/12/suicidio-colectivo.htmlEl listado de las dolencias que ya se han causado es extensísimo. Personalmente he padecido no menos de 6 de ellas a pesar de haber usado la mascarilla el menor tiempo posible y prácticamente nunca en exteriores, con o sin absurda norma de por medio o presencia policial.Acné, dermatitis, ulceraciones, reacciones alérgicas, infecciones oculares, bucales y nasales, ataques de ansiedad, neumonía bacteriana, deterioro de la visión, incremento significativo del pulso, MIES (siglas en inglés del Síndrome de Agotamiento Inducido por Mascarilla), dolor de cabeza, ataques de asma, discapacidad respiratoria, aumento de la temperatura corporal, alteraciones en el campo visual, disminución de la capacidad cardiopulmonar, reducción de las capacidades intelectuales y desorientación, intoxicación por inhalación de CO2 seis veces superior al considerado nocivo en niños, virus respiratorio sincitial (RSV), cáncer en los cirujanos por la presencia de plásticos en las mascarillas quirúrgicas, estrés, infección por estafilococos, todo tipo de patologías bucales, destrucción de la comunicación no verbal, notable retraso intelectual en niños muy pequeños, aumento de la tensión arterial, inflamación, infección de las vías respiratorias superiores, estrés por calor, hipertensión, daños en los capilares, enfermedad vascular, empeoramiento de las dolencias preexistentes, diabetes tipo 2, alteración en los niveles de monóxido de nitrógeno con la consiguiente desprotección ante la exposición a bacterias o enfermedades respiratorias; estas son algunas de las consecuencias que tanto los enfermos como los científicos asocian al uso de mascarillas. Las referencias no dejan lugar a dudas y son tan abundantes que las cito solo en esta página web:

A ellas habría que sumar otras graves consecuencias para la salud psicosocial como destrucción de la comunicación no verbal, pérdida de amistades, pérdida de contacto familiar y pérdida del trabajo, cual es mi caso. A usted corresponde apreciar si existe mala fe o alguna intención oculta en la presentación de todos estos testimonios pero si no investiga, o por cobardía se encoge de hombros, sigue portando entre ceño y gaznate el terrible objeto de la sumisión; si solo presta oídos a los voceros de las grandes compañías farmacéuticas, sepa que está contribuyendo a su muerte prematura y a la hecatombe colectiva que se cierne sobre todos.

Juan Montero

Suscríbete
Notificar sobre
guest
2 Comentarios
Más antiguos
Más recientes Más votados
Comentarios embebidos
Ver todos los comentarios
Peter Pan
Peter Pan
5 meses

Sarna con gusto no pica….. Ja,ja,ja. Desde q los hijos de Menguele tomaron el mando de la OMS esto de las políticas de salud pública es el vertedero de la selección natural. Ahora q el cuento de las drogas ya no cuela y empiezan a mercantilizar estupefacientes , vienen cn el lobo invisible de los virus y los enferfermos asintomáticos ante una sociedad estupefacta de desinformación y mentiras. Quizá sea lo mejor: q la panda borreguil se tape la boca, se trague sus mentiras y se autoinocule de tanto miedo y modificaciones genéticas para tener un agónico, largo y merecido final…. Lástima porque arrastrarán en su caída cuánta miseria y penurias puedan antes de encontrarse de frente a la tan temida y necesaria oscuridad. Para “esto” ha servido la bomba atómica y el final feliz aliado. El otro lado era más oscuro, pero un final negociado siempre es mejor q una mala victoria, en mi opinión.

Abada
Abada
5 meses

La dirección correcta del canal Inmune al rebaño citado en el epígrafe es:

t.me/inmunealachusma

Nuestra gratitud a Juan Montero por citarnos.

error: Content is protected !!
0
¿Qué opináis? ¡La sección de comentarios está para algo!x
()
x